Skip to main contentSkip to main content
You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit

Hay confusión en la frontera de Arizona-Sonora por la nueva política migratoria

Meyling, una migrante de Nicaragua, revisa que la ropa de su hijo esté seca en el Centro de Esperanza, un refugio para migrantes en Sonoyta, México.

Available in English

SONOYTA, México — Meyling contiene lágrimas mientras ella y su pareja, que han estado en la frontera en Sonora por un mes, se preguntan si tendrán la oportunidad de pedir asilo en Estados Unidos para ellos y sus tres hijos pequeños.

La familia es de Nicaragua, uno de los países incluidos en la última expansión del Título 42, una política de salud pública que Estados Unidos ha utilizado durante casi tres años para expulsar de inmediato a los migrantes que ingresan al país indocumentados.

Estados Unidos ha utilizado el Título 42 para expulsar a los migrantes más de 2.5 millones de veces desde marzo de 2020, cuando se promulgó, principalmente a México. Durante la mayor parte de ese tiempo, México aceptaría solo a sus propios ciudadanos, así como a migrantes del Triángulo Norte: Guatemala, Honduras y El Salvador. Por lo tanto, muchos migrantes de más lejos estaban principalmente exentos de la expulsión, serían procesados bajo la ley de inmigración y se les daría un día en la corte donde podrían solicitar asilo.

En octubre, Estados Unidos llegó a un acuerdo con México para que aceptara a miles de migrantes de Venezuela que han ingresado indocumentados a Estados Unidos, al tiempo que crea más vías legales para que los venezolanos ingresen a Estados Unidos. Y el 5 de enero, el presidente Joe Biden anunció que los migrantes de Nicaragua, Cuba y Haití se agregarían a esa lista.

Estados Unidos podría expulsar a 30,000 personas de esos países a México al mes, y al mismo tiempo 30,000 personas al mes de esos países podrían ingresar a Estados Unidos, pero solo si solicitaron el programa antes de hacer el viaje a la frontera.

Cerca de 76,000 haitianos, cubanos y nicaragüenses fueron detenidos por las autoridades fronterizas en noviembre, según los datos más recientes disponibles, un cuarto de los cuales eran familias y niños, según datos federales.

En Arizona, las personas de Cuba, Nicaragua y Haití representan casi un cuarto de los migrantes detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México en Arizona en octubre y noviembre, que fueron los primeros dos meses del año fiscal 2023.

Confusión sobre los cambios El anuncio sobre el cambio la semana pasada creó confusión inmediata entre los migrantes que ya estaban en la frontera y para muchos de los albergues y centros en Sonora que los atienden.

Mujeres migrantes cocinan en el Centro de Esperanza.

Meyling y su familia salieron de Nicaragua debido a la crisis económica y la violencia, y no pueden regresar, dice.

Meyling y su familia pasan sus días en el centro de recursos y refugio para migrantes Centro de Esperanza en Sonoyta. El Arizona Daily Star está usando solo el nombre de Meyling, porque el centro pide a los periodistas que no usen los apellidos de los migrantes debido a los peligros que enfrentan muchos, tanto en casa como en la frontera entre Estados Unidos y México.

El patio del centro está lleno de familias. Los niños pequeños juegan con juguetes en una zona arenosa. Los adolescentes pasan una pelota de voleibol en el patio y un grupo de mujeres prepara enormes ollas de carne de puerco en salsa roja, arroz blanco y papas.

El centro, administrado por la organización sin fines de lucro Shelters for Hope, está trabajando en la recaudación de fondos para expandirse, pero actualmente tiene un espacio limitado para pasar la noche para las familias. También atienden a unas 150 personas al día, proporcionando alimentos, ropa, duchas, atención médica básica, un lugar seguro para que las familias estén durante el día y más.

El miércoles, Meyling estaba haciendo la misma pregunta que muchos tenían: ¿cómo podría solicitar el nuevo programa desde su país de origen cuando ya estaba en la frontera?

Cómo funcionan los dos

nuevos programasHay dos formas ampliadas en que los migrantes pueden ingresar al país.

Una es la Iniciativa de Viajes Alternativos, que incluye a migrantes de Ucrania y Venezuela y acaba de ampliarse para incluir a migrantes de Haití, Nicaragua y Cuba.

El otro programa es una exención del Título 42 que es un proceso más formal que uno que se ha estado realizando silenciosamente desde hace un tiempo.

La expansión del Título 42 en octubre, que creó vías legales para que más venezolanos ingresen al país y al mismo tiempo expulsar a más bajo el Título 42, parece estar logrando su objetivo de frenar la inmigración no autorizada en la frontera. Desde el mes anterior al mes posterior a la nueva política, el número de venezolanos detenidos en la frontera se redujo en un 60%.

Los migrantes que solicitan este programa necesitan un patrocinador en Estados Unidos para iniciar el proceso. Estos patrocinadores suelen ser amigos o familiares.

Después de pasar las verificaciones de antecedentes, a los migrantes elegibles se les permitiría vivir y trabajar temporalmente en Estados Unidos y podrían solicitar asilo.

También se supone que las personas deben solicitar el programa desde su país de origen u otro país que no sea México. La idea es que no tendrían que cruzar una frontera terrestre en absoluto, sino que pueden volar directamente a donde está su patrocinador, que puede ser en cualquier lugar de Estados Unidos.

Lo que eso significa explícitamente es que aquellos que ya estaban en México o en la frontera cuando se hizo el anuncio aún pueden aplicar, pero aquellos que cruzaron a México sin autorización después del 5 de enero no serán elegibles.

Sin embargo, son elegibles para la segunda opción, las exenciones del Título 42, que está abierta a un número limitado de migrantes de cualquier país.

Las personas pueden presentar su solicitud a través de la aplicación CBP One si certifican que ellos o su familiar califican por al menos una de seis razones, que incluyen tener una enfermedad física o mental, tener una discapacidad, estar embarazada, no tener acceso a una vivienda segura o refugio en México, ser menor de 21 años o mayor de 70, o haber sido amenazado o lastimado mientras estaba en México.

Los migrantes pueden solicitar este programa solo si se encuentran en cualquier lugar al norte del paralelo 19, 19 grados al norte del plano ecuatorial de la tierra, que está aproximadamente un poco al sur de la Ciudad de México.

Recibirán una cita para ser procesados en un puerto de entrada. Hay ocho puertos de entrada en la frontera suroeste donde los migrantes pueden solicitar estas citas a través de la aplicación, una de las cuales está en Arizona.

Los migrantes pueden recibir atención médica en el Centro de Esperanza, un albergue para migrantes en Sonoyta, México.

Opción de aplicaciónEl Puerto de Entrada Dennis DeConcini en Nogales está procesando 60 personas por día, incluyendo feriados y fines de semana, bajo esta exención: 30 por la mañana y 30 por la tarde.

La capacidad de hacer una cita desde una aplicación en lugar de esperar en un puerto de entrada probablemente hará que sea más fácil y seguro para las personas, dice Bonnie Arellano, gerente del programa de supervisión para la admisibilidad de la Oficina de Campo de Tucsón.

“Tener a una madre con tres hijos parada fuera del puerto durante varias horas esperando para venir en comparación con obtener una cita y venir a través de CBP One son dos historias muy diferentes para esa persona”, dijo. “Esto les da la oportunidad de llegar al puerto de manera oportuna, saber que podrán ser recibidos en un momento determinado y tener la oportunidad de contar su historia”.

Como ha sido, las personas y las familias a veces esperan meses en la frontera, en una especie de limbo, con la esperanza de buscar asilo en Estados Unidos mientras viven en condiciones a menudo deficientes y son vulnerables a la explotación.

Permitir que los migrantes soliciten la exención del Título 42 ellos mismos, en lugar de necesitar que un tercero lo haga por ellos, que es como funcionaba antes de este cambio, es un paso en la dirección correcta, dice Joanna Williams, directora ejecutiva de Kino Border Initiative (Iniciativa Fronteriza Kino) una organización binacional que brinda ayuda humanitaria a los migrantes en Nogales, Sonora.

En el pasado, diferentes organizaciones o individuos, como un abogado privado, podían remitir casos para una exención del Título 42 al gobierno de Estados Unidos, a veces dando a aquellos que podían pagar a alguien una ventaja sobre los migrantes más vulnerables.

Pero todavía hay problemas de acceso con el nuevo proceso. La aplicación actualmente solo está en inglés y español, lo que puede limitar quién aplica. El área de Yuma ha visto a personas cruzar la frontera desde 176 países, y una variedad de 200 idiomas.

Otra barrera es el acceso a WiFi y un teléfono celular. Williams dice que incluso los teléfonos celulares menos costosos tienen más probabilidades de tener problemas para navegar por la aplicación.

Algunos migrantes jóvenes juegan con una pelota de voleibol en el patio del Centro de Esperanza.

Cómo se verán los programas aquí La Iniciativa Fronteriza Kino está ayudando a las personas que acuden a ellos en Nogales, Sonora, a navegar por la aplicación, que se lanzó el 12 de enero, dice Williams. Las citas para las próximas dos semanas se abrieron ese día por la mañana, y un número significativo de migrantes pudo obtener una.

Pero aunque Kino proporciona información a los migrantes y cuenta con personal capacitado que puede ayudar, existen preocupaciones para los migrantes en áreas más rurales de la frontera que no necesariamente tienen acceso a la información de manera oportuna, dice Williams.

En cuanto al otro programa, que amplió las expulsiones del Título 42, las primeras 100 personas que son expulsadas de los Estados Unidos cada día a través de la frontera de Arizona son transportadas en autobús a Hermosillo, Sonora, dijo Williams.

Ella está “profundamente preocupada” por la expansión de las expulsiones del Título 42 y está preocupada por las condiciones en las que las personas esperan mientras navegan por esta nueva realidad.

“La administración Biden teóricamente iba a poner fin al Título 42 porque no hay justificación de salud pública para ello”, dijo. “Esto, en cambio, usarlo cada vez más como un enfoque para la gestión de fronteras, es una herramienta insostenible. El Congreso no aprobó esta ley con esta intención. Y, por lo tanto, continúa utilizando un enfoque de vendaje que causa un daño real a las familias que son expulsadas al limbo en México”.

Yuma es una de las áreas de la frontera entre Estados Unidos y México en Arizona que ha visto una gran afluencia de migrantes en los últimos años, a muchos de los cuales se les permitió ingresar al país para esperar un día en la corte para solicitar asilo.

Aarón Flores, codirector del Centro de Esperanza, habla sobre la ropa donada. El refugio es un antiguo hotel que abrió sus puertas en enero de 2018. Los inmigrantes eligen su ropa.

Amanda Aguirre, presidenta y directora ejecutiva del Centro Regional de Salud Fronteriza, que brinda servicios el mismo día a los migrantes, dice que el número de personas a las que están ayudando ha sido enorme, hasta 500 por día.

Más de los servicios que el centro de salud y muchos otros proveedores de servicios para migrantes en los Estados Unidos están proporcionando pueden ser cubiertos por subvenciones, más recientemente financiadas con $800 millones en el proyecto de ley de gastos generales federales, aprobado en diciembre.

Pero es difícil decir si la expansión cambiará la afluencia de personas que ven en Yuma, dice Aguirre, especialmente si los migrantes que solicitan las nuevas vías legales aún llegan a través de los puertos de entrada de Arizona.

“El desafío seguirá ahí”, dijo.

VIDEO EN INGLES: El presidente Joe Biden dijo el jueves que Estados Unidos comenzaría a rechazar de inmediato a los cubanos, haitianos y nicaragüenses que cruzan ilegalmente la frontera desde México, su medida más audaz hasta el momento para enfrentar la llegada de migrantes que se ha disparado desde que asumió el cargo hace dos años. Las nuevas reglas amplían un esfuerzo existente para evitar que los venezolanos intenten ingresar a los EE. UU., que comenzó en octubre y provocó una caída dramática en el número de venezolanos que llegan a la frontera sur.

Contacta a la reportera Danyelle Khmara a dkhmara@tucson.com o 573-4223. En Twitter: @DanyelleKhmara

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News