Skip to main content
You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit
La construcción del muro se detiene en secciones, pero estaba casi terminado en Arizona

La construcción del muro se detiene en secciones, pero estaba casi terminado en Arizona

Archivo.- Excavadora listas mientras el Cuerpo de Ingenieros del Ejército trabaja en el muro fronterizo cerca de Yuma. La mayor parte del dinero presupuestado para el muro proviene del Departamento de Defensa. Foto de diciembre de 2020.

Read in English

Los equipos que pasaron más de un año esforzándose para construir la mayor cantidad posible de muro fronterizo en el sur de Arizona dejaron de trabajar la semana pasada, al menos en algunos lugares, después de que el presidente Biden ordenó una pausa en la construcción.

Como candidato, Biden prometió que “no habrá un pie más” de muro fronterizo construido durante su administración. Horas después de su toma de posesión el miércoles, Biden ordenó a los funcionarios federales que “pausen el trabajo en cada proyecto de construcción en el muro fronterizo sur” lo antes posible y a más tardar siete días después de su proclamación.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército ordenó a los contratistas que “no instalen barreras físicas adicionales” a lo largo de la frontera, según un comunicado del Cuerpo el jueves 21 de enero. Se prohibió a los contratistas hacer cualquier trabajo excepto lo que sea “necesario para, de manera segura, preparar cada sitio para una suspensión del trabajo”.

Si bien los críticos del muro aplaudieron la orden de Biden e informaron paros laborales en varias partes de la frontera de Arizona con México, sus aplausos se produjeron después de que la administración Trump construyó casi todas las 245 millas de muro planificadas para la frontera de Arizona con México. Y la construcción podría comenzar de nuevo después de la revisión de 60 días de los proyectos de muros por parte de la administración Biden.

La valla consta de bolardos de acero de 30 pies de altura llenos de hormigón. Los bolardos miden 6 pulgadas de ancho y están separados entre sí por 4 pulgadas de espacio, lo que permite a los agentes de la Patrulla Fronteriza ver actividad en el lado mexicano de la frontera. La pared está cubierta con placas anti-escalada y los cimientos se extienden de 6 a 10 pies bajo tierra para frustrar la construcción de túneles.

“No es una solución política seria”

En su orden del 20 de enero, Biden dijo que “construir un muro masivo que se extienda por toda la frontera sur no es una solución política seria. Es una pérdida de dinero que desvía la atención de las amenazas genuinas a nuestra seguridad nacional”.

El ex presidente Donald Trump dijo a las multitudes en los mítines que el muro era “como magia”. Los funcionarios de la Patrulla Fronteriza han dicho que el muro ayudará a frenar los intentos de cruzar la frontera ilegalmente y permitirá que los agentes cubran más terreno durante sus turnos. Los agentes le han dicho al Star que las carreteras que forman parte de los proyectos del muro les ayudarán a responder rápidamente a los incidentes en la frontera.

“Detuvo a la mayoría de las personas mayores y a la mayoría de los niños más pequeños. Cuando caminan y ven un muro de 30 pies de alto, los detiene”, dijo el jefe de la Patrulla Fronteriza, Rodney Scott, al Star el otoño pasado. “No siempre detiene al joven de 22 años. No siempre detiene a los súper ágiles. ¿Pero sabes qué? Ahora es una (persona)”, en lugar de grandes grupos que se cruzan juntos.

La semana pasada, la representante Ann Kirkpatrick, una demócrata cuyo distrito incluye parte de la frontera entre Arizona y México, dijo que el muro “siempre ha sido un proyecto de vanidad y un canto de campaña en lugar de un proyecto de infraestructura de seguridad eficaz”.

Desde 2019, el Cuerpo otorgó $4.8 mil millones en contratos, pagados con fondos del Departamento de Defensa, para construir 222 millas de muro en Arizona. Otras 23 millas de proyectos de muros en Arizona fueron financiadas por otros medios, incluidas las asignaciones del Congreso.

A partir del 15 de enero, los contratistas instalaron 226 millas de bolardos en la frontera de Arizona, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, dejando menos de 20 millas aún en construcción. La lista de proyectos de muros del Cuerpo mostró que la instalación de bolardos no estaba completa a principios de la semana pasada en áreas cercanas a Sasabe, Nogales, Naco, la esquina sureste del condado de Cochise y un área pequeña cerca de Yuma.

Más allá de los bolardos de acero, no se espera que la instalación de sensores, luces, cámaras y carreteras, que conforman lo que los funcionarios federales a menudo llaman el “sistema de muro fronterizo”, esté completa para ningún proyecto en Arizona hasta el verano como muy pronto, según al Cuerpo.

¿Cancelar o terminar?

Después de que Biden emitiera su proclamación, los residentes locales y los defensores del medio ambiente se apresuraron a llegar a la frontera para asegurarse de que los contratistas cumplieran.

La actividad de construcción se cerró el jueves, dijo Myles Traphagen, coordinador del proyecto de tierras fronterizas de Wildlands Network, quien se dirigió a un proyecto de muro de 4 millas al este de Nogales. Aún no se habían instalado bolardos en ese proyecto, dijo.

John Kurc, un fotógrafo que ha pasado meses documentando el proyecto del muro en Guadalupe Canyon, en la esquina sureste del condado de Cochise, particularmente el estallido de rocas en los sitios de construcción, dijo que la última explosión que vio fue el miércoles por la mañana.

Laiken Jordahl, activista fronterizo del Centro para la Diversidad Biológica con sede en Tucsón y crítico del muro desde hace mucho tiempo, publicó un video el viernes de un proyecto de muro al otro lado del río San Pedro en el condado de Cochise que muestra que los contratistas habían abandonado el área.

Más tarde, Jordahl publicó un video que muestra la actividad en el sitio de construcción de un muro en el Coronado Memorial, un área montañosa a unas pocas millas al oeste del río San Pedro. Kurc dijo que vio “excavadoras por todo el lado oeste” del monumento el viernes.

El sábado por la mañana, Melissa Owen, que vive cerca de Sasabe, voló en helicóptero sobre los sitios de construcción de muros cercanos. A las 8:40 a.m. del sábado, “estaban tallando activamente las montañas”, dijo Owen. No pudo ver que se instalaran bolardos, pero otros trabajos de construcción parecían continuar “como de costumbre” con camiones, bulldozers, excavadoras y camiones cisterna operando tanto al este como al oeste de Sasabe, dijo.

El Arizona Daily Star se acercó al Cuerpo para aclarar si el trabajo era un trabajo de finalización normal en un sitio de construcción, que la proclamación de Biden parecía permitir, o algún tipo de intento de desafiar la orden de Biden. El portavoz del Cuerpo, Jay Field, reiteró una parte de la declaración del Cuerpo del jueves, diciendo que el único trabajo que se haría en los próximos días sería preparar los sitios para la suspensión del trabajo.

“No estamos instalando barreras físicas adicionales”, dijo Field.

El propietario de la empresa contratante que construye el muro cerca de Sasabe no respondió a una consulta del Star el sábado por la mañana.

Próxima revisión del proyecto

Además de detener la construcción, la orden de Biden también puso fin a la emergencia nacional que Trump declaró en febrero de 2019, que se utilizó para desviar aproximadamente $10 mil millones del Departamento de Defensa para la construcción del muro. Otros $5 mil millones provienen de asignaciones del Congreso, según CBP.

Durante la pausa, los funcionarios de la administración de Biden realizarán una “revisión cuidadosa de todos los recursos asignados o redirigidos para construir un muro fronterizo sur”. Ordenó a los funcionarios que evaluaran la “legalidad de los métodos de financiamiento y contratación utilizados para construir el muro”.

La Corte Suprema está programada para escuchar los argumentos el próximo mes sobre la legalidad de desviar fondos del Departamento de Defensa después de que el Congreso rechazó la mayor parte de la solicitud de financiamiento del muro de la administración Trump.

Los funcionarios pueden hacer excepciones a la pausa en la construcción “para evitar peligros físicos inmediatos” o para garantizar que los fondos asignados por el Congreso “cumplan con el propósito previsto”, según la proclamación de Biden.

Los funcionarios desarrollarán un plan para la “reorientación” de los fondos del muro dentro de los 60 días. Luego deben “tomar todas las medidas apropiadas para reanudar, modificar o terminar proyectos y para implementar el plan”.

El costo financiero de cancelar los contratos aún no está claro. Associated Press citó a un asistente del Senado diciendo que las tarifas se negociarían con los contratistas y que la administración buscaría gastar lo que quedara en usos relacionados en la frontera, como carreteras, luces, sensores y otra tecnología.

Dinah Bear, residente de Tucsón que trabajó para las administraciones demócratas y republicanas durante muchos años en leyes y políticas ambientales, dijo que su “enfoque inmediato” era asegurarse de que los contratistas cumplan con la orden de Biden.

Contacta al reportero Curt Prendergast al 573-4224 o en cprendergast@tucson.com.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News