WASHINGTON (AP) -- El presidente Donald Trump está cambiando drásticamente de opinión en temas clave y para su acostumbrada jactancia, es sorprendentemente cándido sobre la razón: ahora realmente conoce sobre ellos.

"Después de escuchar por 10 minutos, me percaté de que no es tan fácil", dijo el presidente después de una charla con el mandatario chino Xi Jinping, que incluyó sus esperanzas de que la presión de China pueda desalentar a Corea del Norte de sus avances nucleares.

"Tenía el fuerte presentimiento de que ellos tenían un poder tremendo" sobre Corea del Norte, dijo en entrevista con The Wall Street Journal. "Pero no es lo que uno creería".

Este es apenas uno de comentarios recientes que ofrecen un vistazo a lo que parece ser una transformación moderada para un presidente desmesurado. Mientras se acerca a sus 100 días en la presidencia, Trump parece estar adoptando cada vez más lo que él describe como "flexibilidad", reconociendo que posiblemente no pensó bien algunos los temas sobre los que vociferó durante su campaña política.

En las últimas 48 horas, el recién llegado al mundo de la política que prometió poner de cabeza a Washington ha cambiado de opinión en temas como estos:

-Dejó de decir que China manipula su moneda.

-Repensó su opinión sobre no intervenir en el conflicto sirio y ordenó un ataque armado.

-Dejó de tener un enfoque cálido hacia Vladimir Putin y declaró que las relaciones EEUU-Rusia "posiblemente estén en su momento más bajo".

-Decidió que la OTAN en realidad no es obsoleta, como había dicho.

-Se dio cuenta de que conviene mantener al Banco de Importaciones y Exportaciones de Estados Unidos, al cual calificó de estar "sobrecontratado" y que prometió eliminar.

Sobre el banco que apoya las exportaciones estadounidenses, el presidente ahora dice que "de hecho es algo bueno y de hecho hace dinero".

Los aliados dicen que Trump simplemente está creciendo en el puesto, tomando lo que aprende y adaptándose. Sin embargo, a la Casa Blanca le cuesta explicar algunos de los cambios.

Cuando el miércoles le preguntaron al vocero presidencial sobre la creciente lista de cambios de opinión, Sean Spicer respondió que la OTAN de hecho "está evolucionando hacia la posición del presidente" y no al revés, enfocándose más en el terrorismo y alentando a las naciones a que aporten más a la defensa.

-¿Y qué hay de los demás cambios además de la OTAN?, se le preguntó a Spicer.

-La OTAN está de hecho avanzando hacia Trump, respondió otra vez. Siguiente pregunta.

Trump, quien parece seguir en modo de campaña meses después de la elección, al parecer ahora está escuchando a diversos asesores. Su gurú de campaña, Steve Bannon, de alguna forma ha quedado marginado, mientras las voces moderadas suenan cada vez más.

También podría ser que Trump solamente está buscando una forma de mejorar sus bajos niveles de aprobación, reconociendo que su mejor táctica podría ser un enfoque menos dogmático y más práctico.