Un operador cuya matriz está fuera de Arizona y que realizó trabajo defectuoso en varias casas y negocios de Tucsón podría ser despojado de su licencia de contratista en Arizona la próxima semana por no haber informado a la autoridad regulatoria del estado de problemas anteriores.

Hay una audiencia de revocación de licencia de emergencia establecida para el jueves 8 de agosto en contra de BA Associates, una de varias firmas manejadas por miembros de una familia de Louisiana que ha viajado por el país haciendo trabajos de pavimentación de variada calidad, y algunas veces interponiendo gravámenes o embargos preventivos (lien, en inglés) a clientes que se niegan a pagarles por trabajos que reguladores del estado han encontrado defectuosos, según muestran archivos públicos.

Al menos dos estados –Idaho y California– ya han revocado licencias a nombre de integrantes de la familia Acker, originaria de Sunset, Louisiana, un pueblo de unos tres mil habitantes a unas 60 millas al oeste de Baton Rouge, encontró el Arizona Daily Star, diario hermano de La Estrella de Tucsón, mientras investigaba quejas de consumidores locales.

Los hallazgos del Star impulsaron a la oficina del Registrador de Contratistas de Arizona (Arizona Registrar of Contractors) a emitir una suspensión inmediata de licencia contra Bill Roger Acker Sr., de 62 años, quien envió a su descendencia a Tucsón a solicitar los trabajos.

“El Registrador considera que el bienestar público requiere imperiosamente de una acción de emergencia”, indica la orden de suspensión de la agencia fechada el 29 de julio.

EN EL RADAR

La empresa de Acker padre ha estado en el radar del registrador por meses.

En menos de un año, la agencia ha recibido cinco quejas de trabajos de pavimentación de mala calidad en el área de Tucsón. En cuatro de ellas, los inspectores del registrador confirmaron que el trabajo “no cumplió con los estándares mínimos de mano de obra”, según los registros públicos.

La orden de suspensión también inculpa a Acker de darle a uno de sus hijos –cuya licencia propia fue revocada en otro estado– un papel clave en la operación en Tucsón, otro hecho que salió a la luz durante la investigación de este periódico.

Bill Roger Acker Sr. presentó una tarjeta de identificación de Louisiana como parte de su solicitud de licencia de pavimentación en Arizona.

Incluso antes de la orden de suspensión, Acker estaba siendo investigado por utilizar contratos inválidos en sus operaciones, a pesar de haber recibido cuatro advertencias por escrito de la oficina del registrador.

Sus contratos no incluyen, como es requerido, una alerta al consumidor que debe ir en negritas (bold) informando a los consumidores de su derecho a quejarse ante el registrador si no están satisfechos con el trabajo, indican los registros públicos.

Una abogada de los Acker dijo que BA Associates tiene cientos de clientes satisfechos y adjudicó el problema con la licencia en Arizona a un olvido inocente.

“Mis clientes han hecho trabajo en aproximadamente 800 proyectos en el estado de Arizona desde 2017”, dijo la abogada de Tucsón Brenda J. Lee al Arizona Daily Star en un correo electrónico. “Hasta donde yo entiendo, cuatro quejas o incluso cinco de 800 es una cantidad insignificante”.

Lee amenazó al Arizona Daily Star de demandarlo si este reportaje se publicaba.

Evidencia fotográfica de la investigación de Registrar of Contractors sobre la empresa de pavimentación BA Associates.

Julie Littleton, dueña de Round Up Motel en East Benson Highway, dijo que no podría estar más contenta con el trabajo de pavimentación hecho por BA Associates. “Son unos hombres realmente trabajadores que cuidan cada pequeño detalle y eso se muestra en su trabajo”, dijo Littleton en una carta de referencia que escribió para la firma.

Lee, la abogada de la empresa, dijo que todos, excepto uno, de los clientes que se quejaron ante el registrador quedaron satisfechos al final, porque trabajadores de la empresa regresaron a reparar los problemas que los investigadores identificaron.

El único que no quedó satisfecho es el dueño de un popular restaurante de Tucsón, quien se negó a permitir que la compañía regresara a su propiedad y ahora está atorado con un estacionamiento en mal estado y un embargo preventivo por 10,600 dólares sobre su negocio.

ASUNTO FAMILIAR

El señor Acker está enfrentando la revocación porque la investigación del Arizona Daily Star muestra que él alguna vez tuvo una licencia de pavimentación en Idaho que le fue revocada en 2009 por mano de obra de baja calidad y omitió esa información -que es requerida- en su solicitud de licencia en Arizona a fines del 2017.

En cambio, mencionó otros tres estados en los que ha tenido licencia en el pasado sin recibir quejas, muestran los registros.

No informar de acciones disciplinarias anteriores representa una “tergiversación material” en una solicitud de licencia, castigable con la suspensión o revocación, dijo Jim Knupp, vocero del registrador de Arizona.

Evidencia fotográfica de la investigación de Arizona Registrar of Contractors sobre la empresa de pavimentación BA Associates.

En Idaho, el señor Acker pavimentó un área de 7,268 pies cuadrados sin realizar la preparación básica del sitio: no niveló la superficie ni echó una base de grava o algún esterilizante para el suelo, indican los registros. Tampoco se presentó a la audiencia de revocación en Idaho y dijo al Star que era porque no se enteró.

Knupp dijo que el registrador se dio cuenta de la discrepancia en la licencia cuando la investigación del Star sacó a relucir la orden de revocación de Idaho y la reportera peguntó cómo el señor Acker pudo calificar para una licencia en Arizona después de habérsele quitado la licencia en otro estado por mala conducta.

Un hijo de Acker, Ike Jerome T. Acker, de 32 años, figura clave en la operación en Tucsón, manejó en un tiempo una firma de pavimentación en California que fue cerrada por el regulador de licencias de ese estado en 2013, muestran los registros públicos. Las quejas en California eran virtualmente idénticas a las quejas recientes en Tucsón.

Los registros de California muestran cuatro casos en los que Ike Acker “se alejó intencionalmente de los estándares comerciales aceptados” y puso asfalto que no estaba lo suficientemente caliente y que no se rodó apropiadamente para crear una superficie lisa. Los clientes de California tuvieron que gastar “sumas sustanciosas” para arreglar los trabajos, se dice en los registros.

Otro hijo de Acker, Bill Roger Acker Jr., de 38 años, fue identificado por dos quejosos de Tucsón a través de fotos de Facebook como la persona que firmó sus contratos o que trabajó con el equipo de pavimentación. Lee, la abogada de los Acker, dijo que Acker Jr. dejó de trabajar para su papá en Arizona el año pasado.

Acker Jr. tuvo previamente una licencia en el estado de Washington, donde fue citado en el 2013 por “no cumplir con los requisitos del registro de contratistas”, muestran registros en línea. El sitio web de ese estado no describe las bases de ese hallazgo.

BANDERA ROJA

El argumento de venta del que se acusa a los hijos de Acker de utilizar en Tucsón, que consiste en presentarse ante posibles clientes a ofrecer pavimentación con descuento con asfalto que ostensiblemente les sobró de otro trabajo realizado cerca, es ampliamente remarcado por los defensores de protección al consumidor como una bandera roja ante posible fraude.

Knupp, el vocero de la oficina del registrador de Arizona, dijo que varias de las quejas escritas de Tucsón acusan a la firma de “utilizar la táctica de venta de decir que la empresa tiene material sobrante.

“La noción de ‘descuento’ o material ‘sobrante’ debería ser una señal de alerta para los consumidores, puesto que es una línea comúnmente utilizada por estafadores, especialmente en las industrias de pavimentación, techos y pintura, y de la cual nosotros alertamos al público”, dijo Knupp.

BA Associates niega la utilización de esa táctica. “Mis clientes no van ni nunca han ido con un cliente potencial diciendo que tienen asfalto que les sobró”, dijo Lee, la abogada de los Acker en Tucsón.

Arizona no es el único lugar en donde los Acker han sido acusados de usar ese argumento de ventas. Cuatro quejas prácticamente idénticas forman parte de la orden de revocación de 2013 en California en contra de Ike Acker.

“ME DEJARON UN COCHINERO”

Benjamín Galaz, propietario de BK Carne Asada & Hot Dogs en South 12th Avenue, se arrepiente de no haber revisado el historial de BA Associates antes de contratarla en febrero para mejorar el estacionamiento de su restaurante.

“Confié demasiado”, dijo Galaz. Ahora, BK Tacos, como se le conoce, restaurante que ha ganado reconocimiento de medios nacionales como Travel Channel y National Geographics, tiene un embargo preventivo en su contra y un estacionamiento donde partes del nuevo asfalto pueden levantarse con las manos.

Galaz dijo que un representante de BA Associates se presentó sin previo aviso en el restaurante. La manejadora en turno de BK llamó por teléfono a Galaz, quien se encontraba fuera de la ciudad, y lo comunicó con la persona de la empresa de pavimentación.

El hombre le ofreció a Galaz rellenar vario baches del estacionamiento a un precio bajo con asfalto que le había sobrado de otro trabajo ese día, le dijo. El contratista hizo que Galaz creyera que el trabajo costaría solo unos 500 dólares o menos, de manera que Galaz dio su autorización verbal por teléfono para que el trabajo se hiciera bajo ese acuerdo, según la narración de Galaz.

El contrato que firmó la manejadora de BK -que Galaz afirma que nunca fue mencionado en la conversación con el contratista- no incluía un precio total por el trabajo, muestran los documentos. Galaz dijo que después de terminado el trabajo ese mismo día la empresa le estaba cobrando 10,600 dólares, los cuales Galaz se negó a pagar.

Imagen de la orilla de pavimentación que BA Associates realizó en el estacionamiento de BK Carne Asada & Hot Dogs, 5118 S 12th Ave., propiedad de Benjamín Galaz. Un inspector de la oficina del Registrador de Contratistas de Arizona confirmó que el trabajo no cumplió con los estándares mínimos. Galaz se negó a pagarle a BA Associates.

Atendiendo a una queja interpuesta por Galaz ante el Registro de Contratistas de Arizona, el inspector de esa agencia determinó que el trabajo de pavimentación en BK “no cumplió con los estándares mínimos de mano de obra”, muestran los registros.

La superficie con el nuevo pavimento -BA Associates extendió asfalto más allá de los hoyos que solo estaba supuesto a cubrir- tiene menos de 1 pulgada de grosor en algunas partes, en lugar de las 2 pulgadas requeridas, y el asfalto se extendió sin la debida preparación previa de la superficie y sin algún material adhesivo entre el pavimento viejo y el nuevo, indica el reporte del inspector.

La oficina del registrador ordenó a la compañía de Acker regresar al lugar a corregir los problemas, pero Galaz se negó a que el personal de BA Associates volviera a trabajar en su propiedad y el registrador desechó la queja.

Lee, la abogada de los Acker en Tucsón, acusó a Galaz de interponer la queja ante el registrador para no pagar el adeudo.

“El señor Galaz simplemente no quiere pagar su deuda, razón por la que impuse un embargo preventivo en contra de su restaurante e interpuse una demanda de embargo hipotecario”.

Galaz dijo que contrató a un abogado para pelear el caso del embargo preventivo.

“Me dejaron con un cochinero”, dijo. “De ninguna manera permitiré que regresen después de lo que pasó la primera vez”, dijo Galaz, agregando que el acuerdo verbal consistió solo en tapar unos 5 o 6 hoyos de 2 o 3 pulgadas de profundidad.

“La única forma de que yo les pague a ellos es si un juez me lo ordena”.

José Gutiérrez, dueño de Taquería Porfis en Tucsón, en la entrada de su casa en el norte de la ciudad. Gutiérrez es uno de los tucsonenses que afirma que personal de BA Associates llegó a su casa ofreciendo pavimentación a bajo costo supuestamente con material sobrante. Mientras Gutiérrez esperaba pagar unos 5,000 por el supuesto descuento, asegura que pagó más de 16,000 dólares en el verano del 2018.

¿MÁS PROBLEMAS A LA VISTA?

Puede haber más nubes en el horizonte para Acker padre. Por un lado, podría enfrentar acción de la ciudad de Tucsón por impuestos sobre la venta no pagados.

Acker padre no parece contar con la debida licencia de impuestos sobre la venta para hacer negocios en Tucsón. Los contratistas están obligados a pagar 2.6 por ciento de impuestos de sus contratos dentro de los límites de la ciudad.

Funcionarios de la ciudad que realizaron una búsqueda con el nombre del propietario y de la empresa BA Associates no pudieron encontrar ningún registro de licencia para propósitos fiscales, indicó a este periódico el vocero de la ciudad de Tucsón, Andrew Squire.

El proceder normal de la ciudad en este tipo de casos es tratar de recuperar los impuestos no pagados, dijo Squire.

“Si hay un negocio operando sin licencia del que nosotros tengamos conocimiento, entonces lo enviamos a nuestros investigadores de ingresos”, dijo.

Así mismo, el regulador de contratistas de Nuevo México está indagando el estatus de la licencia de Acker padre en ese estado, la cual obtuvo casi al mismo tiempo que la licencia de Arizona.

Sally Galanter, abogada del regulador de contratistas de Nuevo México, dijo al Arizona Daily Star que espera obtener información en los próximos días sobre si el señor Acker informó apropiadamente sobre la revocación previa de su licencia en Idaho, información que Acker omitió en su solicitud de licencia en Arizona.

El Arizona Daily Star también está investigando las referencias que el señor Acker proveyó para soportar su solicitud en Arizona. La mayoría son de su estado, Louisiana, pero fueron escritas en un periodo de cinco años en los que Acker dijo al Star que no había hecho negocios en ese estado.

Paul Polito, propietario de Tucson Asphalt Contractors Inc., una de las compañías de pavimentación con más antigüedad en la ciudad, se exaspera cuando oye de empresas itinerantes de pavimentación que cobran mucho dinero por un trabajo de mala calidad.

En su experiencia, no hay forma de corregir efectivamente un mal trabajo de pavimentación, dijo Polito. El asfalto mal puesto debe romperse para volver a empezar, lo que hace que el costo para los clientes sea mucho mayor a largo plazo.

“Lo que ellos están haciendo no es asfalto. Simplemente se ve negro”, dijo.

Contacta a la reportera Carol Ann Alaimo al 573-4138 o en calaimo@tucson.com. Liliana López Ruelas contribuyó a este reportaje y tradujo la versión original del inglés al español.