fotos por Rebecca Sasnett / La Estrella de Tucsón

Camila Saad, de 9 años, dibuja con un gis durante su clase en la Academia Intermountain, una escuela creada para ayudar a los niños con trastornos del espectro autista. Una nueva ubicación está programada para reabrir la escuela en 401 N. Bonita Ave.

La tortura de elegir una escuela o pasar horas manejando a las citas son algunos de los aspectos más difíciles de criar a un niño con necesidades especiales.

Para los residentes de Tucsón cuyos hijos tienen diagnósticos de espectro autista, incluso una simple visita al parque puede ser difícil si su hijo tiende a deambular o escaparse impulsivamente, ya que muchos parques se encuentran cerca de grandes vialidades.

Estos desafíos que enfrentan los padres y los cuidadores se están teniendo en cuenta en el nuevo Centro de Atención Integrada para Niños de los Centros Intermountain, que está en construcción y está programado para abrir en enero en el lado oeste de Tucsón.

El centro, en 401 N. Bonita Ave., incluirá una clínica para niños pequeños con diagnóstico de espectro autista, así como servicios de salud y terapéuticos para niños con una amplia variedad de desafíos.

El edificio, que anteriormente pertenecía a Pima Community College, también albergará la escuela Intermountain Academy K-12 para niños con autismo y un programa de transición al trabajo para niños con retrasos cognitivos y del desarrollo.

También habrá un programa de diagnóstico y evaluación para ayudar a las familias de niños con autismo a obtener respuestas y servicios más rápidos.

“Si trata de lograr esto a través del estado, puede tomar hasta un año”, dijo Paul O’Rourke, vicepresidente de desarrollo y comunicaciones de los Centros Intermountain. “Aquí serán 45 días”.

Si se obtenía la aprobación del alcalde y el concejo de Tucsón, Intermountain también abriría un parque familiar cercado al suroeste del centro con juegos especializadas que fomentan la socialización, una zona de música y estatuas de animales para la exposición sensorial.

ATRAPADA EN EL TIEMPO

Mariela Saad se mudó a Tucsón hace cinco años después de que su matrimonio con el padre de sus hijos, Mouhannad Saad, terminara poco después de que naciera su hijo. Saad dijo que mientras el padre de sus hijos visita regularmente desde Illinois y los apoya bien, sus vidas, hasta hace poco, han sido difíciles.

Mariela Saad, izq., y Emily Beltrán recogen de la escuela a Camila Saad en Intermountain Academy en la primaria Menlo Park, en Tucsón, el 12 de noviembre. Intermountain Academy reabrirá en 401 N. Bonita Ave., donde además de escuela habrá servicios médicos y del comportamiento.

Sus hijos, ahora de 9 y 6 años, han sido diagnosticados con autismo, su hijo apenas en los últimos meses a través de Intermountain, y sus desafíos son bastante diferentes.

Gibrael, que es el niño más pequeño, tiende a correr cuando está molesto, mientras que Camila vagabundea, dijo. Para mantenerlos seguros, instaló una alarma en su puerta.

Es especialmente aterrador porque su hija habla con cualquiera y no siente bien el peligro. Su hijo, por otro lado, se frustra fácilmente y lucha por controlar su temperamento.

Inicialmente, su hijo fue diagnosticado con trastorno por déficit de atención e hiperactividad y otros retrasos, pero no autismo. Le dijeron que era demasiado pequeño y que los niños son más difíciles de diagnosticar que las niñas.

“Fue un infierno”, dijo sobre ese momento previo a su diagnóstico de autismo. “No podía entender lo que iba a hacer. Era como si estuviera atrapada en el tiempo “.

Saad dijo que ahora está aliviada de tener un plan para ambos niños. Su hija ya asiste a la Academia Intermountain y su hijo comenzará el próximo otoño. “De repente me siento mucho más ligera”, dijo. “De repente siento que Dios está de mi lado”.

CERCA DE 200 NIÑOS EN ESPERA

Los Centros Intermountain comenzaron como el Southwest Indian Youth Center, un programa en Mount Lemmon desarrollado por David Giles para jóvenes nativoamericanos a principios de la década de 1970.

Cuando los fondos del gobierno para eso se agotaron, Giles comenzó los Centros Intermountain para el Desarrollo Humano, que ahora brindan una variedad de servicios para familias y niños en todo el estado.

Camila Saad dibuja en una clase en Intermountain Academy.

La Academia Intermountain, actualmente en 1100 W. Fresno St., comenzará a ofrecer clases K-12 en el nuevo centro el 6 de enero. La escuela es privada, con una matrícula de 30,000 por año, pero hay muchas oportunidades de ayuda financiera.

O’Rourke dijo que la escuela podrá llevar a unos 130 estudiantes a la nueva ubicación, pero que aún tendrá una lista de espera. En promedio, alrededor de 200 niños esperan un lugar en un momento dado, dijo.

El crecimiento de la escuela no se trata de espacio, dijo, sino de encontrar maestros calificados y ayudantes de maestros que estén certificados para enseñar usando el Análisis de Comportamiento Aplicado, o ABA, un tipo de terapia que ayuda a los niños con desafíos del espectro autista.

Intermountain es un “centro único en su tipo” y la única escuela para niños con autismo que ofrece servicios de diagnóstico, dijo Brie Seward, director asociado de la Sociedad de Autismo del Sur de Arizona.

Seward dijo que alienta a las familias que esperan un diagnóstico a comenzar programas de terapia, como terapia ocupacional o del habla, de inmediato. Cuanto antes reciba asistencia el niño, mejor.

Contacta a la reportera Patty Machelor en pmachelor@tucson.com o al 806-7754.

Reporter

Patty covers issues pertaining to children and families as well as people living with disabilities. She previously reported on court cases, with an emphasis on juvenile court. She has worked for the Arizona Daily Star since 2001.