Por Liliana López Ruelas

La Estrella de Tucsón

Cincuenta estudiantes de preparatorias de todo el estado, la mayoría miembros de comunidades minoritarias o de familias que no han tenido la oportunidad de ir a la universidad, veían el pasado 8 de julio un capítulo de la popular comedia de televisión The Office en el que se practica la resucitación cardiopulmonar.

Los estudiantes reunidos en un auditorio de Ciencias de la Salud, en la Universidad de Arizona, iniciaron el lunes la última de seis semanas del programa anual de verano Med-Start. Ellos integran una generación especial, la del 50 aniversario del curso ideado para motivar a talentosos jóvenes de minorías a estudiar una carrera relacionada con la medicina.

Los becados, quienes han permanecido día y noche en el campus durante estas semanas, fueron seleccionados de entre 483 estudiantes que solicitaron el ingreso, dijo Alma Aguirre, coordinadora de programa de Med-Start, que pertenece a la Oficina de Diversidad e Inclusión de Ciencias de la Salud de la UA.

Med-Start se creó en 1969 para ayudar a mejorar los servicios de salud en comunidades rurales y en áreas en desventaja económica a través del reclutamiento y el entrenamiento a estudiantes de esas regiones, se explica en los folletos del programa. Los jóvenes latinos o hispanos, nativoamericanos, afroamericanos o de bajos ingresos son especialmente exhortados a participar. El requisito es que estén por iniciar el último año de preparatoria o high school, que tengan un buen rendimiento académico y que estén interesados en profesiones como la medicina, farmacéutica y enfermería.

Aguirre explicó que además de los temas médicos, los muchachos reciben clases universitarias de inglés, matemáticas y química, con lo que ganarán 5 créditos universitarios.

Entre los 50 alumnos de este año hay estudiantes de Desert View, Pueblo, Catalina Magnet, Tucson High Magnet, Cholla High Magnet, Alta Vista Public Charter, Vail Academy, Sunnyside y Thunderbird Academy en Tucsón, así como otros de las comunidades de Chinle, Douglas, Flagstaff, Fort Apache, Gilbert, Glendale, Green Valley, Laveen, Maricopa, Nogales, Paradise Valley, Phoenix, Rio Rico, San Luis, Second Mesa, Somerton, Tuba City, Whiteriver, Willcox, Winslow y Yuma.

LAS PUERTAS SE ABREN

Jacqueline Miranda es una de las tres estudiantes de Pueblo Magnet High School que terminan el programa el viernes 12 de julio, día en que todos los alumnos presentarán sus proyectos especiales de investigación.

“Yo quiero ser enfermera”, dijo Miranda, “y quiero estudiar aquí. Me encantó la UA”.

Miranda narró que desde hace dos o tres años ha tenido la idea de ser enfermera, como su hermana. “Siempre me ha gustado ayudar y especialmente cuidar a mis abuelos”.

Una de las prácticas del programa que más le ha interesado a Miranda fue la que realizaron con cadáveres. “Pudimos tocarlos, identificar los órganos”, dijo. “Fue muy interesante”.

También aprendieron a hacer suturas perfectas, a elaborar productos como el gel desinfectante para conocer las habilidades de un farmacéutico, a responder a situaciones de vida o muerte y conocer los helicópteros-ambulancias, entre muchas otras cosas.

Además recibieron preparación para la universidad: dónde aplicar, cómo conseguir becas, cómo sacar el mejor provecho de sus oportunidades.

Crecer

Alma Aguirre, quien ha estado al frente de Med-Start durante 13 años después de haber trabajado en el TUSD y en el DES por otro par de décadas, dijo que trabajar con los jóvenes de minorías y mostrarles que ellos pueden ser parte de la próxima generación de profesionales de la medicina es su verdadera pasión.

Aguirre sabe lo que es pertenecer a una minoría y lograr llegar a la universidad en este país.

Ella llegó a Arizona a los 13 años, procedente de México, para trabajar en el campo de Willcox con su familia.

Eventualmente vino a Tucsón, se dedicó principalmente a trabajar, tuvo una hija y varios nietos y en el año 2013 se preguntó ¿por qué no?, y se inscribió a la Universidad de Arizona. En 4 años se graduó de la carrera de Estudios Familiares y Desarrollo Humano.

“Por eso yo les digo a mis niños -porque para mí todos los estudiantes de este programa son como mis hijos- que sí es posible, que no importa cuánto hayan batallado sus papás”, dijo Aguirre. “Yo sé que quieren terminar la high school y trabajar para ayudar a sus papás, pero yo les digo: ‘Si te enfocas en educarte te vas a tardar más en ayudarles, pero al final vas a ayudarlos mejor”.

HECHO EN MED-START

Otro que también sabe lo que es pertenecer a una minoría, estudiar una carrera y llegar lejos es el doctor Carlos Gonzales, hoy decano asistente del Colegio de Medicina y profesor asociado de Asuntos Curriculares de Medicina Familiar y Comunitaria de la UA.

Gonzales, de sangre mexicana por el lado materno y yaqui por la familia de su papá, formó parte de la segunda generación del programa de verano Med-Start en 1970. No sólo fue el primero en su familia en estudiar la universidad, sino el primero en terminar la preparatoria.

“Todos los hombres de mi familia trabajaban en la minería o la construcción y yo no quería”, dijo Gonzales. “Tenía aptitudes para las ciencias y las matemáticas, y no sabía qué quería ser, pero un amigo me dijo del programa (Med-Start) y me metí, y me gustó”.

El egresado de Pueblo High School trabajó en El Rio Community Health Center como doctor familiar y como director médico; después se fue a Patagonia y ofreció sus servicios a la comunidad en una clínica y eventualmente regresó a su preparatoria para mostrar su gratitud ofreciéndose como médico voluntario en los partidos de futbol.

Tiene el orgullo de decir que su hija Evelinda Gonzales siguió sus pasos: primero en Med-Start a principios de este milenio y después en la carrera de medicina.

También se enorgullece de conducir el programa para que estudiantes del Colegio de Medicina la UA obtengan experiencia trabajando en comunidades rurales y de dirigir el programa de voluntarios que atienden a personas sin seguro médico.

Fiel a sus tradiciones indígenas, Gonzales, de 64 años, ha ayudado en muchas ceremonias tradicionales yaquis, como la que se ofreció en el gimnasio de la UA en 2011 cuando el entonces presidente Barack Obama vino a Tucsón después del atentado a la diputada Gabrielle Giffords, y conecta a estudiantes de medicina con curanderos indígenas.

El doctor Carlos Gonzales será el orador de la conferencia magistral en el cierre de Med-Start el viernes 12 de julio de 1 a 4 p.m. en el Centro del Cáncer de Arizona, en 1515 N Campbell Avenue.

Gonzales tiene todas las credenciales no sólo académicas y curriculares para dirigirse a los futuros médicos, enfermeros y farmacéuticos que tendrá frente a sí esa tarde, sino también la experiencia personal para decirles lo que Med-Start significó para él.

“El programa fue algo que abrió mis ojos de que yo podía ser algo diferente”, dijo Gonzales.

Contacta a Liliana López Ruelas en

llopez@tucson.com o al (520) 807-8479.