You are the owner of this article.
Siguen liberando solicitantes de asilo en Tucsón

Siguen liberando solicitantes de asilo en Tucsón

READ IN ENGISH

Más de un mes después de que comenzara un nuevo programa de inmigración en la frontera de Arizona con México, los albergues en Tucsón no han visto la esperada caída de solicitantes de asilo.

En cambio, el refugio Casa Alitas en Tucsón estaba lleno con unos 130 solicitantes de asilo de Guatemala, Honduras, El Salvador, Venezuela, México y otros países el 23 de diciembre. Todos los días, las agencias federales aún traen entre 20 y 100 solicitantes de asilo a refugios locales, dijo Teresa Cavendish, directora de Casa Alitas.

El nuevo programa de inmigración, conocido oficialmente como los Protocolos de Protección a Migrantes e informalmente como “Permanece en México”, hace que los solicitantes de asilo esperen en las ciudades fronterizas mexicanas y luego vuelvan a ingresar a los Estados Unidos para audiencias en los tribunales de inmigración.

Algunos solicitantes de asilo en Arizona son transportados en autobús a El Paso y luego llevados a Ciudad Juárez, México, dijeron funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional el 22 de noviembre.

Cuando el programa comenzó en el sur de Arizona, los defensores temían que los solicitantes de asilo se queden en condiciones peligrosas durante meses en Ciudad Juárez, en lugar de pasar unos días en refugios seguros en Tucsón mientras se preparan para viajar a ciudades de todo Estados Unidos.

Un informe reciente de Human Rights First mostró más de 600 informes públicos de violación, secuestro, tortura y otros delitos violentos contra solicitantes de asilo que esperan en las ciudades fronterizas mexicanas.

A excepción de una caída la semana pasada, el número de solicitantes de asilo liberados en refugios en el condado de Pima no había disminuido desde finales de noviembre, según las estadísticas del condado, que financia parcialmente el refugio Casa Alitas en partes no utilizadas del Centro de Justicia Juvenil en East Ajo Way.

“Todavía estamos obteniendo números bastante grandes, a pesar de que tenemos el MPP”, dijo el administrador del Condado Pima, Chuck Huckelberry.

Cerca de 1,500 solicitantes de asilo fueron liberados a Casa Alitas del 13 de noviembre al 8 de diciembre, según los registros del Condado Pima.

Todavía no está claro exactamente cuántos solicitantes de asilo han sido enviados a Ciudad Juárez desde Tucsón, o por qué no se está utilizando el tribunal de inmigración en Tucsón. CBP no respondió a una consulta del Arizona Daily Star sobre el lanzamiento del programa en el Sector Tucsón.

“Nos han hecho saber que algunos se desvían a El Paso”, dijo Cavendish. “No sabemos si eso sucede a diario o simplemente como se presenta la necesidad”.

El número de familias que buscan asilo en la frontera entre Estados Unidos y México alcanzó su punto máximo en mayo, cuando 85,000 miembros de familias que viajaban juntas se entregaron a los agentes de la Patrulla Fronteriza. Desde entonces, muchas menos personas se entregan a los agentes. La Patrulla Fronteriza reportó 9,000 en noviembre.

El Sector Tucsón de la Patrulla Fronteriza es una de las pocas áreas que experimentó un aumento en los últimos meses. Los agentes vieron entregarse a 2,300 miembros de familias en noviembre, frente a 1,900 en septiembre.

Funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional citaron ese aumento en noviembre, diciendo que las familias migrantes habían comenzado a ir a áreas de la frontera donde MPP “tal vez no sea tan fuerte como podría ser”, como Tucsón y el Sector Del Río en Texas.

Hasta ahora, la Iniciativa Fronteriza de Kino, una organización católica que dirige un comedor para migrantes y brinda otros servicios en Nogales, Sonora, ha visto a unas 10 familias o grupos de solicitantes de asilo que pasaron por los Protocolos de Protección de Migrantes en las últimas semanas, dijo Joanna Williams, portavoz de la organización.

“Ya estamos viendo casos de familias que habrían sido liberadas a refugios como Casa Alitas o el Inn, que en cambio son enviadas de vuelta al peligro y a las personas sin hogar”, dijo Williams en una protesta el 16 de diciembre por los Protocolos de Protección al Migrante frente al edificio federal en el centro de Tucsón. El Inn es otro refugio en Tucsón.

“Estarán sin hogar durante las vacaciones a pesar de que tenemos la capacidad de darles la bienvenida aquí”, dijo Williams.

En el refugio Casa Alitas, las familias jugaban, comían y se preparaban para viajar el 23 de diciembre, tal como lo han hecho las familias desde que se abrió el refugio en agosto y antes en el antiguo Monasterio Benedictino en North Country Club Road.

Neptali Martínez, de 25 años, sonrió ampliamente cuando su bebé, Jehú, dijo “papá” por primera vez mientras se sentaban en el refugio. Mientras le daba sopa a su hijo, Martínez dijo que huyeron de Honduras meses antes para escapar de calles peligrosas y una persistente falta de trabajo.

Después de un almuerzo de arroz, frijoles, ensalada y rodajas de sandía, una mujer de Venezuela discutió el colapso de la economía de su país, diciendo que ahora es “peor que Cuba”, y una pareja de Chiapas en el sur de México jugó con su hija pequeña en un caballito que se mece.

Algunos solicitantes de asilo entrevistados nunca habían oído hablar de los Protocolos de Protección de Migrantes, mientras que otros contaron descripciones rápidas del programa.

Una mujer de El Salvador dijo que huyó de su país después de que su hijo fue testigo del asesinato de su padre. Ella y su hijo fueron los únicos de un grupo de casi 20 personas que cruzaron la frontera y que fueron a Tucsón. El resto fue a Ciudad Juárez, dijo.

Cavendish dijo que tuvo la impresión de que los Protocolos de Protección al Migrante “no son aceptados o aceptados universalmente por los agentes en el terreno o no se comprenden completamente”.

Hace unas semanas, una mujer guatemalteca con un bebé de 3 meses cambió su fortuna repetidamente en el transcurso de una sola noche, ya que los agentes de la Patrulla Fronteriza no estaban de acuerdo sobre a dónde debía ir, dijo Cavendish.

La mujer estaba “muy emocionada cuando nos alcanzó, muy asustada”, dijo.

La mujer le dijo al personal del refugio que la noche antes de llegar al refugio estaba bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, dijo Cavendish.

Un agente le dijo que iría a El Paso y redactó los documentos de viaje. Luego, otro agente se acercó y le dijo que no estaba bien, que tenía un bebé con ella y que rompió los documentos que tenía delante, dijo Cavendish.

Poco después, otro agente se acercó y le dijo que ella realmente iría a El Paso. Pero entonces el agente que había roto sus documentos de viaje regresó y le dijo que subiera al autobús a Casa Alitas, dijo Cavendish.

En al menos dos casos en Nogales, Sonora, los solicitantes de asilo fueron enviados a Ciudad Juárez, solo para regresar a Nogales, Sonora, según Williams.

En un caso, una mujer venezolana y su hijo de 4 años terminaron en Nogales, Sonora, dos semanas después de que fueron enviados a Ciudad Juárez, dijo Williams. Fueron agredidos en Ciudad Juárez mientras buscaban un lugar para quedarse, lo que los llevó a regresar a Nogales, Sonora. Cuando subieron a un autobús a Nogales, las autoridades mexicanas amenazaron con deportarlos si no pagaban un soborno, dijo Williams.

Debido a los peligros en Ciudad Juárez, “para ser honestos, creemos que este es el comienzo de muchos viajes de regreso a Nogales”, dijo Williams.

Si el pasado es una guía, los solicitantes de asilo enviados a Ciudad Juárez pasarán meses esperando.

A fines de noviembre, alrededor de 8,300 personas esperaban en Ciudad Juárez su primera audiencia en El Paso, incluidas más de 1,000 personas cuyos casos comenzaron en mayo, según datos compilados por el Centro de intercambio de acceso a registros transaccionales de la Universidad de Syracuse. A lo largo de la frontera, casi 22,000 personas todavía esperan su primera audiencia.

Las primeras audiencias tuvieron lugar en San Ysidro, California, en enero. En los siguientes seis meses, comenzaron las audiencias en El Paso; Calexico, California; Brownsville y Laredo, Texas; y en menor medida en ciudades de todo el país, según los registros de la cámara de compensación. Los Protocolos de Protección de Migrantes comenzaron en Eagle Pass, Texas, en el otoño, pero el Star no encontró registros de audiencias en esa ciudad en los registros de la cámara de compensación.

En toda la frontera, el programa MPP ha visto alrededor de 56,000 casos, según los registros de la cámara de compensación.

El programa aumentó a un pico mensual de 12,500 casos en agosto antes de caer a 3,700 en noviembre.

Contacta al reportero Curt Prendergast al 573-4224 o en cprendergast@tucson.com.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News