Oscar Soria

Los últimos minutos del mes de noviembre del 2016 trajeron el nuevo acuerdo del contrato colectivo de trabajo entre el sindicato de peloteros de la Major League Baseball y los dueños de equipos.

Habrá paz laboral por cinco años más, lo que asegurará 26 años seguidos sin huelgas y, sobre todo, sin juegos cancelados por diferencias entre las dos partes.

Fue triste ver cómo cancelaban la Serie Mundial de 1994, ocasión en que el paro se extendió a más de siete meses. Afortunadamente, en las siguientes negociaciones se ha encontrado la manera de no poner en riesgo el negocio que genera millones y millones de dólares y que representa uno de los máximos entretenimiento para la afición al deporte.

Tan pronto hubo arreglo, se procedió a aterrizar firmas y cambios por parte de diferentes equipos; el mundo de MLB ha estado muy movido en días recientes.

El cambio de Chris Sale de los Chicago White Sox a los Boston Red Sox tiene que ser visto como el movimiento de más impacto. En dicha transacción los White Sox adquirieron a uno de los mejores prospectos en la actualidad, Yoan Moncada.

Los Arizona Diamondbacks también anunciaron una firma con cierta relevancia, sobre todo considerando las mediciones modernas. Me refiero a la adquisición del receptor Jeff Mathis, quien ofensivamente hablando presenta números discretos. En cambio, a la defensiva es uno de los mejores en diferentes áreas, sobre todo a la hora de encuadrar los lanzamientos, de maquillar los envíos que lucen mal y hacerlos ver como strikes.

Ya antes los Diamondbacks habían cambiado al segunda base Jean Segura y, por lo visto, quieren que Brandon Drury juegue la intermedia en el 2017, además quieren que Jake Lamb repita como titular en la tercera base.

Y andaban prácticamente aterrizando la firma del cerrador Fernando Rodney, quien en el 2016 tuvo una fabulosa primera parte de campaña con los San Diego Padres, al grado de ser invitado al Juego de las Estrellas. El problema es que Rodney fue cambiado a los Miami Marlins y en la segunda mitad del calendario estuvo muy errático.

Esto y mucho más se anduvo cocinando en días recientes en el mundo de la MLB, donde, insisto, la llegada de Chris Sale a los Red Sox debe ser lo más impactante. Se habrá de sumar a una rotación de pitcheo donde están David Price y el ganador del premio Cy Young en el 2016, Rick Porcello.

Una vez más, en Boston es donde más ruido se ha hecho en el receso de campaña. No olvidar la llegada de David Price en el cierre del 2015, así como la adquisición de Pablo Sandoval y Hanley Ramírez en noviembre de 2014.

Otro tipo de ruido

La celebración del Clásico Mundial de Beisbol durante de marzo del año entrante tiene a varios peloteros jugando o en vías de reportar al beisbol invernal. Es el caso en México de pitchers como Oliver Pérez, Fernando Salas, Roberto Osuna y Sergio Romo.

Es uno de los beneficios que al menos para Latinoamérica está dejando el famoso Clásico: algunos peloteros tienen el deseo de participar y sienten la necesidad de jugar en invierno para poder rendir mejor en el torneo internacional.

México tiene un atractivo adicional esta vez, que es la Serie del Caribe del 2017, programada para jugarse en Culiacán. Tomando en cuenta que Jalisco será una de las sedes de primera ronda del Clásico Mundial de Beisbol, tiene otro atractivo por estos días jugar en la Liga Mexicana del Pacífico, ya que se juega en el estadio de Jalisco, casa de los Charros.

Correo electrónico: oscsoria@aol.com