You are the owner of this article.
Boxing

Pelear le apasiona, pero lo que realmente mueve a Alfonso Olvera es la familia

  • 2 min to read

Gianna Olvera, de 1 año, sonríe cuando es levantada por su papá, Alfonso, después de un entrenamiento de box abierto a los medios en preparación para Guerra de Gallos el 21 de julio en el Casino del Sol. Foto del 12 de julio en Boxing Inc. Eastside, 7543 E. Broadway Blvd.

Alfonso Olvera caminaba por el gimnasio Boxing Inc. la tarde del jueves 12 de julio vestido con unos brillosos pantaloncillos azules, camiseta tirahuesos blanca y tennis Nike negros. Sus hijos jugaban cerca de él, dándole golpes al costal y peleando entre ellos.

Olvera será uno de los protagonistas de la pelea principal de Guerra de Gallos el 21 de julio en el Casino del Sol. Peleará contra Wilberth López. Aunque el boxeo es importante para Olvera, de 28 años, es su familia lo que más lo impulsa.

Olvera y su esposa, Ashley, tienen cuatro hijos en edades de los 14 meses a los 8 años.

+3 

Alfonso Olvera realiza un simulacro en el cuadrilátero durante una sesión de entrenamiento para la pelea de Guerra de Gallos en Boxing Inc. Eastside, el 12 de julio de 2018. El combate vs Wilberth López es el sábado 21 de julio en el Casino del Sol.

Olvera se levanta súper temprano en las mañanas para irse a correr por una hora antes de empezar su jornada de trabajo a las 6 a.m. extrayendo aceite de jojoba. El nativo de Nogales, Sonora, quien vino a Tucsón a los 10 años, descansa un poco después del trabajo, pasa tiempo con la familia y luego vuelve a entrenar.

“Uno no debe brincarse esa parte (el tiempo con la familia)”, dijo Olvera. “La familia es lo más importante”.

Jacob, el hijo de 8 años de Olvera, empezará a entrenar con su papá. Después, el boxeador se asegura de convivir otro rato con su esposa y las tres niñas antes de que se vayan a dormir. Jacob Olvera ya está peleando en competencias; ya tiene cuatro combates en su haber.

+3 

Ashley Olvera sostiene a la menor de sus cuatro hijos, Giana, mientras graba un video del entrenamiento de su esposo, Alfonso, quien peleará en la función principal de Guerra de Gallos el 21 de julio en el Casino del Sol.

La esposa de Olvera, Ashley, dijo que ella es feliz apoyando a su esposo e incluyendo a sus hijos.

Además de Jacob, la que le sigue, Giselle, también quiere boxear.

Para Ashley Olvera el box no era algo totalmente nuevo. De niña, ella veía peleas con su papá, gran aficionado. Pero con el tiempo le fue perdiendo la pista a ese deporte.

Fue hasta hace siete años, cuando Alfonso dijo que quería empezar a boxear, que el deporte reapareció en su vida.

“Al principio no estaba muy convencida. Lo dejé en el gimnasio y nunca creí que llegaría tan lejos”, dijo Ashley Olvera. “Una vez entré al gimnasio y lo vi entrenar. Cuando lo vi haciendo sparring, dije, ‘me gusta’, y empecé a ir todos los días a verlo”.

Ashley, quien lleva 10 años casada con Alfonso, dice que ha sido una aventura increíble. La pelea del próximo sábado podría ser determinante.

Cuando fue su turno arriba del cuadrilátero en el entrenamiento abierto la semana pasada, Alfonso primero brincó la cuerda, luego hizo boxeo de sombra y después tiró golpes con su entrenador.

Aunque los niños no podrán estar en la función de box del 21 de julio, Ashley dijo que están emocionados de que su papá esté en la pelea estelar.

Ashley dijo que la familia seguirá dándole todo el apoyo posible a Alfonso.

“Yo estaré con él al 100 por ciento, pase lo que pase”, dijo Ashley Olvera.

+3 

Alfonso Olvera, izq., platica con el también boxeador Nick Rhoads el jueves 12 de julio en uno de sus entrenamientos en Boxing Inc. Eastside.

Contacta a Norma González al 520-262-3265 o en ngonzalez@tucson.com.