Para La Estrella de Tucsón

Atinar en una proyección en el beisbol es motivo de orgullo; identificar al joven que se convertirá en estelar no es cosa fácil, de ahí que cuando se acierta, queda para el anecdotario.

El afamado scout de los Dodgers de Los Angeles Mike Brito suele recordarme cuando me dijo que acababa de firmar a un jovencito que tenía el mismo apellido que yo, me contó en aquella ocasión sobre Joakim Soria, lo había firmado en esa semana y su pronóstico fue que llegaría a la Major League Baseball.

Soria no solo llegó a la MLB sino que se vino convirtiendo en el pitcher mexicano con más apariciones en la historia de la gran carpa, también en el número uno en juegos salvados.

El estimar el potencial de alguien es parte importante de una planeación, por ello, lo que está pasando en la actual temporada de beisbol, tanto en Grandes Ligas como sobre todo en Ligas Menores, está representando un fuerte reto.

Existe la duda de si la pelota que se ha estado usando en 2019 es diferente, si hubo alteraciones y la hicieron más viva, porque se están estableciendo marcas por todos lados. Hasta en la Liga Mexicana de Beisbol había un pelotero en camino a llegar a los 50 cuadrangulares, Chris Carter, el mismo que fue el líder jonronero en la Liga Nacional en 2016.

El prospecto de los Arizona Diamondbacks, Kevin Cron, estaba haciendo pedazos las marcas de jonrones de los Reno Aces (Triple A), y eso que se ha ausentado más o menos un mes, porque lo han subido al equipo grande.

Hemos visto a varios equipos subiendo pitchers a la MLB a pesar de tener números malos en Ligas Menores, porque no hay más, son muy pocos los que se salvan del castigo.

Atinar en las proyecciones actualmente se está poniendo de lo más complicado, la sensación es que el aparente cambio de pelota que se ha hecho ha inflado todo tipo de números, por lo que si después la hacen menos viva provocará uno de los máximos retos para los que hoy están viéndose como estelares.

¿Quién asegura que los números actuales se pueden sostener? Aparte, este deporte ha estado cambiando a cada rato por la vía de los ajustes, por poner solo unos ejemplos: las formaciones especiales a la defensiva y el atacar más la parte alta de la zona de strike como pitcher.

El joven dominicano Aristides Aquino está resultando un espectáculo jonronero tipo Barry Bonds, pegando un jonrón cada dos partidos en MLB con los Cincinnati Reds.

La mayor cantidad de jonrones que había dado Aquino en Ligas Menores habían sido 23 durante el 2016, en 125 juegos. A inicios de la presente semana llevaba 40 (12 en MLB) en 101 partidos. Puede ser que haya encontrado la fórmula del éxito y de aquí en adelante será un fuera de serie, la pregunta entonces es, ¿se animarán los Reds a ofrecerle un contrato millonario pronto?

Ahora más que nunca se ve difícil atinar en las proyecciones, pero es aquí donde la falla duele más, cuando la inversión no es en el jovencito de 16-17 años sino en el que ya tiene 24-25 y las cantidades de dinero son más fuertes, además los resultados se tienen que dar inmediatamente, son inversiones a corto y mediano plazo.

Oscar “El Buki” Soria es comentarista en español de los Arizona Diamondbacks. Contáctalo en oscsoria@aol.com.