El hermosillense César Salazar lleva a Tucsón en un lugar especial de su corazón, pues fue aquí donde logró destacar con los Arizona Wildcats y consiguió su firma con los Astros Houston. , organización con la que juega en ligas menores.

En Tucsón, César Salazar es recordado principalmente por el hit de la victoria que dio a los Arizona Wildcats el pase a la Serie Mundial Colegial en 2016; fue así como los Wildcats tuvieron la participación 17 en ese torneo que han ganado cuatro veces.

Tan pronto Salazar se cubrió de gloria con ese imparable de oro y se convirtió en noticia en México, el equipo con más títulos en el beisbol invernal azteca, los Naranjeros de Hermosillo, lo protegió como primera firma.

Dos años después hubo otro equipo que seleccionó a César, esta vez ya un club de la Major League Baseball, el sueño de todo beisbolista. Y vaya club el que lo buscó, ni más ni menos que los Houston Astros, quienes habían ganado la Serie Mundial de la MLB el año previo.

Entre el verano de 2016 y el verano de 2018 hubo momentos muy emocionantes para César, un receptor que tira a la derecha y batea a la zurda. Justo después vino la primera experiencia en la Liga Mexicana del Pacífico, otro de sus grandes sueños.

TAN CERCA Y TAN LEJOS

“Se las puse fácil”, dijo Salazar cuando confirmó lo que tardan sus padres en llegar de su casa al Estadio Sonora de Hermosillo, viven a solo 10 minutos, muy distinto a cuando viajaban cada dos semanas de Hermosillo a Tucsón mientras jugaba con los Arizona Wildcats y que hacían más o menos cuatro horas y media de trayecto.

“Allá tuve (en los Wildcats), no quiero decir la fortuna, porque fue a base de todo el trabajo que puse, la titularidad desde mi primer año, así es que ellos (sus padres) ya sabían que iba a jugar yo. Normalmente jugábamos un fin de semana en casa y otro en gira. Iban cada dos semanas, viernes, sábado y domingo”, platicó el receptor hermosillense.

César le da mucho crédito de su paso por Tucsón a un ex lanzador de la Liga Veracruzana y Norte de Sonora, su nombre: Luis Valenzuela, una persona clave para él. Lo conoció en Nogales cuando César tenía apenas 12 años de edad, lo guió por varios años, principalmente cuando participaba con los “travel ball teams”, mientras estudiaba en Sahuaro High School.

“Íbamos a Phoenix, a California, y ahí en esos juegos es donde más visores hay, de hecho”, platica el actual prospecto de los Astros que en ese entonces tenía acercamiento de varias instituciones educativas que le ofrecían una beca deportiva. Lo convenció la Universidad de Arizona.

JUGAR EN MÉXICO

En los súper regionales, el paso necesario para avanzar a la Serie Mundial Colegial, fue donde le tocó a Salazar conectar quizás el hit más importante que ha dado hasta ahora, lo hizo como jugador universitario de primer año.

“Estábamos en Mississippi, había 18 mil personas viéndonos”, recuerda. Le preguntamos si es el partido con más gente que ha jugado, “en la Serie Mundial Colegial me tocó 28 mil personas, nosotros estuvimos en el primer juego de noche del torneo y nos tocó 28 mil”, respondió.

Ahora participa en el Estadio Sonora de Hermosillo, que tiene capacidad para aproximadamente 16,500 aficionados.

“La mejor atmósfera que me ha tocado ha sido aquí (en la LMP), porque aquí la gente es, digamos, más brava”, resaltó Salazar.

Foto por Priscila Mungarro / Naranjeros de Hermosillo

César Salazar está gozando la oportunidad de ser el receptor con su propio equipo, los Naranjeros de Hermosillo, mientras sigue trabajando por su sueño de llegar a Grandes Ligas.

“Por lo pronto, estoy viviendo mi primer sueño, hasta que con el favor de Dios un día llegue a Grandes Ligas” dijo Salazar. “Estar en presencia de jugadores que ya han estado donde yo quiero llegar, aprendiendo de ellos, ver cómo trabajan, eso me motiva más a seguir trabajando, a seguir aprendiendo, prende más la llama”.

El receptor de los Naranjeros se refiere al mánager Vinicio Castilla y a los coaches que tiene en Hermosillo, como Erubiel Durazo, Elmer Dessens, Gerónimo Gil y Maximino León, todos con experiencia en la MLB.

Debido a una lesión que tuvo en el verano, había la posibilidad de que los Astros no lo dejaran jugar en invierno, pero el propio César Salazar se movió para recibir el permiso.

LOS ASTROS

Con todo y las acusaciones de hacer trampa que se han hecho últimamente a los Houston Astros, organización que ha estado en dos de las tres últimas Series Mundiales de la MLB, ganando el título de 2017, es fascinante lo que han hecho, mejorando a muchos peloteros que han pasado por ahí.

César Salazar ya experimentó todo ese trabajo en las Ligas Menores de los Astros y puede confirmar que es fascinante. “Llego al campo de beisbol, y haz de cuenta que estoy en una clase de universidad. Es mucha analítica, mucho estudiar, yo como cátcher me ponen a estudiar al equipo contrario”, dijo.

También tienen un aparato en el bate que monitorea el swing. “Haces un swing mal, te sacan el ipad y te muestran por qué lo hiciste mal... El cansancio mental es mucho mayor, pero es lo que los hace exitosos; a mí me ha ayudado mucho”, reflexionó César.

No hay duda de que con Astros y Naranjeros, y su paso por la Universidad de Arizona, César Salazar está creando sólidos cimientos para su carrera profesional.

Oscar “El Buki” Soria es cronista en español de los Arizona Diamondbacks y de los Naranjeros de Hermosillo. Contáctalo en oscsoria@aol.com.