Dos designados por Trump para posiciones importantes en el Buró del Censo son el motor del esfuerzo para determinar quiénes están ilegalmente en el país. Otros funcionarios del buró temen que información incompleta pueda ser malinterpretada, mal usada o perjudicar la reputación de la oficina.