Por Brandi Walker

Para La Estrella de Tucsón

Todos podemos hacer algo para reducir el riesgo de cáncer eligiendo lo que comemos, dice Cynthia Thomson, investigadora de la Universidad de Arizona.

La directora asociada de Control y Prevención del Cáncer en el Centro del Cáncer de la UA ofrecerá una charla pública en abril sobre esta enfermedad y la alimentación, como parte de la serie de conferencias “Bear Down. Beat Cancer”, patrocinada por el Centro del Cáncer de la UA en asociación con el Centro Comunitario Judío de Tucsón.

La conferencia gratuita y abierta al público se llevará a cabo el jueves 6 de abril a las 6:30 p.m. en el centro comunitario ubicado en 3800 E. River Road.

Thomson hablará de inconsistencias en las investigaciones sobre el cáncer y dará recomendaciones sobre las cosas que todos podemos hacer rápidamente para disminuir el riesgo de cáncer.

Habrá una última plática más dentro de esta serie el día 4 de mayo, enfocada en el cáncer de mama.

Aquí algunas respuestas de Thomson en entrevista reciente con el Arizona Daily Star:

¿Qué se sabe ahora en cuanto a la prevención del cáncer y la alimentación que no se sabía hace cinco o 10 años?

Estamos conociendo más sobre lo que llamamos nutrición personalizada. De forma que, basados en la genética de una persona, por ejemplo, esa persona puede beneficiarse de ciertos hábitos alimenticios distintos a los de otra persona con diferente genética.

Estamos llegando al punto ahora de un mayor entendimiento sobre la comida, el metabolismo, cómo es digerida y cómo puede ser que un alimento nos proteja o incremente nuestro riesgo de sufrir varios tipos de cáncer.

Hay mucho trabajo que se está haciendo cuando podemos obtener muestras de orina o sangre de una persona y eso nos puede decir mucho sobre cuáles metabolitos están en su circulación y cuál es su relación con el riesgo de cáncer. Posiblemente lo importante no es lo que como, sino cómo lo metaboliza mi organismo.

¿Qué debemos comer?

No hay alimentos mágicos. Sé que hay periodos en los que la gente piensa “Oh, el brócoli reduce el riesgo de cáncer”, y puede ser cierto que si pones brócoli en un platillo y alimentas con brócoli a las ratas eso podría reducir los índices de cáncer.

Podemos encontrar que si comes más brócoli, tienes un menor nivel de riesgo de cáncer, pero eso no es una causal. No significa que porque comiste brócoli no te da cáncer, no hay una asociación de causa y efecto.

Si te digo que los lácteos reducen el riesgo de cáncer porque salió un gran estudio al respecto, pues resulta que los lácteos en Irlanda reducen el cáncer porque las vacas eran alimentadas con una dieta a base de hierbas y pastaban libremente y eran vacas bajas en grasa. Pero cuando hicimos ese estudio en Estados Unidos no encontramos eso… Estos estudios siempre tienen esas advertencias.

¿El azúcar causa cáncer?

Puede, si tus niveles de azúcar en la sangre son altos y segregas mucha insulina tratando de reducirlos. La insulina es una hormona de crecimiento y promueve el crecimiento de tumores. Pero, si tienes una fisiología normal, cuando comes tu cuerpo libera sólo la insulina necesaria para nivelar el azúcar en la sangre en una hora, más o menos.

Si tienes diabetes o eres resistente a la insulina, entonces estás en mayores problemas, porque cuando comes, especialmente si comes azúcares simples, esos azúcares se mantendrán por mucho más tiempo, la insulina será más alta y pueden crecer tumores.

¿Qué debemos tener en cuenta cuando hacemos las compras en el súper?

Empieza por el área de frutas y verduras y llena con ellas al menos una tercera parte del carrito. Si lo haces, y realmente las consumes, yo te garantizo que para final de semana habrás obtenido todas las frutas y verduras que necesitas para estar saludable.

Cuando compres cereal, asegúrate de que contenga menos de 5 gramos de azúcar y más de 8 gramos de fibra.

Piensa en la alimentación como una pequeñita dosis de medicina que evita el cáncer. Así como puedes tomar una medicina para reducir el colesterol, lleva una dieta saludable y variada que se combine como si fuera una gran píldora anticáncer que puedes tomar a diario.

¿Y los productos orgánicos?

Aunque pienso que lo orgánico es mejor y que, obviamente, si podemos evitar los pesticidas sería mejor, en realidad la mayoría de la gente no consume frutas y verduras orgánicas.

Realmente no importará. Si te comes una naranja orgánica vas a evitar los pesticidas y obtendrás quizá 2 miligramos más de vitamina C que si compras la naranja que fue tratada con pesticidas. El valor nutricional no es suficiente como para que valga la pena. En términos de pesticidas, lo que le digo a la gente es que lave sus frutas y verduras. Sabemos que lavándolas podemos quitarles hasta el 98 por ciento de los pesticidas.

¿Cuál es el mensaje más importante que quiere difundir?

No queremos que se pierda el disfrute de los alimentos y la comida. Queremos poder seguir compartiendo comidas con nuestros amigos y disfrutando de buenos momentos en torno a la comida.

Los lineamientos de la Sociedad Norteamericana del Cáncer y de la Investigación Estatal del Estado del Cáncer nos dicen que consumamos más verduras, más fibra, que cuidemos el peso y mantengamos el cuerpo saludable y activo todos los días.

Si hacemos todas esas cosas, entonces sabemos que podemos reducir la probabilidad del cáncer a la mitad, si no es que más. …Sabemos que la gente que tiene todos esos hábitos saludables tiene entre un 10 y un 60 por ciento menos probabilidades de padecer cáncer en comparación con quienes no llevan esos hábitos.

Haz que la mitad de tu plato sean verduras en cada comida y cada cena.

Brandi Walker es estudiante de periodismo de la Universida de Arizona y aprendiz en el Arizona Daily Star.

Brandi Walker es estudiante de periodismo de la Universida de Arizona y aprendiz en el Arizona Daily Star.