WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump avivó el miércoles las mismas posturas anti islámicas que expuso durante su campaña al retuitear una serie de videos provocadores de un grupo marginal británico en los que pretendían mostrar los actos de violencia que cometen los musulmanes.

Los tuits generaron fuertes críticas por parte de la oficina de la primera ministra británica Theresa May, que señaló que “el presidente se equivocó al hacer eso”. El portavoz de May, James Slack, dijo que el grupo ultraderechista británico Britain First (Gran Bretaña primero) busca la división por medio del uso de “discursos de odio que venden mentiras y avivan las tensiones”.

Trump se desvió de temas como los impuestos, Corea del Norte y otros problemas que enfrenta su gobierno para compartir tres videos tuiteados originalmente Jayda Fransen, directora adjunta del grupo británico. No está claro qué fue lo que lo llevó a los videos, aunque uno de ellos fue compartido un día antes por la comentarista conservadora Ann Coulter.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que Trump simplemente promovía la seguridad fronteriza e insinuó que verificar el contenido de los videos no era una de sus principales preocupaciones.

“Sea o no un video real, la amenaza sí lo es y de eso es de lo que habla el presidente”, declaró.

Los tuits decían: “VIDEO: ¡grupo islámico empuja a un adolescente de la azotea y lo mata a golpes!”, “VIDEO: ¡Musulmán destruye una estatua de la Virgen María!” y “VIDEO: ¡Inmigrante musulmán golpea a un niño holandés en muletas!”

Los comentarios antimusulmantes fueron uno de los sellos distintivos de Trump durante su campaña presidencial, y en el pasado ha retuiteado publicaciones incendiarias de cuentas polémicas de Twitter, incluidas algunas con nexos aparentes a grupos de nacionalistas blancos. Como mandatario ha intentado prohibir que habitantes de algunos países musulmanes viajen hacia Estados Unidos.

Hizo su promoción de los videos dos días después de burlarse de la senadora demócrata Elizabeth Warren al llamarla “Pocahontas” durante un evento en la Oficina Oval en el que se homenajeó a héroes de guerra indígenas estadounidenses, lo que generó críticas de indígenas y políticos de ambos partidos.

Britain First se opone a lo que llama la “islamización” de Gran Bretaña. Ha postulado candidatos para elecciones locales y nacionales sin mucho éxito, y ha realizado campañas en contra de la construcción y expansión de mezquitas.

Los retuits de Trump le proporcionaron una gran plataforma a un grupo que era relativamente desconocido. Cada uno de los videos fue compartido más de 10.000 veces, y Fransen ganó casi 10.000 seguidores en Twitter durante las horas posteriores a los retuits del mandatario. Le agradeció al mandatario en la red social con un mensaje: “¡Dios te bendiga Trump!”.

El exlíder del Ku Klux Klan, David Duke, también acogió los videos al tuitear que Trump era “criticado por mostrarnos lo que las noticias falsas no enseñan. ¡Gracias a Dios por Trump! ¡Por eso lo amamos!”

Los grupos de defensa de los derechos civiles no tardaron en expresar sus críticas.

El director ejecutivo del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas, Nihad Awad, dijo en un comunicado que Trump “claramente le dice a su base de seguidores que deben odiar al islam y a los musulmanes”.

La Unión Americana de Libertades Civiles escribió en Twitter: “El prejuicio de Trump contra los musulmanes lo revela por completo, y sus tuits de hoy buscan promover el miedo y los prejuicios”.

Existen alrededor de 3,45 millones de musulmanes en Estados Unidos, de acuerdo a un informe que el Pew Research Center publicó en agosto.

————

Jill Lawless contribuyó desde Londres.

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.