Ron Medvescek / La Estrella de Tucsón

La Junta de Regentes de Arizona ha ampliado un programa de matrícula dirigido a los beneficiarios de DACA.

Por Justin Sayers

La Estrella de Tucsón

PHOENIX — La Junta de Regentes de Arizona votó el jueves 22 de agosto por unanimidad para eliminar el requisito de que un estudiante esté “legalmente presente” en Arizona para ser elegible para una tarifa con descuento, extendiendo esa tarifa a todos los estudiantes indocumentados, incluso aquellos que no son receptores de DACA.

Es efectivo de inmediato y responde a la medida del gobierno de Trump, que ha cancelado las nuevas inscripciones a DACA.

“Queremos dejar en claro que todos los estudiantes que se gradúan de las escuelas preparatorias de Arizona, dentro de los parámetros de la política, son elegibles para esta ... tasa”, dijo el director ejecutivo de ABOR (Arizona Board of Regents), John Arnold, durante la reunión en el Centro Fulton en el campus de la Universidad Estatal de Arizona (ASU).

Las tres universidades públicas han permitido que los estudiantes de Arizona en el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) paguen una matrícula que es 50 por ciento más alta que la de los estudiantes dentro del estado, pero más baja que la de los estudiantes de fuera del estado e internacionales.

Los beneficiarios de DACA son aquellos inmigrantes traídos a Estados Unidos cuando eran niños a quienes se les otorgó exenciones de deportación bajo la administración de Obama. El presidente Trump ha detenido las nuevas inscripciones al programa.

Las tarifas bajas también aplican para los residentes legales de EE. UU. que se graduaron de las escuelas preparatorias de Arizona pero se mudaron, perdiendo su condición de residentes de Arizona antes de regresar a la universidad.

La Universidad de Arizona dijo que actualmente tiene 17 estudiantes que pagan las tasas de matrícula con descuento que se les ofrece a los beneficiarios de DACA.

En la UA, los nuevos estudiantes de pregrado en el estado pagan alrededor de 12,600 en matrícula y aranceles obligatorios. Los nuevos estudiantes universitarios de otros estados pagan aproximadamente 36,000 -casi tres veces más- en matrícula y aranceles.