NUEVA YORK (AP) — José Altuve y los Astros han progresado juntos, tras soportar un arduo proceso de reconstrucción, que comenzó con más penas que glorias. Hoy, ninguno es mejor que Houston y nadie es más valioso que el intermedista de Maracay.

Altuve se convirtió en el segundo venezolano en la historia en obtener un premio al Jugador Más Valioso en las Grandes Ligas, tras una campaña en que volvió a lucir como el motor de los Astros, a la postre campeones de la Serie Mundial.

En la Liga Nacional, el galardón fue para Giancarlo Stanton, de los Marlins de Miami.

Altuve consiguió la distinción en la Liga Americana, al acaparar 27 de los 30 votos a primer lugar por parte de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

“El voto me sorprendió, estoy sorprendido por ganarlo”, comentó Altuve. “No me lo esperaba”.

Muchos sí lo pronosticaban. Altuve superó por un amplio margen a Aaron Judge, toletero de los Yanquis de Nueva York.

El único venezolano que había recibido antes este galardón era Miguel Cabrera, de los Tigres de Detroit, en campañas consecutivas (2012 y 2013) y también en el Joven Circuito.

“Estoy muy contento por ser el segundo venezolano. Todos sabemos que el otro fue Miguel Cabrera y todos sabemos qué tan buen jugador es”, recalcó Altuve. “Todavía no tengo palabras para describir lo que este premio significa, pero la verdad es que me siento muy orgulloso”.

Altuve, quien mide apenas 1,67 metros de estatura (cinco pies y seis pulgadas), fue campeón de bateo en las mayores, con un promedio de .346. Sacudió 24 jonrones, produjo 81 carreras, anotó en 112 ocasiones, logró 32 robos y mostró gran calidad con el guante en la segunda almohadilla.

Pero además, el bajito pelotero de cuadro se consolidó como emblema de un club al que acompañó desde la época de vacas flacas. Altuve estaba en Houston cuando el gerente general Jeff Luhnow decidió pasar tragos amargos en el intento por forjar un equipo campeón.

Los Astros perdieron más de 100 encuentros en cada una de las primeras tres campañas de Altuve, a partir de 2011.

Conquistaron la Serie Mundial por primera vez en su historia este mes, con buena ayuda del venezolano.

Ha pasado más de una década desde que Altuve firmó con Houston. En su primer intento por impresionar a los reclutadores de talento fue rechazado, debido a su baja estatura.

“Me dijeron que no volviera”, recordó. “Fue algo que me dejó a mí y a mi padre diciendo ese día, ‘tenemos que volver e intentarlo de nuevo. No hay una regla que diga que tienes que ser seis pies (1,82 metros) y súper fuerte para convertirte en un buen pelotero”.

Judge, de 2 metros (seis pies y siete pulgadas), obtuvo el lunes el premio al Novato del Año. Impuso un récord para un pelotero de primer año, con 52 bambinazos.

El dominicano José Ramírez, de los Indios de Cleveland, terminó tercero en la votación para el Más Valioso de la Americana. Los resultados de la votación se anunciaron el jueves, si bien ésta se realizó antes de que comenzara la postemporada, en que los Astros ganaron el Clásico de Otoño.

“Ves a Aaron Judge y José Ramírez, que tuvieron dos excelentes temporadas… Ya estaba contento de estar solo entre los tres finalistas con ellos”, dijo Altuve. “No lo puedo creer que soy el MVP”.

Altuve es también el segundo pelotero de los Astros en obtener esta distinción. Jeff Bagwell la recibió en 1994, cuando los Astros eran parte de la Liga Nacional.

Y mientras Altuve tendrá la misión de revalidar el título con los Astros, Stanton ha obtenido un premio que podría marcar su despedida de Miami.

El toletero de los Marlins superó por un margen estrecho a Joey Votto, de los Rojos de Cincinnati. Fue la votación más apretada para este premio desde 1979.

Stanton es apenas el sexto pelotero nombrado el Más Valioso como integrante de un equipo con foja perdedora. Lideró las mayores con 59 vuelacercas y 132 producidas.

En esta misma semana, Derek Jeter, nuevo ejecutivo de los Marlins, dijo que el club está abierto a ofertas de canje por Stanton, jardinero de 28 años, a quien se adeudan 295 millones de dólares en la última década de un convenio récord por 13 campañas y 325 millones.

“Es una sensación y una situación interesante”, dijo Stanton, quien logró el número más elevado de bambinazos en las mayores desde 2001, cuando Barry Bonds impuso un récord de 73 y el dominicano Sammy Sosa bateó 64.

Stanton recibió 10 votos al primer puesto, para sumar 302 puntos. Votto, quien lideró las Grandes Ligas con un promedio de embasado de .454, obtuvo también 10 votos al puesto de honor pero se quedó con 300 unidades. El tercer puesto fue para Paul Goldschmidt, de Arizona.

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Tags