Skip to main content
You have permission to edit this article.
Edit
Suspenden los $300 extra por desempleo en Arizona

Suspenden los $300 extra por desempleo en Arizona

  • Updated

Doug Ducey, gobernador de Arizona, dijo que el estado invertirá los recursos en motivar a la gente a trabajar, en lugar de pagarles por no trabajar.

Read in English

PHOENIX—El gobernador Doug Ducey ordenó eliminar a partir del 10 de julio el pago adicional de $300 a la semana en beneficios federales por desempleo, en un intento por ayudar a los empleadores, particularmente en la industria de restaurantes y hotelería, para encontrar a más personas dispuestas a trabajar por lo que están pagando.

Sin embargo, los actuales beneficiarios del seguro de desemleo recibirán un bono único de $2,000 si aceptan un trabajo de tiempo completo antes del 6 de septiembre. Además, el estado está ofreciendo asistencia para el cuidado de niños e incluso un semestre de inscripción a un colegio comunitario para aquellos que regresan al trabajo.

“En Arizona vamos a utilizar dinero federal para alentar a la gente a trabajar... en lugar de pagarle a la gente para que no trabaje”, dijo el gobernador en un anuncio en video el jueves 13 de mayo.

La medida afecta de manera más inmediata a más de 200,000 arizonenses que califican para los $300 adicionales por semana asignados actualmente por el Congreso para ayudar a los afectados por el COVID-19.

En realidad, este es el segundo movimiento del gobernador en menos de dos semanas para obligar a las personas a volver a la fuerza laboral.

El reciente pacto de juego con el Gobernador confirma que a la tribu Pascua Yaqui se le permitirá construir el que sería su tercer casino. Estaría al oeste de la Interestatal 10 a lo largo de West Grant Road, pero aún faltan procesos de aprobación.

A principios de este mes, el gobernador anuló una orden que había firmado en marzo de 2020 que suspendía los requisitos de búsqueda de empleo que normalmente forman parte de la capacidad de las personas para cobrar beneficios. Eso se basó en no querer obligar a las personas que estaban infectadas con COVID-19, o que estaban cuidando a otras personas con el virus, a salir a buscar incluso cuando la pandemia estaba en pleno apogeo.

Ahora, a partir de la semana del 23 de mayo, cualquier persona que desee conservar los beneficios por desempleo deberá volver a ponerse en contacto con posibles empleadores al menos cuatro días a la semana.

La posición de Ducey, según el asistente de prensa C.J. Karamargin, es que hay muchos puestos de trabajo y pocas razones para que la gente cobre beneficios. Más concretamente, dijo que los restaurantes y hoteles están batallando para encontrar trabajadores.

“La industria de la hospitalidad en Arizona, una parte fundamental de nuestra economía, fue quizás el sector más afectado”, dijo Karamargin.

“No pueden encontrar suficientes trabajadores para los trabajos que tienen que cubrir”, continuó. “Y este plan tiene como objetivo ayudarlos a cubrir esos puestos”.

Pero Karamargin dijo que esto se extiende a otros sectores de la economía donde los empleadores tienen problemas para encontrar trabajadores.

Junto a eso está la creencia del gobernador de que hay aquellos para quienes los beneficios totales -el máximo de $240 por semana pagado por el estado más los $ 300 adicionales- proporcionan un freno para salir y buscar un trabajo. Lo que reciben equivale a 13.50 dólares la hora, antes de que se deduzcan los impuestos.

Por el contrario, el salario mínimo estatal es de $12.15 la hora; los restaurantes pueden pagar $3 menos por hora si las propinas que reciben los meseros los reducen al mínimo.

Steve Churci, presidente de la Asociación de Restaurantes de Arizona, dijo que hay establecimientos de todos los tamaños que están “listos para contratar nuevos empleados y expandir sus equipos”. Y dijo que la situación ahora es muy diferente a la del año pasado.

“Millones están vacunados, sabemos cómo mantener seguros a los clientes y al personal, y la gente está lista para comer en los restaurantes nuevamente”, dijo Chucri. “Los restaurantes deben asegurarse de tener suficiente personal para satisfacer la demanda, pero muchos están luchando para cubrir puestos”.

Eso, sin embargo, aún deja la pregunta de si el problema son los salarios subyacentes, y si se resolvería simplemente pagando más.

En la industria de los restaurantes, por ejemplo, los datos de la Oficina de Oportunidades Económicas del gobernador muestran que el salario promedio de los trabajadores de comida rápida y mostradores en Arizona varía de $12.15 por hora a $13.42. Y los cocineros de restaurantes ganan entre $12.44 y $15.38 la hora.

“Esa es una pregunta justa”, dijo Chucri a Capitol Media Services, pero también señaló que esos números prepandémicos ya no reflejan lo que ofrece la industria.

“Estamos pagando mucho más de lo que pagaríamos normalmente”, dijo Churci.

“Buscamos lavaplatos que ganen 25 dólares la hora”, dijo. “McDonald’s está pagando $50 solo para presentarse a una entrevista”.

Y aun así, dijo, los restaurantes todavía tienen problemas para encontrar trabajadores.

Chucri admitió que parte del problema que tiene la industria no tiene nada que ver con que la gente decida que prefiere cobrar los beneficios por desempleo.

“Hay personas que han cuidado o están cuidando a pacientes con COVID, miembros de la familia, que tienen que estar allí”, dijo. Y hay otras razones.

“Algunos en la fuerza laboral de los restaurantes dijeron: ‘¿Sabes qué? No quiero ser tan vulnerable en el futuro si otro COVID ataca, o si el COVID regresa con fuerza no quiero estar en la misma situación “, dijo Chucri. “Así que se han dedicado al cuidado de la salud, se han adentrado en una profesión diferente”.

Entonces, en esas circunstancias, la decisión del gobernador de recortar los beneficios por desempleo no marcará la diferencia.

Pero Chucri señaló que hay situaciones en las que la maniobra de Ducey será importante.

“Sé con certeza que algunas personas que están desempleadas prefieren quedarse en casa y no regresar a trabajar porque están ganando quizás un poco por debajo—y en algunos casos, por encima—de lo que estaban ganando”, comentó.

De todos modos, dijo Chucri, se trata de algo más que solo la industria de los restaurantes, y señaló que los minoristas también están teniendo problemas para encontrar ayuda.

La gran ventaja de todo esto es el bono de $2,000 para aquellos que actualmente están recibiendo beneficios y que regresan a trabajar antes del Día del Trabajo. Para aquellos que toman trabajos de medio tiempo, el bono es de $1,000.

Pero tienen que trabajar al menos ocho de las siguientes 10 semanas para calificar.

También existe la promesa de un solo semestre de matrícula en el colegio comunitario junto con dinero en efectivo para ayudar a quienes no tienen un diploma de preparatoria para prepararse para su examen de GED.

Además de eso el estado proporcionará cuidado infantil subsidiado para aquellos que regresen al trabajo si ganan $25 la hora o menos.

Los legisladores de Arizona están considerando una legislación, respaldada por la comunidad empresarial, para aumentar ese beneficio estatal máximo. Esos $240 a la semana no solo son los segundos más bajos del país -solo Mississippi paga menos-, sino que no se han recaudado en 17 años.

Pero esa legislación se ha estancado en medio de diferencias entre las versiones de la Cámara y el Senado: la primera moviendo el límite a $320 por semana, y el senado, a $300. Eso deja la pregunta de si cualquiera de las versiones puede promulgarse antes de que esos $300 adicionales expiren el 10 de julio.

Y eso supone que el gobernador está de acuerdo. Ducey se ha mostrado reacio, incluso, en aumentar el beneficio estatal básico, a pesar de que no se paga a través de impuestos estatales.

En cambio, los pagos se financian mediante un impuesto que los empleadores pagan sobre los primeros $7,000 del salario de cada trabajador. El costo promedio, según DES, es de $160 al año por empleado.

El anuncio del gobernador también se produce cuando la tasa oficial del estado de desempleo ajustada estacionalmente es de 6.7%. Si bien eso está por debajo del máximo del 14,2% que alcanzó hace un año, sigue siendo más alto que la cifra prepandémica del 4,7%.

Ducey no es el primer gobernador republicano en realizar este movimiento. Al menos otros nueve ya han hecho lo mismo.

No obstante, el presidente Joe Biden, a principios de esta semana, rechazó la idea de que los beneficios federales mejorados son la razón por la que algunas personas no regresan al trabajo.

Traducido por La Estrella de Tucsón.

Tags

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News