La estudiante de postgrado Gloria Negrete López habla con sus compañeros activistas durante una protesta contra la administración de la Universidad de Arizona y la Patrulla Fronteriza en el UA Mall. La manifestación del miércoles 10 de abril, que atrajo a unas 300 personas, se produjo en respuesta a que la UA acusó a tres estudiantes de delitos menores por interrumpir la presentación de algunos miembros de la Patrulla Fronteriza en la universidad el 19 de marzo. Los manifestantes exigieron que la UA retirara los cargos y prohibiera a la Patrulla Fronteriza ingresar a la UA.

No fueron las estudiantes que protestaron quienes perturbaron a los agentes de la Patrulla Fronteriza en el campus de la UA, argumentaron los manifestantes el miércoles 10.

Fueron los agentes de la Patrulla Fronteriza quienes perturbaron la seguridad del campus el 19 de marzo al presentarse armados y en uniforme.

Unas 300 personas entre estudiantes, personal y miembros de la facultad marcharon por su cuenta propia hacia Old Main al mediodía del miércoles 10 de abril y entregaron cartas para el presidente de la Universidad de Arizona, Robert Robbins. Sus mensajes principales eran que se debían retirar los cargos menores en contra de las tres estudiantes que interrumpieron la visita de los agentes y que debe estar prohibida la entrada al campus de agentes migratorios.

“Para mí, hablando en lo personal, las Arizona 3 son mis heroínas”, dijo la organizadora Sandra Soto, haciendo referencia al sobrenombre que se les ha puesto a las estudiantes arrestadas. “Las Arizona 3 intentaron hacerlo seguro. El UAPD (Departamento de Policía de la UA) y el presidente Robbins lo están haciendo inseguro”.

Los manifestantes se reunieron en la entrada principal (Main Gate) y caminaron en silencio a Old Main, donde le entregaron las cartas al presidente.

La agitación es resultado del incidente del 19 de marzo, en el que una estudiante gritó "murder patrol” (patrulla de asesina) a dos agentes de la Patrulla Fronteriza quienes estaban haciendo una presentación sobre el empleo en la agencia al club de justicia criminal de la UA. El ruido interrumpió la presentación, y las estudiantes que protestaba siguieron a los agentes a su vehículo, gritándoles vulgaridades en español.

Tres estudiantes han sido citadas por la policía de la Universidad de Arizona por interferir en la conducta pacífica de una institución educativa.

El jueves se realizó otra manifestación en el campus, donde se reunió la Junta de Regentes de Arizona. Robbins se comprometió a protejet los derechos a la libertad de expresión de todos los estudiantes de la UA y sus visitantes, y dijo que realizaría una serie de “conversaciones en el campus” sobre la libertad de expresión.

Contacta al columnista Tim Steller en tsteller@tucson.com o al ​520-807-7789. En Twitter: @senyorreporter