CHARLOTTE, North Carolina. (AP) -- En medio de una creciente presión, la policía de Charlotte se negó el jueves a difundir un video que podría solucionar versiones de hechos muy divergentes sobre la muerte a balazos de un hombre negro, en momentos en que la Guardia Nacional arribó para tratar de evitar una tercera noche consecutiva de violencia en esta ciudad presa de la tensión.

Kerr Putney, jefe de policía de Charlotte-Mecklenburg, sostuvo que presentar las imágenes captadas por las cámaras de las patrullas y en el uniforme de los policías durante la muerte de Keith Lamont Scott, de 43 años, podría socavar la investigación. Dijo a reporteros que el video será dado a conocer cuando crea que existe una "razón convincente" para hacerlo.

"No deberían esperar que sea divulgado", agregó Putney. "No voy a poner en riesgo la investigación".

Mientras tanto, un número no revelado de miembros de la Guardia Nacional se reunieron en Charlotte tras ser enviados por el gobernador Pat McCrory después de una segunda noche seguida de malestar racial, el cual pareció contraponerse a la imagen de Charlotte como una ciudad de vanguardia, respetuosa de la diversidad y capital bancaria del Nuevo Sur.

Charlotte es la ciudad estadounidense más reciente en verse sacudida por protestas y recriminaciones relacionadas a la muerte de un hombre negro a manos de la policía, una lista que incluye a Baltimore, Milwaukee, Chicago, Nueva York y Ferguson, Missouri. En Tulsa, Oklahoma, fiscales acusaron el jueves de homicidio a un policía blanco por la muerte de un hombre negro desarmado en una calle de la ciudad la semana pasada.

En Charlotte, decenas de manifestantes atacaron el miércoles en la noche a reporteros y otras personas, ocasionaron incendios y destrozaron ventanas de hoteles, de edificios de oficinas y restaurantes en la bulliciosa sección del centro de la ciudad. El Salón de la Fama del serial automovilístico NASCAR estuvo entre los sitios dañados.

Cuarenta y cuatro personas fueron arrestadas, y un manifestante recibió un disparo que le ocasionó heridas graves. Las autoridades de la ciudad dijeron que la policía no le disparó al hombre.

El jueves, en una medida que muestra lo tensas que están las cosas, tres de los principales empleadores de Charlotte -Bank of America, Wells Fargo y Duke Energy- dijeron a miles de sus trabajadores que no salieran a las calles de la ciudad para acudir a sus labores.

Horas antes del anochecer del jueves, el jefe de la policía indicó que no veía la necesidad de establecer un toque de queda. Además de los miembros de la Guardia Nacional, fueron enviados a la ciudad policías estatales de North Carolina y expertos en solución de conflictos del Departamento de Justicia federal para mantener la paz.

Los manifestantes han estado exigiendo respuestas con relación a la muerte de Scott, y algunos portan letreros que dicen "Den a conocer las grabaciones".

La policía ha dicho que Scott fue baleado fatalmente el martes por un policía negro porque no obedeció órdenes reiteradas de que bajara su pistola. Sin embargo, los vecinos dijeron que él sólo sostenía un libro. El jefe de policía señaló que se encontró una pistola junto al hombre muerto y que no había ningún libro.