La camioneta del TUSD pasa el complejo de la cárcel en el oeste de Tucsón. Se dirige a Mission Road desde Silverlake, pasando media docena de altares en el camino, adornados con cruces de metal oxidado y flores de tela en azul y rosa brillantes.

Pasa las casas móviles rodeadas de cercas de alambre y terrenos vacíos cubiertos de maleza.

Luego, la camioneta llega a un pequeño parqueadero de trailas debajo del cerro de la “A”, con un centro comunitario que huele mucho a productos de limpieza y tiene volantes de adolescentes desaparecidos en el pizarrón de anuncios.

El equipo de defensores de la educación desciende. Los perros ladran mientras el calor del verano atraviesa el cielo nublado. El superintendente asistente del TUSD, Mark Álvarez, que supervisa las escuelas del suroeste, lleva una carpeta con información que espera cambie la vida de un joven.

Durante la caminata anual Steps to Success del TUSD, los defensores de la educación y líderes de la comunidad fueron a las casas de los adolescentes que se salieron de la escuela. Su esperanza: convencerlos de que regresen y se gradúen.

Docenas de voluntarios participaron en el esfuerzo del viernes 6 de septiembre, incluidos el alcalde Jonathan Rothschild, el superintendente Gabriel Trujillo, los miembros de la Mesa Directiva Adelita Grijalva y Leila Counts, la candidata a la alcaldía Regina Romero, el concejal Paul Durham y muchos otros líderes comunitarios.

Partieron en pequeños grupos alrededor de las 9 a.m. con 76 visitas que realizar. A primera hora de la tarde, los voluntarios se habían puesto en contacto con adolescentes en 46 hogares.

Cinco jóvenes, dice el distrito, se volvieron a inscribir.

”Queremos asegurarnos de que tengas éxito”

Antes de esta caminata, Steps to Success o Pasos Hacia el Éxito había llegado a casi 1,300 niños. De ellos, 683 se volvieron a inscribir en la escuela y 103 se graduaron, según Debbie Ferryman, la coordinadora de prevención de deserción escolar del TUSD. Si bien esos números pueden sonar bajos, ella dice que el impacto es enorme.

“Para nosotros, 103 niños con un diploma que estaban sentados en sus hogares jugando videojuegos es increíble”, dice ella. “Ciento tres jóvenes que acaban de graduarse, que obtendrán trabajos, que tendrán futuros, que no serán parte del sistema ... eso es enorme”.

En comparación con los egresados de preparatorias, la persona promedio que no termina la high school le cuesta a la economía alrededor de 266,000 dólares durante toda la vida, a través de contribuciones tributarias más bajas, una mayor dependencia de la atención médica financiada por el gobierno, mayores tasas de actividad criminal y una mayor dependencia de asistencia pública, según un informe de 2016 del Centro Nacional de Estadísticas de Educación, un brazo de análisis estadístico del Departamento de Educación de EE. UU.

Según esa estimación, esos 103 graduados de TUSD podrían ahorrarle a la base impositiva más de 27 millones de dólares durante toda la vida. Los estudiantes que abandonan la escuela no son solo un problema de la escuela o el distrito, dice Ferryman; es un asunto de todos.

Cuando Álvarez, el asistente del superintendente, llama a la puerta de Jaime, de 15 años, su abuela abre la puerta. Invita a Álvarez y otros dos voluntarios a la casa y va a despertar a su nieto.

Con los ojos nublados, Jaime sale vestido solo con una chamarra de mezclilla y shorts rojos de gimnasia, con las manos metidas en los bolsillos de la chaqueta. Mientras su abuela hace tortillas en la cocina, Jaime se enfrenta al grupo de extraños en su sala.

Álvarez informa al joven estudiante de preparatoria de algunas de las opciones disponibles para él si regresa a la escuela.

“Queremos asegurarnos de que tengas éxito”, le dice a Jaime, “porque el tiempo pasa muy rápido”.

Una de las voluntarias, la candidata al Concejo Municipal Nikki Lee, le pregunta a Jaime si le gusta jugar videojuegos. El adolescente sonríe y asiente. Su hijo también juega videojuegos, le dice, y quiere aprender a diseñar videojuegos.

Le dan volantes a Jaime con algunas de las opciones disponibles para él y escriben sus números de teléfono en la parte posterior, diciéndole que llame si pueden ser de alguna ayuda.

En los paquetes de los voluntarios hay una lista de las opciones más adecuadas para las necesidades de cada adolescente. Si un estudiante solo necesita unos cuantos créditos para graduarse, podría regresar a su escuela de origen o hacer la Catalina Onlina Learning Experience, que también tiene laboratorios en persona y mensajes instantáneos con los maestros.

Si tuvieron problemas en su escuela de origen, pueden elegir cualquier otra escuela del distrito o probar Project MORE, un pequeño programa que, según Ferryman, es ideal cuando un niño se siente abrumado por una escuela grande.

Para los estudiantes que trabajan hasta altas horas de la noche, la solución podría ser un ajuste de horario para eliminar el primer período y aprovechar el día extendido disponible en cada escuela: dos períodos adicionales en un laboratorio de computación con un maestro certificado.

Los estudiantes con sus propios hijos podrían necesitar ayuda adicional en la escuela Teenage Parent High School, que ofrece guardería para niños de hasta 2 años.

“Queremos asegurarnos de que la invitación siempre esté ahí”, le dice Álvarez a Jaime cuando se van. “Queremos que vuelvas a la escuela, como quiera que se vea”.

Álvarez y los otros voluntarios toman notas sobre la interacción para que el personal de prevención de deserción pueda hacer un seguimiento.

Encontrar una conexión

El año pasado, 718 estudiantes de TUSD fueron incluidos en la lista de abandono escolar de 23,893 estudiantes de 7mo a 12avo grado, según Ferryman.

La tasa de deserción de TUSD es de 2.9 por ciento, según el Departamento de Educación de Arizona. El distrito con la tasa de deserción más alta en el Condado Pima es Sahuarita, con 5.2. Los distritos con las tasas de abandono más bajas son Tanque Verde, en cero, Catalina Foothills, en 0.6 y Vail en 1.2. TUSD y los otros cuatro distritos locales tienen tasas comparables.

El superintendente Trujillo dice que los estudiantes que se salen tienen falta de conexión. Si un estudiante se conecta con al menos un adulto en una escuela, por lo general no abandonará, dice.

Vincula esto al financiamiento de la educación: la financiación inadecuada conduce a clases más grandes, menos consejeros escolares y más vacantes de maestros.

Si bien un reciente impulso en el financiamiento de la educación del estado parece haber ayudado a retener y contratar maestros, el distrito escolar del Condado Pima comenzó el año con 142 vacantes de maestros.

“Estamos viendo nuevamente las consecuencias de un sistema de educación pública que no ha sido financiado adecuadamente”, dijo Trujillo.

“La escuela se convierte en secundaria”

Steps to Success comenzó en el verano de 2014 cuando el alcalde Rothschild y el ex superintendente H.T. Sánchez estaba hablando sobre cómo podrían trabajar juntos para ayudar a la educación pública. Rothschild dice que Steps to Success es una de las mejores cosas que ha hecho.

A medida que Rothschild tocaba puertas a lo largo de los años, despertaba a los jóvenes, los alejaba de los videojuegos, los atrapaba mientras se dirigían a trabajos de comida rápida o mientras cuidaban a sus hijos pequeños, había visto que muchos de ellos tenían algo en común: ninguna figura de autoridad se había acercado a los adolescentes para mostrarles que son importantes.

Los estudiantes abandonan la escuela por diversos motivos, como la falta de conexión con su escuela, el estrés socioeconómico, el trabajo nocturno o incluso el expulsión de sus hogares, dice Ferryman.

“Sabemos que pueden tener éxito”, dice Ferryman. “Sabemos que son mucho más inteligentes de lo que la gente piensa, y queremos que vuelvan a nuestros campus. Los queremos de vuelta en nuestras escuelas. Y queremos que crucen esa etapa con un diploma”.

Contacta a la reportera Danyelle Khmara en dkhmara@tucson.com o al 573-4223.

Reporter

Danyelle joined the Star in 2018 and covers K-12 education. Previously, Danyelle wrote for the Tucson Weekly where she won several statewide awards including story of the year and first place investigative reporting.