Howard Fischer / Capitol Media Services

Jenny David, a la izquierda, una enfermera de parto en el Hospital St. Joseph en Phoenix, afirmó que Arizona tiene una de las mayores rotaciones de personal hospitalario en el país.

Por Howard Fischer

Capitol Media Services

PHOENIX — Un sindicato de California está financiando un intento de persuadir a los votantes de Arizona para que obliguen a los hospitales a pagar más a sus trabajadores.

La propuesta de iniciativa exigiría que todos los que trabajan en un hospital obtengan un aumento salarial inmediato del 5 por ciento si los votantes aprueban la medida en 2020. Luego, se producirían aumentos salariales sucesivos del 5 por ciento durante los siguientes tres años.

Rodd McLeod, portavoz de lo que se llama la campaña Healthcare Rising Arizona, dijo que se aplicaría en todos los niveles, incluido el personal médico, enfermeras, trabajadores sociales, ordenanzas y custodios.

Con una ley estatal previa aprobada por los votantes que ya exige un salario mínimo de $12 por hora para todos los trabajadores a partir de enero, eso pondría el salario base para los empleados del hospital después del cuarto año en $14.59 por hora.

McLeod dijo que es de interés público aumentar los salarios de los hospitales, incluso si eso aumenta los costos para los hospitales y, por extensión, para los pacientes que no tienen seguro.

Salarios más altos son solo parte de la campaña financiada por la Unión Internacional de Empleados de Servicio.

La iniciativa, si se vota y se aprueba, incluiría también:

- Poner disposiciones directamente en la ley de Arizona para garantizar que los pacientes puedan obtener cobertura para condiciones existentes anteriores.

- Imponer nuevos protocolos de control de infecciones para hospitales de Arizona.

- Instituir una ley más integral que la que existe ahora para proteger a los pacientes de facturas médicas “sorpresa”.

LA INDUSTRIA SE DEFIENDE

La industria hospitalaria del estado se está preparando para luchar contra la medida electoral que requeriría que sus miembros otorguen a prácticamente todos sus empleados un aumento salarial del 20 por ciento en cuatro años.

Greg Ensell, portavoz de la Asociación de Hospitales y Atención Médica de Arizona, dijo que los salarios ya son más altos que el promedio estatal, al menos cuando se considera a todos los empleados de los hospitales, desde los altos ejecutivos hacia abajo.

Y dijo que no hay evidencia sólida para respaldar las afirmaciones de los partidarios de la iniciativa financiada por un sindicato con sede en California de que la estructura salarial actual está provocando escasez de personal o alta rotación.

La asociación también se opone a otra disposición de la medida que busca imponer una nueva supervisión sobre la incidencia de infecciones adquiridas en el hospital.

En una declaración preparada, Ann-Marie Alameddin, presidenta y directora ejecutiva del grupo, dijo que el desempeño de los hospitales de Arizona ya supera el punto de referencia nacional en la iniciativa.

En ese último plan, Marc Osborne, que cabildea para Blue Cross y Blue Shield of Arizona, dijo que las aseguradoras están estudiando el tema pero no tienen una reacción inmediata.

Hay atención nacional al tema de las condiciones preexistentes, particularmente con el Congreso debatiendo si desechar la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (conocida como Obamacare) y su prohibición de negar la cobertura a aquellos que ya están enfermos, y las demandas, incluida la del Fiscal General de Arizona, Mark Brnovich, que buscan que la ley se declare inválida.