Skip to main contentSkip to main content
You have permission to edit this article.
Edit

Estos programas de mejora de vivienda cambian la vida de algunos tucsonenses

  • Updated

En 2005, Judy Olsen se mudó de Illinois a Tucsón. Allí hacía frío y nevaba, y su hijo estudiaba en la Universidad de Arizona. Mejor aquí que allá, razonó.

Compró una casa, unas cuadras al oeste de Reid Park, se instaló y comenzó una nueva vida. Pero con el paso de los años, comenzaron a surgir algunos problemas en la casa, que tenía más de 50 años. Hizo algunas reparaciones menores pero, debido a sus bajos ingresos, algunos pequeños problemas con su casa se hicieron más grandes y solucionarlos era un lujo que no podía permitirse.

A medida que aumentaban los problemas con la casa, también aumentaba su estrés. Sus preocupaciones y ansiedades reflejaban el creciente deterioro. Sus ingresos limitados le impedían hacer reparaciones importantes en el hogar, como un techo con goteras. Un cooler que ya no enfriaba. La pintura de plomo vieja y potencialmente peligrosa en la casa y más la mantenían despierta por la noche.

Ella no sabía lo que podía hacer.

Entonces, un día leyó sobre los programas de reparación de viviendas de la Ciudad de Tucsón. No estaba segura de si su casa podría ser candidata para los programas o si calificaba. Pero preguntó e hizo su solicitud.

Entonces, un día, inesperadamente, recibió una llamada telefónica de la Ciudad de Tucsón. La persona que llamó dijo que calificaba y que se podían hacer mejoras en la casa.

“No podía creerlo”, dijo Olsen. “Estaba eufórica.

Lo que la entusiasmó es lo que decenas de otros propietarios de viviendas de Tucsón han recibido con agrado: asistencia financiera para pagar reparaciones mayores y menores, y mejoras a sus propiedades.

Los programas brindan asistencia financiera y técnica a propietarios de viviendas de bajos ingresos con situaciones urgentes de reparación de viviendas. Los programas se limitan a viviendas ocupadas por propietarios dentro de la Ciudad, personas o familias de ingresos o bienes limitados, con viviendas con condiciones peligrosas y/o insalubres que amenacen la salud de los ocupantes.

Tucsón tiene cuatro programas y cada uno de los cuatro tiene diferentes enfoques y requisitos.

Los programas son:

El Programa de Acceso al Hogar es una subvención con un monto máximo de hasta $10,000 por hogar. El programa eliminará las barreras al acceso seguro, permitirá un mayor nivel de vida independiente y reducirá la institucionalización de las personas discapacitadas a través de mejoras de accesibilidad.

El Programa de Reparación de Casas Móviles es una subvención con un monto máximo de hasta $10,00 por casa para propietarios de bajos ingresos.

El Programa de Reducción de Riesgos por Plomo es administrado por la Ciudad de Tucsón con SERI, un socio local sin fines de lucro. El programa se enfoca en la pintura a base de plomo y sus efectos fisiológicos en niños menores de seis años. Está diseñado para ubicar y abordar las propiedades residenciales ocupadas por sus propietarios que contienen peligros de plomo. Una vez que se identifican dichas propiedades, todos los niños menores de seis años que residen o visitan regularmente estas propiedades peligrosas son remitidos al Centro de Salud de El Rio para análisis de sangre gratuitos.

El Programa de Reparación de Viviendas de Tucsón ofrece una evaluación completa de la vivienda y rehabilitación de hasta $20,000 para propietarios de viviendas de bajos ingresos.

Para obtener más información, encuentra el enlace a los programas en https://www.tucsonaz.gov/hcd/home-owner-programs y encuentra las aplicaciones para cada uno de los cuatro programas en https://docs.tucsonaz.gov/Forms/HCD-THRP.

Scott Wilson, quien supervisa los cuatro programas, dijo que cada proyecto es diferente. Algunos son pequeños y tardan poco tiempo en completarse, y otros tardan más. El proyecto de Judy fue uno de los más largos, agregó. Por una buena razón: se hizo mucho trabajo en su casa.

La casa fue examinada en busca de pintura a base de plomo, prueba que resultó positiva. Se cambiaron todas las ventanas y la puerta de entrada principal. Bajo el Programa de Hogares Saludables, se reemplazó su techo. Estos dos programas se combinan, dijo Wilson. Cada proyecto de pintura a base de plomo viene con el proyecto de hogares saludables. El proyecto de casas saludables generalmente consiste en reemplazar un mal techo o enfriador evaporativo, u otro componente estructural de la residencia. Los fondos para el Programa de Reducción del Riesgo del Plomo oscilan entre $10,000 y $25,000 por proyecto. Los fondos de Hogares Saludables oscilan entre $2,500 y $10,000.

Con el Programa de Reparación de Viviendas de Tucsón, se reemplazaron los gabinetes de la cocina, la ducha del baño, el inodoro y el lavamanos. El panel eléctrico se actualizó a un servicio de 200 amperios y su cooler de evaporador se reemplazó con un sistema de calefacción y enfriamiento HVAC de 3 toneladas.

Las preocupaciones acerca de los proyectos de reparación del hogar, antes de que comenzaran, le causaron noches de insomnio a Judy y le pesaban en la mente. El estrés avanzó poco a poco.

“Mi salud se deterioró”, dijo.

Eso ha cambiado para mejor. Su salud mental y física ha mejorado.

Todo porque solicitó los programas de reparación de viviendas de la Ciudad de Tucsón.

Ernesto “Neto” Portillo Jr. es oficial de información pública del Departamento de Vivienda y Desarrollo Comunitario de la Ciudad de Tucsón y ex editor de La Estrella de Tucsón. Contáctalo en ernesto.portillo@tucsonaz.gov.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News