Por Curt Prendergast

La Estrella de Tucsón

LUKEVILLE — En el desierto al este de Lukeville, los postes de 30 pies marcan la siguiente etapa del muro fronterizo de la administración Trump.

La semana pasada, los equipos de construcción maniobraron con cautela los postes en una trinchera excavada a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México al este de esta ciudad fronteriza, a 150 millas al oeste de Tucsón.

Los postes, conocidos como bolardos, tienen la misma altura y color oscuro que los bolardos que se instalan a lo largo de un tramo de 26 millas cerca de San Luis, Arizona, al sur de Yuma.

Se están preparando planes para gastar $646 millones en 63 millas de muro en el sur de Arizona.

A partir de octubre, el muro reemplazará las barreras vehiculares o cercas más cortas a lo largo del resto del Monumento Nacional Organ Pipe Cactus cerca de Lukeville y gran parte del Refugio Nacional de Vida Silvestre Cabeza Prieta. El muro también correrá a lo largo de 19 millas en el Condado Cochise y cruzará el Río San Pedro. Se planean otras cinco millas a lo largo del Río Colorado, cerca de Yuma.

Las consignas en las manifestaciones políticas del presidente Trump han cambiado de “construir el muro” en 2016 a “terminar el muro” en las últimas semanas. Hasta ahora, la administración Trump ha reemplazado cerca de 60 millas de cercas con bolardos de 30 pies.

Los críticos, mientras tanto, condenan el proyecto del muro como ineficaz y lo califican de vanidad para el presidente.

EN EL BORDE

Mientras el debate político sobre el muro gira en los Estados Unidos, un hombre a caballo se dirige a Sonoyta, la ciudad fronteriza mexicana al sur de Lukeville, para comprar refrescos y comida.

Estaba tomando un descanso de convertir las ramas de mezquite en carbón durante las calurosas horas de la tarde del miércoles 28 de agosto. No quiso dar su nombre, pero habló en español sobre cortar ramas de árboles a lo largo de las orillas del Río Sonoyta.

El río corre paralelo a la frontera y alimenta los verdes campos de calabaza, algodón y alfalfa a unos cientos de metros del muro fronterizo, proporcionando un sustento a muchos residentes locales.

Tras un apretón de manos, él y su caballo trotaron hacia Sonoyta.

Más abajo en el camino de tierra y grava que corre a lo largo del lado sur del muro fronterizo, los equipos de construcción estaban vertiendo hormigón en una zanja excavada para las nuevas secciones del muro.

Se apilaron paneles de bolardos, cada uno con ocho postes de 30 pies, en la carretera al norte de la frontera. Los equipos instalaron el tercer panel el miércoles por la tarde.

La maquinaria pesada estampada con el logotipo de Southwest Valley Constructors, una empresa con sede en Albuquerque que recibió un contrato de $646 millones de dólares para construir el muro en el sur de Arizona, levantó cercas de malla metálica que medían unos 15 pies de altura.

La malla más cercana al puerto de entrada estaba llena de parches donde los contrabandistas habían hecho agujeros. Dos hebras de alambre de concertina afiladas recorrieron la parte superior de la cerca, al menos hasta que llegó el momento de reemplazar la cerca con bolardos.

Con un sonido “boing” casi caricaturesco, cada hebra de alambre de concertina afilada se caía y colgaba repentinamente cuando un trabajador cortaba el alambre, menos de un año después de que el alambre fue colgado con gran fanfarria por las tropas de la Guardia Nacional que fueron enviadas al frontera para ayudar a los agentes de la Patrulla Fronteriza.

El plan es reemplazar tres millas de cercas de malla en el lado este del puerto de entrada de Lukeville, conocido por muchos arizonenses como la puerta de entrada a las playas de Rocky Point, o Puerto Peñasco, y otras dos millas en el lado oeste del puerto de entrada.

Al este de Lukeville, la cerca de malla se convierte en barreras de rieles y postes que corren hacia el horizonte. En los próximos meses, esas barreras serán reemplazadas por bolardos de 30 pies.

TRÁFICO FRONTERIZO

El área al oeste de Lukeville fue el sitio de numerosos cruces de grandes grupos de familias migrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador el otoño pasado y durante la primavera.

Desde mayo, esos cruces se han desplazado hacia el este hacia el área del Sasabe, incluidos nueve grupos de 50 o más personas que se rindieron a los agentes, dijo el viernes el Sector Tucsón de la Patrulla Fronteriza.

Mientras que los fondos para la porción del muro de San Luis fueron asignados por el Congreso el año pasado, la porción cerca de Lukeville fue pagada por los fondos contra el narcotráfico del Pentágono.

De octubre de 2017 a junio de 2018, se incautaron al menos 9,000 libras de marihuana en el corredor de contrabando al norte de Lukeville, según una revisión de los registros del Arizona Daily Star en el Tribunal de Distrito de EE. UU. En Tucson.

La gran mayoría de las drogas duras como la cocaína, la heroína, la metanfetamina y el fentanilo se confiscan en los puertos de entrada, no en las zonas desérticas donde se está construyendo el muro, según los registros de los tribunales federales, los datos de Aduanas y Protección Fronteriza, y los informes anuales de Administración para el Control de Drogas.

Las drogas a menudo están escondidas en compartimentos dentro de vehículos o pegadas a los cuerpos de las personas debajo de su ropa.

En una excepción a la norma, el Sector Tucsón emitió varios comunicados de prensa en los últimos meses diciendo que los mochileros habían sido atrapados por el desierto transportando metanfetamina.

Muchos casos de contrabando de marihuana involucran a hombres con ropa camuflajeada que transportan 40 libras de marihuana en mochilas a través del desierto, a menudo cuando no tienen suficiente dinero para pagar su tarifa para cruzar la frontera.

Los mochileros son guiados a través del desierto por exploradores acampados durante semanas en la cima de las montañas cercanas.

Los exploradores usan radios encriptados para comunicarse con los guías que conducen a los mochileros, asegurándose de que los grupos estén escalonados y advirtiéndoles cuando se acercan los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Un agente de la Patrulla Fronteriza, que silbó a dos periodistas del Arizona Daily Star el miércoles para que se volvieran hacia él mientras tomaba una foto con la cámara de su teléfono, dijo que era “indiferente” al nuevo muro que se estaba construyendo.

El mismo día, cuando los equipos de construcción vertieron hormigón, Trump tuiteó a 63 millones de seguidores que el muro era “de vital importancia” y publicó un video de una parte terminada con música alta.

Contacta al reportero Curt Prendergast al 573-4224 o en cprendergast@tucson.com.