Skip to main content
You have permission to edit this article.
Edit
Un nuevo casino está por construirse al oeste de Tucsón

Un nuevo casino está por construirse al oeste de Tucsón

También se abrirían las apuestas deportivas en Arizona

  • Updated

PHOENIX—Las tribus de Arizona obtendrán al menos cuatro nuevos casinos, posiblemente uno de ellos en Tucsón, junto con más máquinas tragamonedas, más juegos de azar y el derecho a realizar apuestas en una categoría completamente nueva de deportes profesionales y aficionados.

El nuevo pacto confirma que a la tribu Pascua Yaqui se le permitirá construir el que sería su tercer casino. Estará al este de la Interestatal 10, sobre West Grant Road. Eso primero requiere que la tierra que alguna vez albergó una sala de cine de múltiples pantallas sea adquirida en fideicomiso por la tribu y una ley del Congreso para que sea elegible para los juegos.

“Estamos muy contentos de haber podido negociar el nuevo pacto y extenderlo hacia el futuro”, dijo Peter Yucupicio, presidente de la tribu Pascua Yaqui, en un comunicado preparado.

“La aprobación del nuevo pacto de juegos y la capacidad de realizar apuestas deportivas será un gran beneficio para la tribu Pascua Yaqui, sus miembros y empleados”, dijo.

El casino dice que espera agregar puestos de trabajo a medida que avanza para ofrecer opciones de juego expandidas. Además, la tribu dijo que planea convertir su Paradiso Lounge en una casa de apuestas en la propiedad, dijo en un comunicado de prensa.

“Estamos muy emocionados de poder ofrecer estos nuevos juegos y apuestas deportivas a nuestros huéspedes”, dijo Kimberly Van Amburg, directora ejecutiva de Casino Del Sol. “Esperamos implementar estas nuevas ofertas en los próximos meses”.

Solo el principio

Los pactos firmados el jueves 15 de abril por los líderes tribales y el gobernador Doug Ducey muestran que podría haber al menos cerca de 6,300 terminales de videojuegos adicionales permitidas en el estado para atraer a los arizonenses a los casinos de las reservas. Eso se suma a las 13,640 que el Departamento de Juegos del estado dice que están en funcionamiento.

De hecho, ya hay cerca de 20,500 ya autorizados, y el saldo aún no está en uso.

Eso es solo el comienzo.

El acuerdo permite un aumento automático cada dos años de otros aproximadamente 570 dispositivos. Y las tribus que no pueden usarlos, ya sea por falta de necesidad o porque están demasiado lejos para atraer a los jugadores, pueden ganar dinero transfiriéndolos a casinos en áreas más urbanas.

Y hay más:

Podría haber miles de mesas adicionales para blackjack y póquer.

Las tribus ahora podrán ofrecer craps, ruleta y baccarat, así como sic bo, un juego de azar con tres dados, además de una versión de pai gow.

Y las tribus podrán realizar apuestas en eventos deportivos profesionales y universitarios, así como en ligas de deportes de fantasía.

Lo que el estado obtiene a cambio es una parte de las ganancias.

$102 millones a Arizona

Para el año fiscal más reciente, las tribus informaron ingresos brutos del juego de más de $2 mil millones. Esa es la diferencia entre las ganancias y las pérdidas de los juegos, pero antes de deducir los costos y gastos.

De eso, contribuyeron con $102 millones al estado. La mitad se destina a educación, una cuarta parte a servicios de emergencia y trauma, y el resto se divide entre la conservación de la vida silvestre y el turismo.

Las ciudades obtuvieron otros $13 millones.

No hay estimaciones de cuánto podría aumentar con todas las nuevas formas de juego y los nuevos casinos y máquinas.

Pero el estado está obteniendo algo más en el trato: el mismo derecho que tienen las tribus para realizar apuestas en eventos deportivos y deportes de fantasía. La legislación también aprobada por el gobernador el 15 de abril permitirá que cada franquicia deportiva realice apuestas en todos y cada uno de los eventos deportivos tanto dentro de sus instalaciones como en sitios remotos dentro de un cuarto de milla.

Tal juego fuera de la reserva está excluido bajo los términos del pacto existente aprobado por los votantes en 2002. Los partidarios dijeron que la participación del estado en esto podría generar más de $100 millones al año.

Un “unicornio más singular”

En una ceremonia de firma el jueves, Ducey dijo que las negociaciones han estado en curso durante cinco años, ya que tanto las tribus como el estado se dieron cuenta de que esos pactos originales, válidos por hasta 20 años, comenzarían a vencer a principios de 2023.

“Las naciones tribales buscaron certeza para planificar el futuro”, dijo Ducey.

Stephen Rae Lewis, quien fue uno de los líderes tribales en las conversaciones, dijo que estas no eran negociaciones simples. Comenzó, dijo, con la necesidad de generar confianza entre las tribus y el estado.

“Discutimos antes de acordarnos, y luchamos antes de encontrar nuestro término medio”, dijo. “Pero aquí estamos hoy, celebrando el unicornio más singular (uso ese término en la vida política), una verdadera victoria para todos nosotros”.

Pero Lewis reconoció que había otro obstáculo: llegar a un acuerdo entre las propias tribus.

Algo de eso se relaciona con los malos sentimientos después de que Tohono O’odham Nation, con sede cerca de Tucson, usó una disposición en el pacto de juego original para construir un casino cerca del estadio Arizona Cardinals en el extremo occidental de Glendale. El casino los puso en competencia con las tribus del condado de Maricopa por los clientes de juegos. Lewis, cuya tribu fue la más afectada por la maniobra, e incluso presentó una demanda en un esfuerzo infructuoso para bloquearla, dijo que tomó tiempo reconstruir la confianza.

Esta vez, sin embargo, los ayudantes del gobernador prometieron que este nuevo acuerdo no tiene sorpresas sobre dónde pueden aparecer nuevos casinos.

Pero despeja el camino para que Tohono O’odham construya otro casino cerca de Glendale, este cerca de Loop 303 y Northern Parkway.

El nuevo pacto también permite a la comunidad indígena del río Gila abrir un cuarto casino en tierras de reserva, aunque Lewis se negó a proporcionar detalles sobre dónde podría ir. Y la Nación Navajo podrá construir un nuevo casino al norte de Flagstaff en la autopista 89.

Más oportunidades de juego

No son solo las nuevas máquinas de juego las que crearán más oportunidades para que las personas ganen o pierdan dinero.

Se contemplan al menos dos nuevos casinos más: uno en la comunidad indígena Salt River-Pima Maricopa y otro en la nación Fort McDowell Yavapai, pero solo si ambas tribus están de acuerdo.

Dejando a un lado el número de casinos, el acuerdo prevé que cada casino tribal tenga al menos 100 juegos de mesa, ya sea para blackjack o póquer, más en áreas urbanas. Ese es un cambio significativo: el Departamento de Juegos informa que los 24 casinos juntos tienen un total de solo 288 mesas de blackjack y 144 mesas de póquer.

Las tribus Hopi, San Juan Southern Paiute y Yavapai-Prescott aún no han firmado los pactos. Los dos primeros no realizan juegos, sino que pueden proporcionar su asignación a otros; el tercero opera el Bucky’s Casino y el Yavapai Gaming Center. La oficina del gobernador no explicó el motivo.

Lo que Ducey y los líderes tribales escribieron el jueves está muy lejos de los primeros días de los juegos tribales.



Años de litigio

En 1991, Linda Akers, entonces fiscal federal de Arizona, envió agentes del FBI a cinco tribus para confiscar cientos de máquinas de juego. Dijo que la falta de un pacto con el estado hizo que sus actividades fueran ilegales.

Fife Symington, gobernador en ese momento, se opuso originalmente a los juegos tribales. Pero finalmente negoció los pactos legalmente necesarios.

Sin embargo, en 2001, un juez federal concluyó que las máquinas tragamonedas, los juegos de blackjack y los concursos de keno son ilegales en Arizona, incluso para organizaciones benéficas. Eso llevó a que los votantes aprobaran una medida en 2002 para permitir específicamente los juegos tribales.

En él, las tribus ofrecían al estado una parte de las ganancias. A cambio, las tribus tendrían el derecho exclusivo de operar juegos de casino, aunque se permitirían ciertas formas de juego de caridad.

Fue en esa elección donde Jane Hull, entonces gobernadora, aseguró a los votantes que el acuerdo no resultaría en nuevos casinos en el área de Phoenix.

Solo más tarde se descubrió que se había insertado una disposición que permitía nuevos casinos en cualquier propiedad que una tribu adquiriera como resultado de resolver un reclamo con el gobierno federal. Y eso se aplicaba únicamente a la Nación Tohono O’odham, que había sido compensada después de que un proyecto de represa federal inundó propiedades tribales cerca de Gila Bend.

Años de litigios que involucraron al estado y la ciudad de Glendale terminaron a favor de la tribu. Y la ciudad finalmente llegó a un acuerdo financiero con la tribu, abandonando sus disputas legales a cambio de $ 25 millones durante las próximas dos décadas.

Se llegó a un acuerdo similar entre la tribu y Glendale para despejar el camino para ese nuevo casino cerca del Loop 303.

Los funcionarios de la ciudad dijeron que incluye un pago único de $ 400,000 este año. Luego, una vez que comience el juego, la tribu proporcionará $ 1 millón al año durante 20 años. Incluye una escalada anual del 2%.

Traducido por La Estrella de Tucsón.

Tags

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

  • Updated

No es momento de tirar la toalla y desconfiar de los avances científicos. Es mejor preguntar e informarse, que no vacunarse por falta de datos o por desinformación. Columna del cónsul adscrito de México, Enrique Gómez Montiel.

  • Updated

Para los que hemos migrado de un país a otro, esa sensación es todavía más intensa, una melancolía que se administra, pero nunca desaparece.

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News