ARCHIVO -- En esta fotografía de archivo del 15 de agosto de 2012 pueden apreciarse tres variantes del fusil de asalto AR-15 en el Departamento de Justicia de California en Sacramento. (AP Foto/Rich Pedroncelli, archivo)

Rich Pedroncelli

ATLANTA (AP) — Los estadounidenses tienen una complicada relación con las armas de fuego, revela una encuesta difundida el jueves según la cual disminuyó pronunciadamente el apoyo a las restricciones a la tenencia de armas a pesar de un consenso generalizado en torno a medidas específicas.

Por ejemplo, cuando se le preguntó a la gente si consideraban más importante el derecho a tener armas o el control de la tenencia de armas, el 51% favoreció el control versus 47% que pidió defender el derecho a armarse, dice el sondeo del Centro Pew.

En comparación, dos tercios de los encuestados en el 2000 le dieron prioridad a las restricciones.

Aun así, en este nuevo sondeo hubo acuerdo generalizado en torno a medidas específicas para proteger a la población de las balas.

Un 89% está a favor de evitar que los enfermos mentales compren armas, y un 84% está a favor de poder revisarle los antecedentes a la gente que desee comprar armas en las ferias de armamento.

El 83% está a favor de impedir el acceso a las armas de fuego para quienes tengan prohibido viajar en avión, y el 71%, inclusive una pequeña mayoría de propietarios de armas, apoyan la idea de una base de datos federal que registre todas las ventas de armamento.

El estudio muestra que las respuestas de los diversos grupos variaron según su ideología política, su raza y su ubicación geográfica. Y los resultados surgen al inicio de la presidencia de Donald Trump, considerado afín a los intereses de los propietarios de armas y que bien podría contar con el apoyo del Congreso dominado por los republicanos aunque desde enero no ha habido gran debate en torno al tema.

Aproximadamente la mitad de los encuestados coincidió en que hacer más difícil la compra de armas redundaría en menos masacres, mientras que poco más que la tercera parte opinó que no habría mayor impacto de una u otra manera.

La mayoría de los sondeados atribuyen la violencia a la facilidad con que se puede adquirir un arma de fuego, pero la tendencia es dispar en cuanto a si hacer más fácil esas compras aumentará o reducirá la tasa de criminalidad.

Los republicanos han cambiado más su opinión del tema mientras que los demócratas se han mantenido más coherentes en su punto de vista, estimó Kim Parker, directora de tendencias sociales de Pew.

"Ello refleja que el tema se ha vuelto más polarizado, más guiado por las actitudes políticas”, dijo Parker.

El estudio mostró también que los estadounidenses, ya sean propietarios de armas o no, están muy expuestos a las armas. Por lo menos dos terceras partes han vivido en una vivienda en que había una pistola, y un 70% ha disparado un arma.