WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump y sus jubilosos colegas republicanos festejaron el miércoles la aprobación de su reforma fiscal de 1,5 billones de dólares como una “victoria histórica para el pueblo estadounidense”, aunque es probable que la opinión pública requiera cierta labor de convencimiento.

Mientras Trump y los legisladores republicanos se reunían en la Casa Blanca para vitorear su primer gran logro en el Congreso —y las mayores modificaciones fiscales en una generación—, algunos republicanos advirtieron que el partido podría enfrentar dolorosas represalias políticas contra una reforma que le ofrece a las empresas y a los contribuyentes ricos los mayores beneficios, y da pie a la pérdida de la cobertura de gastos médicos para millones de estadounidenses.

De todas formas, en la Casa Blanca no había señales de preocupación mientras el presidente y los legisladores republicanos hacían a un lado cualquier reparo y se regocijaban en un triunfo muy necesario para ellos, al concluir un año marcado por disputas internas en su partido y tropiezos políticos.

“Estamos haciendo a Estados Unidos grande de nuevo”, declaró Trump, al tiempo que agradeció personalmente a su “pequeño equipo” integrado por Mitch McConnell, líder de la mayoría en el Senado, y Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, antes de que los legisladores prodigaran elogios a un mandatario al que con frecuencia han criticado abiertamente.

“No sé si tendremos momentos más extraordinarios, pero esperamos que sí”, afirmó Trump.

Se espera que el presidente firme el proyecto de ley en una fecha posterior debido a razones técnicas. De hecho, la firma podría ser postergada hasta que comience el nuevo año calendario con el fin de demorar los recortes automáticos por 120.000 millones de dólares a programas populares como el Medicare —de atención médica para los adultos mayores— y ahorrarle a los republicanos el tener que explicarlos en un año electoral.

El paquete fiscal proporciona un profundo recorte en la tasa empresarial, del 35% al 21%. En el caso de las personas físicas, aproximadamente el 80% de los hogares estadounidenses recibirán recortes de impuestos el año próximo mientras que alrededor del 5% pagarán más, según el Centro de Políticas Fiscales, un organismo apartidista.

La gente que gana menos de 25.000 dólares anuales tendrá un recorte fiscal promedio de 60 dólares; los que ganan entre 49.000 y 86.000 dólares recibirán un recorte de unos 900 dólares; y los que ganan más de 733.000 dólares disfrutarán de una disminución de aproximadamente 51.000 dólares en los impuestos que tienen que pagar, de acuerdo con el Centro de Política Fiscal, un organismo apartidista.

Los recortes tendrán un costo: la Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso pronostica que la deuda nacional crecerá en 1,4 billones de dólares durante la próxima década gracias a la nueva ley.

Algunos de los aliados más firmes del presidente reconocieron que a los votantes podría no agradarles mucho la reforma fiscal, al menos al principio.

Andy Surabian, asesor de un comité de acción política pro Trump, comparó la posición del mandatario con la de Ronald Reagan, que sufrió bajos índices de aprobación al principio de su período presidencial después de que el Congreso aprobó un recorte fiscal que derivó en enormes pérdidas republicanas en las elecciones legislativas de 1982. De todas formas, Reagan se reeligió fácilmente en 1984 después de que la economía mejoró.

“Incluso si no empezamos a ver efectos positivos en 2018, lo importante aquí es que el presidente Trump se posiciona para obtener la reelección en 2020”.

Tanto estrategas como candidatos republicanos exhortaron a Trump a que implemente una gira inmediata de relaciones públicas para promover el plan, con el fin de evitar un tsunami antirrepublicano en 2018.

“La gente no la entiende”, dijo Corey Stewart, candidato republicano al Senado por Virginia, aunque consideró que la aprobación de la ley es “un triunfo masivo” para el presidente y para el partido.

Sólo alrededor de 1 de cada 3 votantes apoyaba la iniciativa de ley en los últimos días, de acuerdo con varias encuestas. Cerca de la mitad cree que el plan afectará sus finanzas personales. Y 2 de cada 3 dicen que los ricos serán los más beneficiados, según una encuesta de USA Today/Suffolk University difundida la semana pasada.

———

Peoples reportó desde Nueva York. Los periodistas de The Associated Press Ken Thomas, Stephen Ohlemacher y Andrew Taylor contribuyeron desde Washington.

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.