Court logo

Cuando una maestra de Nogales informó a la policía que alguien había robado la llanta de refacción de su automóvil mientras ella trabajaba, los agentes federales se dieron cuenta de que se había convertido en otra persona que, sin saberlo, caía en un plan de contrabando a gran escala.

Al igual que muchos otros en el área, la maestra frecuentemente cruzaba la frontera entre Estados Unidos y México para ir de su casa en Nogales, Sonora, a su trabajo en Nogales, Arizona. Sus cruces fronterizos habían llamado la atención de los contrabandistas.

Sin que ella lo supiera, los contrabandistas comenzaron a seguirla en el verano de 2017 para asegurarse de conocer sus hábitos de viaje. Pusieron en secreto un dispositivo de rastreo GPS debajo de su automóvil y luego escondieron drogas en su llanta de repuesto, que estaba en el automóvil cuando la condujo a través de la frontera hacia su trabajo. Luego, mientras estaba en el trabajo, los contrabandistas fueron a su automóvil estacionado y quitaron la llanta con las drogas adentro. La habían convertido en una contrabandista involuntaria.

Tres líderes de la red de contrabando se declararon culpables y fueron sentenciados a largas penas de prisión en la corte federal de Tucson, luego de que un juez calificara sus acciones de “despreciables” y dijera que merecían una vida tras las rejas.

El juez Raner C. Collins condenó a Marco Flores Enríquez a 10 años de prisión. Ángel Martínez Figueroa fue sentenciado a aproximadamente nueve años y Eva Martínez Figueroa, residente de Tucsón, a aproximadamente ocho años. Eva Martínez está casada con Flores y Ángel Martínez es su hermano.

El grupo utilizó nueve dispositivos de rastreo GPS en conductores involuntarios, cuyos nombres no se incluyeron en los documentos de la corte, en el transcurso de casi dos años para contrabandear 150 libras de metanfetamina y 15 libras de heroína, según los registros de la corte.

Flores fue acusado de ejecutar el esquema desde Nogales, Sonora. Era el único ciudadano no estadounidense de los tres acusados.

Flores fue arrestado en febrero de 2018 después de cruzar la frontera ilegalmente en un puerto de entrada en Nogales.

Eva Martínez fue acusada de administrar los rastreadores GPS, así como de mantener una casa en Nogales, Arizona, para almacenar drogas.

Se depositaron más de $100,000 dólares en sus cuentas bancarias desde agosto de 2013 hasta diciembre de 2016 de una fuente desconocida.

Ángel Martínez fue acusado de seguir a los conductores involuntarios, tomar las drogas de sus vehículos y entregar las drogas a su próximo destino.

“Tenías personas inocentes arrestadas y acusadas de tráfico de drogas”, dijo Collins.

A lo largo de los años, Collins dijo que había escuchado reclamos de los acusados “una y otra vez” de que no sabían que había drogas en el automóvil. En este caso, los conductores realmente no sabían sobre las drogas y los contrabandistas “se aprovecharon de ellas”, dijo el juez.

Como resultado, es posible que haya alguien en prisión en este momento que no tenía idea de que había drogas en su vehículo, dijo Collins.

“No puedo pensar en nada más despreciable que lo que ustedes hicieron”, dijo Collins.

El fiscal federal Michael Lizano le pidió a Collins que diera largas penas de prisión, diciendo que “este no es el típico esquema de contrabando de drogas”.

Si bien muchos esquemas de contrabando involucran drogas y los efectos “perniciosos” que causan en ambos lados de la frontera, “este caso va más allá de eso”, dijo Lizano.

El gobierno debe enviar un mensaje a los traficantes de que no pueden “victimizar a la comunidad”, dijo Lizano.

“Ya sea en México o en Estados Unidos, la gente común tiene derecho a estar libre de cualquier temor de ser arrastrada involuntariamente al narcotráfico”, escribió Lizano.

Los abogados defensores designados por el tribunal señalaron numerosas cartas escritas a favor de sus clientes.

El abogado defensor Saul Huerta dijo que Angel Martínez tenía un problema de abuso de sustancias y se involucró en el plan de contrabando para pagar a los abogados de inmigración y documentar los honorarios para que su familia pudiera venir a los Estados Unidos. Martínez le dijo a Collins que cometió un “gran error”, pero que solo quería lo mejor para sus hijos.

Eva Martínez “se da cuenta sin rodeos de la estupidez” de sus acciones y lamenta participar en el plan de contrabando, dijo el abogado defensor José Robles.

Martínez le dijo a Collins que desearía poder revertir sus acciones para no ser separada de sus hijos.

El abogado defensor Charles Thomas pidió clemencia para Flores, quien tiene hijos que necesita mantener. Flores le dijo a Collins que no volverá a ofender y que quiere volver con su familia.

Collins dijo que los términos de la prisión fueron un “regalo” y que estaba sorprendido por los acuerdos de culpabilidad ofrecidos por los fiscales.

“Podrían haber puesto a cada uno de ustedes en prisión por el resto de sus vidas y habría estado justificado”, dijo Collins.

Contacta al reportero Curt Prendergast al 573-4224 o en cprendergast@tucson.com