A lo largo de su vida, 1 de cada 8 mujeres será diagnosticada con cáncer de mama, se lee en el sitio de la Fundacional Nacional del Cáncer de Seno. Actualmente, 3 millones de mujeres viven con este cáncer en los Estados Unidos, indica la página web de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica.

Hay mucha información disponible sobre la incidencia de este padecimiento, los tipos de cáncer y los tratamientos disponibles, y entre el mar de noticias desalentadoras, está le mejor de todas: Cuando es detectado a tiempo, el cáncer de mama es curable.

Por eso es que octubre es el mes en el que a nivel internacional se concentran esfuerzos para crear conciencia sobre los beneficios de la detección oportuna y de procurar la prevención. Y el 19 de octubre es específicamente el Día Mundial Contra el Cáncer de Seno.

Esta es alguna de la información más útil que hemos encontrado:

* “La prevención del cáncer de mama consiste en lo mismo que nuestras mamás siempre nos dijeron: comer sano, hacer ejercicio, dormir bien y disfrutar". Dra. Ana María López, oncóloga ex directora médica del Programa de Telemedicina de la Universidad de Arizona.

* La mujer latina, a pesar de no ser el sector racial con mayor incidencia de cáncer de seno en Estados Unidos, sí es uno de los que presenta peores resultados por razones como: falta de detección temprana, miedo a la enfermedad, carencia de seguro médico, desconfianza en el sistema de salud norteamericano, falta de conciencia sobre el riesgo personal e incluso factores cotidianos como problemas económicos, carencia de transporte o exceso de trabajo.

* Antes, la mayoría de los tumores en el seno se detectaban del tamaño de una moneda de 25 centavos de dólar, y actualmente el promedio en el tamaño de los tumores encontrados es de una moneda de 10 centavos. “Es un cambio grande, que ayuda a que las personas sobrevivan y vivan bien, sin problemas en su futuro”, dijo la Dra. López.

* Sin embargo, la enfermedad también presenta más agresividad. Está siendo detectada con más frecuencia en mujeres jóvenes, menores de 40 años, y se está manifestando más agresiva. No se sabe a ciencia cierta por qué, pero una de las hipótesis más fuertes es que los hábitos personales como la dieta y el ejercicio afectan, dijo la Dra. López.

* Comer razonablemente ayuda a prevenir y/o recuperarse mejor: poca carne y sin tanta grasa, muchos vegetales, pocos carbohidratos –incluida poca fruta, porque contiene mucha azúcar-, evitar la comida procesada y hacer ejercicio todos los días.

* Revisión médica periódica: La mamografía generalmente se recomienda a partir de los 40 años de edad debido a que entre más joven sea la mujer, y especialmente antes de la menopausia, el tejido mamario presenta más densidad y eso hace menos probable que una mamografía detecte un tumor. Es decir, la mamografía es más efectiva a mayor edad.

* Si en la historia familiar de una mujer menor de 40 años hay cáncer de mama o si detecta algún tipo de cambio en su seno, la mamografía es una opción a considerar con su médico.

* Es importante conocer el historial familiar de cáncer y otros padecimientos, y estar así conscientes de riesgos. Algunas familias hispanas no hablan abiertamente de las enfermedades o de los padecimientos de sus antecesores, dijo a la Estrella de Tucsón Elena Martínez, siendo profesora de epidemiología en la Universidad de Arizona en el 2010.

* El síntoma más común del cáncer de seno es una bolita, una masa o protuberancia, informa la Sociedad Americana contra el Cáncer, pero no todos los tipos de cáncer de seno se manifestarán con un bulto o masa en el seno. El mamograma es una buena forma de detección temprana.

* Otros posibles síntomas, según la Sociedad Americana contra el Cáncer:

- Hinchazón de todo el seno o parte de él

- Irritación de la piel o formación de hoyuelos

- Dolor en el seno o en el pezón

- Contracción de los pezones

- Enrojecimiento, descamación o engrosamiento de la piel del seno o del pezón

- Secreción del pezón que no sea leche materna

* Algunas veces un cáncer de seno se puede propagar a los ganglios linfáticos de las axilas o alrededor de la clavícula y causar una protuberancia o hinchazón ahí, aun antes de que el tumor original en el seno sea lo suficientemente grande como para poderlo palpar. Un médico debe examinar también los ganglios linfáticos que están hinchados.

* Autoexplórate cada mes.

Contacta a Liliana López Ruelas en llopez@tucson.com o al 807-8479.