War Party Pro

El director de la película “El Chicano”, Ben Hernandez Bray, con la actriz mexicana Kate del Castillo que aparece en el nuevo filme.

La euforia que ha causado Marvel está lejos de terminar; el cine de superhéroes da demasiado dinero como para dejar de explotarlo. Por lo anterior, espere ver más entregas de superhéroes (omita a Iron Man y Captain America) que buscarán transformarse en lucrativas franquicias.

¿Por qué lo digo? Fíjese usted: su producto estrella, titulado Avengers: Endgame (Anthony y Joe Russo, 2019), ya superó las ganancias en taquilla de Titanic (James Cameron, 1997) y está a punto de igualar (y quién sabe si rebasar) el récord de la imbatible Avatar (2009), también de Cameron.

Es tanta la influencia del cine de estos encapuchados, que incluso cintas de distinta envergadura y temática quieren colgarse de esta tendencia. Un ejemplo es El Chicano (Ben Hernandez Bray, 2018), una cinta que desarrolla su historia en el ambiente hispano de los barrios de Los Ángeles.

La trama nos presenta al detective Diego Hernández (Raúl Castillo), un agente de la policía de Los Ángeles al cual asignan para investigar un caso muy importante y, sobre todo, peligroso. Sucede que un cartel violento se ha dado gusto en hacer de las suyas en estas zonas en donde predomina la población hispana, la cual no se siente a salvo a causa de la inseguridad que esta organización criminal ha traído hasta sus hogares.

En su investigación, Diego descubre que estos individuos están relacionados directamente con la muerte de su hermano, el cual supuestamente cometió suicidio.

Total que ahora que su investigación ha arrojado cierta luz al caso y que es obvio que la presencia de estos desalmados criminales amenaza con devorar las calles, el detective se ve obligado a aplicar una solución bastante extrema.

Sucede que por mucho tiempo se supo de la presencia de un enigmático personaje que solía salir a las calles para enfrentar a los maleantes con la cara cubierta y a bordo de una motocicleta. La leyenda cuenta que este individuo, conocido como El Chicano, era una mezcla de superhéroe y vigilante que solía hacer justicia con su propia mano, actuando como juez y ejecutor de cualquier sujeto que amenazara la paz de su gente.

Orillado por la situación debido a que desde la ley no puede hacer nada al respecto, decide asumir la identidad de este enmascarado justiciero para salir a las calles y repartir justicia y, de pasada, buscar venganza de quienes considera son los culpables de la muerte de su hermano.

La cinta tiene un sabor muy parecido al de The Punisher (también personaje de Marvel), otro justiciero que aplica la ley a rajatabla y sin buscar detener a los delincuentes para que el sistema los juzgue, sino liquidarlos según se los va topando.

El filme también se enfoca en contar el camino opuesto que siguen dos amigos de la infancia. Por un lado está Diego, quien salió de las violentas calles para convertirse en un agente de la ley; por el otro está un cruel sicario interpretado por David Castañeda (famoso por la serie The Umbrella Academy), a quien tendrá que enfrentar para lograr dos cosas: limpiar finalmente las calles de violencia y vengar la muerte de su hermano.

El guion fue coescrito por Joe Carnahan, quien ha adquirido fama en el cine de delincuentes con trabajos como Smoking Aces, Narc, The Grey, The A-Team o Streach, cintas en donde los personajes se mueven en ambos lados de la ley: como policías (muchas veces corruptos) que intentan atrapar a criminales o éstos intentando eludirlos.

Completan el elenco José Pablo Cantillo como el detective Martínez, George López en el papel del capitán Gómez y hasta la mexicana Kate del Castillo.

Hasta la próxima.