NUEVA YORK (AP) -- El presidente electo Donald Trump se aprestaba a iniciar el jueves una gira victoriosa, primero con una visita a la fábrica en Indiana que prometió salvar durante la campaña y luego a Ohio en la primera escala de un "Tour de Agradecimiento" a los estados que le dieron su inesperada victoria.

Será la primera vez que Trump, quien evidentemente disfruta del papel de showman en jefe, recorre el país después de las elecciones. Y en ambas escalas proclamará la victoria de una campaña basada en el lamento de que esta nación "ha dejado de ganar".

Pero quedan interrogantes sobre el verdadero alcance de la victoria en Carrier, que anunció esta semana que mantendrá abierta la planta en Indianápolis. En febrero, el gran fabricante de artefactos de calefacción y refrigeración dijo que cerraría la planta y enviaría los empleos a México, y el video de la reacción furiosa de los trabajadores al recibir la información no tardó en volverse viral.

El empresario republicano aprovechó el cierre inminente como tema de campaña, prometió salvar esa fábrica y otras como parte de su plan para reconstruir el sector manufacturero estadounidense e impedir la fuga de empleos al exterior.

Prometió imponer fuertes tarifas a cualquier empresa que trasladara sus fábricas a México. Y desde entonces sus asesores han promovido la reducción de los impuestos a las empresas como forma de mantener empleos en Estados Unidos.