Skip to main content
You have permission to edit this article.
Edit
Así se produjo Noche de Fuego, la película mexicana que competirá en los premios Oscar

Así se produjo Noche de Fuego, la película mexicana que competirá en los premios Oscar

  • Updated

El pasado 18 de noviembre, el Teatro Fox de Tucsón fue sede de la premiere en Arizona de Noche de fuego (titulada en inglés Prayers for the Stolen). La cinta de 2021, dirigida por la cineasta Tatiana Huezo, será nada más y nada menos que de la presentación oficial de México para competir en la categoría de Mejor Largometraje Internacional en los Premios Oscar en su 94° edición.

Pero esta no es la primera vez que un trabajo de la cineasta llama la atención; recordemos que otra obra suya, el documental Tempestad (2016), fue la propuesta de México para la categoría de Película en Lengua Extranjera cuatro años atrás.

Noche de fuego ha recibido ya varios reconocimientos internacionales, como una Mención Especial en el concurso Un Certain Regard del Festival de Cannes y el Premio a la Mejor Película Latinoamericana en el Festival de Cine de San Sebastián.

El filme está ambientado en un pueblo solitario enclavado en las montañas mexicanas. La trama sigue a Ana y a sus dos mejores amigas, quienes se apoderan de las casas de quienes ya no están (porque han huido o desaparecido) y se disfrazan cuando nadie está mirando.

En su propio universo impenetrable, abundan la magia y la alegría. Mientras tanto, sus madres las adiestran para huir de quienes pretenden convertirlas en esclavas o fantasmas. Pero un día, una de las chicas no llega a su escondite a tiempo. Es a partir de ese momento que la historia toma un giro inesperado.

Nicolás Celis, quien participó en la multipremiada cinta Roma, de Alfonso Cuarón, es también el productor de Noche de fuego, junto con Jim Stark (Birds of Passage). El guion es una adaptación de la novela homónima de Jennifer Clement, publicada en 2014.

A sus apenas 35 años, Celis puede presumir de un repertorio muy interesante, el cual incluye varias de las mejores cintas mexicanas (y latinoamericanas) realizadas en años recientes.

¿Cómo surge tu afición al cine y cómo comenzaste a participar en la creación de películas?

De niño tuve un accidente donde me atropellaron. Pasé mucho tiempo en la cama de un hospital y con el cine podía viajar a otros mundos. Eso fue a los 9 años. Pronto convencí a mis papás de que me compraran una cámara y comencé a hacer videos de todo tipo: de graduación, de bodas, cosas así. Hasta ganaba algo de dinero. Hacía películas con mis familiares y mis amigos; ese era mi sueño.

Luego intenté entrar a una escuela de cine, pero me rechazaron dos veces. Fue entonces que comencé a trabajar con los estudiantes de cine. No conocía a nadie ni tenía recursos para estudiar en una escuela privada. Pero la verdad tuve mucha suerte. Mi primer corto fue con Lisa Miller, el cual ganó la Palma de Oro en Cannes. Para mí fue como una señal, porque lo primero en lo que participé en forma ganó lo máximo. Ahí descubrí la producción, ayudando en todo lo que podía.

Mi primer largometraje ya como productor fue Somos lo que hay (Jorge Michel Grau, 2010). Por cierto, mi primer documental fue con Tatiana Huezo y se llamó El lugar más pequeño (2011), y ya luego decidí abrir mi productora Pimienta Films.

Has participado en cintas inolvidables y multipremiadas, como Heli, Roma, Pájaros de verano, La región salvaje, todas de excelente manufactura. ¿Cómo fue la experiencia con Noche de fuego en comparación con las demás?

Noche de Fuego es la consolidación de mi trabajo con Tatiana Huezo. Hice El lugar más pequeño y luego Tempestad, con ella, y siento que pude aportar muchas más cosas en su primera película de ficción. Aprendí mucho con Amat Escalante, Jonás Cuarón, Andrés Clarion y por supuesto con Alfonso Cuarón en Roma; me amplió mucho el panorama para contar cosas que me movieran, y más si son desde México. Noche de Fuego es muy ambiciosa como para debutar, porque se hizo con actores naturales, efectos especiales, locaciones complicadas y muchos extras. Creo que crecimos juntos. Aprendí que hacer una película que funciona es lo que te da energía.

¿Cuál fue tu participación en Noche de fuego y cómo fue que te relacionaste con ella?

Jim Stark y yo compramos los derechos de la novela (Prayers for the Stolen). Se la mandamos a Tatiana solo para que nos diera su impresión (era la primera vez que comprábamos los derechos de un libro), pero como vimos su conexión con la historia, pensamos en ella para dirigirla. Le pedimos si la quería hacer, con cierto miedo a que nos rechazara, pero no lo dudó. Eso sí, nos pidió libertad creativa, hacer unos cambios a la historia. Nosotros accedimos, porque confiamos en su mirada.

¿Nos puedes hablar sobre el elenco y cómo se dio el casting?

¡Ah! Es un gran elenco, sobre todo las niñas, y también quienes las encarnaron ya de adolescentes. De verdad que encontramos a sus clones adolescentes. Graciela Luzbeth trabajó conmigo en Roma y ella nos ayudó a encontrar a las actrices y a los extras, ella y Tatiana (la directora). Creo que vimos a más de 800 niñas. Fátima Toledo fue nuestra couch de actores, una talentosísima mujer brasileña que trabajó en Ciudad de Dios, y su trabajo se ve en la pantalla.

¿Cómo describirías a Tatiana Huezo?

Es de las personas más rigurosas que conozco, que se entregan a las películas que hace. Fue toda una capitana en este proyecto, porque dio todo por su visión. Tiene mucha claridad. Es muy sensible y tiene una forma de contar historias muy única, poética y con mucha fuerza. No cuenta sus historias de manera muy obvia, sino como con cierta elegancia y estilo.

¿Cómo fue el rodaje, las locaciones? ¿Nos podrías contar algunas incidencias importantes del rodaje?

Fueron casi 9 semanas de rodaje pero con muchos meses de preparación. Se filmó en la Sierra Gorda de Querétaro y en varios municipios de Hidalgo. No había internet ni señal de celular y estaba como a 10 horas de la Ciudad de México. Fue un rodaje guerrillero, digamos, pero muy grande. Todos fuimos un equipo maravilloso que abrazó la película. Me encanta eso de México, que todos se entregan en cada película. Nos llovía, la neblina era terrible y a veces los extras no llegaban, pero llegaban otros. Fue intenso, pero la comunidad nos apoyó, como actores, quedándonos en sus casas y convivíamos con las familias.

En esta época en donde el mundo ha puesto atención a la violencia de género, ¿cómo crees que Noche de fuego se inserta en esta discusión?

La película llega en un momento en donde este tema está a flor de piel. Nos parecía relevante. No es una cinta aleccionadora, política ni para regañar al público, sino que intentamos ponerte en los zapatos de alguien que tiene otra vida. Queremos que se siga haciendo visible este problema de la mujer.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

  • Updated

Hay diferentes versiones de cómo eran los principales caudillos del movimiento armado de 1910. Esta es una de ellas y los describe como: "el genuino Zapata", "el demócrata Madero", "el adorado Villa", "el inflexible Carranza" y "el poderoso Obregón".  

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News