María Frisby escribe la historia del Moro de Cumpas, el caballo de su papá

María Frisby escribe la historia del Moro de Cumpas, el caballo de su papá

  • Updated

María Frisby Durán es autora del libro “El Moro de Cumpas. Historia de un caballo muy querido”, publicado por la editorial Imágenes de Sonora. Se presenta el 7 de febrero en el Consulado.

El día en que el Moro perdió la principal carrera de su vida ante el Zaino de Agua Prieta “en esa Copacabana”, María Frisby estaba en su casa, en Cumpas, con su mamá y sus hermanos.

Trataban de sintonizar la radio con la señal que escasa e intermitentemente llegaba de Cananea y Agua Prieta.

“Parece que perdió el Moro”, recuerda María, de entonces 10 años, que les dijo su mamá. “Nos fuimos muy tristes a dormir”.

Ese 17 de marzo de 1957 fue solo un día en los 27 años de vida del Moro, pero fue el día que lo inmortalizó. Su historia está plasmada por María Frisby en el libro “El Moro de Cumpas. Historia de un caballo muy querido”, que se presenta el viernes 7 de febrero por la autora y otros invitados en el Consulado de México en Tucsón a las 7:00 p.m.

UN CABALLO MUY QUERIDO

En el rancho Tres Nogales, de Pedro Frisby, padre de María, el Moro era como un miembro más de la familia.

María Frisby, radicada en Tucsón desde 1973 e hija del ganadero Pedro Frisby, de Cumpas, Sonora, presenta su libro “El Moro de Cumpas. Historia de un caballo muy querido” el 7 de febrero en el Consulado de México en Tucsón, a las 7:00 p.m.

“Mi papá lo quiso mucho”, dice María, de 72 años. “Lo quería como garañón. Batallaron para amansarlo, era un caballo muy brilloso, muy inquieto. Se alborotaba con el bullicio de la gente”.

El abuelo de María compró al Moro siendo apenas un potrillo de un año y medio en el rancho El Portón, del municipio de Magdalena, Sonora, pero le pasó el caballo a su hijo Pedro.

“Mi papá no lo quiso capar”, recuerda María, la segunda de seis hijos del matrimonio entre Pedro Frisby Villa y María Dolores Durán Meza. “Mi papá se encargó de amansarlo y cuidarlo con calma y se dieron cuenta de que corría muy ligero”.

Pedro Cruz, entrenador del caballo, se lo llevó a Agua Prieta para entrenarlo y conseguirle carreras. Según María, el Moro corrió en total 14 grandes carreras; perdió cuatro.

La historia del Moro de Cumpas se convirtió en corrido, película y ahora en un libro publicado por María Frisby, hija de Pedro Frisby, dueño del caballo.

El jinete que lo corrió en la icónica carrera, ‘Chendo’ Valenzuela, era un vaquero del rancho Tres Nogales, donde María nació y que sigue siendo propiedad de la familia Frisby en Cumpas.

LA CARRERA

En su investigación de casi cuatro años, María, radicada en Tucsón desde 1973, entrevistó a familiares y conocidos y recopiló toda la información que pudo sobre el Moro y la carrera en Agua Prieta.

María logró conversar con Trinidad “Trini” Ramírez, el jinete del Relámpago de Agua Prieta, el caballo que "arriba de medio taste, dejaba al Moro pa'trás". Lo visitó en su domicilio en Safford, Arizona, en 2017. “Trini tenía 93 años y una memoria lúcida”, dice María. Trini Ramírez falleció en 2018.

El Zaino de Agua Prieta, como también se le llamaba al Relámpago, era de Rafael Romero, propietario de Copacabana Club, el famoso centro nocturno frente al que se realizó la carrera.

Otra de las muchas entrevistas importantes para este libro fue la que María le hizo a Eleuterio Núñez, uno de los corredores del Moro. “Él me confirmó que se hicieron otras dos carreras entre el Moro y el Zaino”, dice María. “La segunda la volvió a perder el Moro, se tropezó. Y la tercera la ganó”. Núñez también falleció antes de que el libro se publicara.

María Frisby Durán es autora del libro “El Moro de Cumpas. Historia de un caballo muy querido”, publicado por la editorial Imágenes de Sonora. Se presenta el 7 de febrero en el Consulado.

Dedicada por más de 40 años a la venta de seguros para negocios en Tucsón y Nogales, María encontró en su investigación cuatro versiones de por qué el caballo blanco que, como dice la canción, “se miraba tan bonito”, perdió la carrera contra el Zaino.

“Yo pongo en el libro las cuatro versiones de por qué perdió. Que cada quien escoja”.

El libro incluye un capítulo dedicado a narrar cómo “mucha gente que solo tenía un caballo o una montura lo apostó y lo perdió todo” en la carrera en Agua Prieta, dice María, “así, tal y como se narra en la película y en el corrido, que estuvieron muy bien hechos”.

El corrido, escrito por el aguapretense Leonardo Yáñez ‘El Nano’, “cayó en manos del ‘Sahuaripa’ (Gilberto) Valenzuela, que se lo llevó a México y se lo presentó a Rubén Fuentes (había sido violinista del Mariachi Vargas de Tecalitlán). Él le dio los últimos toques”, afirma la autora.

Después, además del "Sahuaripa" el tema fue interpretado por Antonio Aguilar -quien protagonizó la película filmada cerca de Tecate, Baja California-, así como por Vicente Fernández, Chayito Valdez, Lucha Villa y La Original Banda El Limón, entre otros.

“Pero lo que inmortalizó la carrera”, dice María, “fue el periódico El Sol, que al siguiente día puso en letras grandes que perdió el Moro de Cumpas”.

Pedro Frisby montando su querido caballo el Moro. María Frisby, hija de Pedro Frisby, escribió el libro “El Moro de Cumpas. Historia de un caballo muy querido”.

El libro de 15 capítulos y casi 200 páginas, a la venta en las carnicerías El Herradero y en Antigone Books en Tucsón, y próximamente en Amazon, dice María, aborda también la historia de los caballos de carreras, del pueblo de Cumpas y del origen de la familia Frisby.

“Yo quería escribir un libro sobre mi familia, pero entre más investigaba, todo iba y paraba en el Moro", confiesa María. "Fue como el hijo mayor de mi papá”.

Pedro Frisby falleció repentinamente en diciembre de 1972, víctima de un ataque cardiaco, a los 51 años. Dos meses después, el 23 de febrero de 1973, el Moro, viejo y enfermo, fue sacrificado.

Monumento dedicado a El Moro en Cumpas, Sonora. El caballo era propiedad del padre de María Frisby, Pedro Frisby. Se hizo inmortal en la carrera contra el Zaino de Agua Prieta en 1957.

Contacta a Liliana López Ruelas en llopez@tucson.com o al (520) 807=8479.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

  • Updated

Mezclando realidad y ficción, en "Los dos papas" conocemos de manera íntima el pensamiento de Benedicto XVI y de Francisco. La cinta es un producto realmente interesante, entretenido y en varios momentos emotivo.

La familia Chacón, productora de bacanora en el pueblo con el mismo nombre en Sonora, ofreció una degustación de sus productos en El Crisol Bar en Tucsón, donde cada jueves puedes conocer un poco más de las bebidas tradicionales de agave.

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News