Skip to main contentSkip to main content
You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit
In honor of Independence Day, Arizona Daily Star is providing unlimited access to all of our content from June 28th-July 4th! Presented by Tucson Appliance Company

Columna de Tim Steller: La Corte da inmunidad a agentes de la Patrulla cuando violan derechos

Archivo — Juez Clarence Thomas, April 23, 2021.

El juez Clarence Thomas y la mayoría de la Corte Suprema de Estados Unidos se han creído la hipérbole fronteriza, y los residentes del sur de Arizona y del resto de las zonas fronterizas de Estados Unidos podrían pagar el precio.

Thomas redactó la opinión de una mayoría de 6 jueces contra 3 publicada la semana del 6 de junio y concluyó, básicamente, que los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos son inmunes a las demandas federales, incluso cuando violan los derechos constitucionales de los estadounidenses sobre su propiedad privada. Esto debilita aún más los derechos constitucionales de los residentes en las zonas fronterizas, donde ya de por sí están degradados.

El razonamiento de Thomas y esa mayoría será familiar para las personas que han seguido el intento de la Patrulla Fronteriza de transformarse desde el 11 de septiembre de 2001. Esencialmente, sin importar lo que estén haciendo, los agentes de la Patrulla Fronteriza están desempeñando una función de “seguridad nacional”, dictaminó el tribunal. Por lo tanto, deben estar protegidos de las demandas, incluso cuando violan los derechos de los estadounidenses.

Tim Steller.

Y esto es así, aun cuando un agente como Erik Egbert arroja al suelo a un ciudadano estadounidense como Robert Boule en su propiedad, el incidente que motivó esta demanda. Aunque Egbert prosiguió con ese abuso al mandarle el IRS al estadounidense, el tribunal dictaminó que los agentes son demasiado importantes para nuestra seguridad como para ser amenazados con juicios por su mala conducta.

“Permitir una demanda contra un agente de la Patrulla Fronteriza presenta preocupaciones de seguridad nacional que excluyen el alivio de Bivens”, escribió la mayoría, citando el caso de 1971, Bivens, que establece condiciones limitadas para demandar a los agentes federales que violan los derechos de las personas.

El fallo del 8 de junio continúa: “Preguntamos aquí si un tribunal es competente para autorizar una acción por daños y perjuicios no solo contra el agente Egbert sino también contra los agentes de la Patrulla Fronteriza en general. La respuesta, claramente, es no”.

El fallo amplía la lógica del fallo de la corte de 2020 en el caso Hernández vs Mesa, un caso en el que un agente disparó y mató a un adolescente mexicano que se encontraba en el lado mexicano de la frontera. El tribunal dictaminó que la familia del adolescente en México no podía demandar al agente que le disparó; este fallo dice que incluso los estadounidenses en territorio estadounidense no pueden demandar a los agentes por violar sus derechos constitucionales.

Esa inmunidad frente a demandas se sumará, sin duda, a la impunidad que tienen muchos agentes que se portan mal. La disciplina interna de la agencia es opaca para la ciudadanía, por lo que generalmente no está claro si los agentes alguna vez son reprendidos internamente por abusar de los ciudadanos. En este caso, Egbert no fue disciplinado al interior de la institución.

Y encima, los fiscales son reticentes a presentar casos penales contra los agentes por tiroteos o abuso, porque rara vez obtienen condenas. (Ganan condenas contra agentes acusados de corrupción y, a veces, agresión sexual).

En otras palabras, a las personas que viven en las comunidades donde la Patrulla Fronteriza es omnipresente, les queda poca capacidad para garantizar que los agentes que abusan de su poder enfrenten la justicia.

Inmune a las consecuencias

Así lo reconoció la magistrada Sonia Sotomayor en su voto en desacuerdo.

“Las consecuencias de la categórica afirmación de la Corte van a ser graves”, escribió. “En ausencia de la intervención del Congreso, los agentes de CBP ahora tienen absoluta inmunidad en la responsabilidad en cualquier acción de daños de Bivens, sin importar cuán atroz sea la mala conducta o la lesión resultante”. (Nota del editor: Una acción de Bivens generalmente se refiere a una demanda por daños y perjuicios cuando un oficial federal en funciones es acusado de violar la Constitución estadounidense).

Los jueces de Washington, D.C., sin duda, tienen poca comprensión de la experiencia cotidiana de los residentes o agentes en el sur de Arizona, donde la Patrulla Fronteriza es la agencia policial más grande.

A pesar de la exageración sobre las crisis fronterizas, que ha estado ocurriendo sin cesar desde que comencé a cubrir eventos a lo largo de la línea internacional en 1997, la vida en las zonas fronterizas es en gran medida rutinaria en la mayoría de los lugares casi todos los días. El turno de un agente puede ser exigente o peligroso, pero también puede ser tan aburrido como para ponerlo literalmente a dormir. Cualquiera que se haya acercado a suficientes vehículos de la Patrulla Fronteriza estacionados en el interior puede dar fe de ello.

Ahora, debo señalar que la Patrulla Fronteriza es bien recibida por muchas personas en los lugares donde opera. Eso se debe en parte a que los agentes están presentes para ayudar con emergencias no relacionadas con sus deberes federales en áreas como la ruralidad del Condado Pima, donde los agentes del alguacil pueden estar a una hora de distancia.

Pero eso no significa que deban ser inmunes a las consecuencias de violar los derechos de los residentes.

Rendición de cuentas necesaria

El Congreso tiene la capacidad de corregir esta injusticia. El problema es que nuestros representantes también están profundamente esclavizados por la maquinaria de publicidad fronteriza. El sindicato de agentes de la Patrulla Fronteriza con sede en Tucsón, el Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza fue tan poderoso durante la administración Trump que el presidente del sindicato tenía acceso directo al propio presidente.

Ese sindicato trabaja regularmente para proteger a los agentes de la rendición de cuentas y para oponerse a los políticos con los que no está de acuerdo. En este caso, el sindicato presentó un escrito amistoso de la corte argumentando que los agentes de la Patrulla Fronteriza no deberían estar sujetos a demandas, como dictaminó anteriormente en este caso la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos, porque podría dañar al país.

“Los agentes de la Patrulla Fronteriza deben mantener la confianza en su capacidad para actuar con decisión mientras operan solos, a menudo en partes remotas del país y, a veces, siendo superados en número”, escribieron los abogados de Tucsón, Jim Calle y Amy Krauss.

“La decisión de la corte de apelaciones socavará la misión de la Agencia al hacer que los agentes duden y adivinen sus decisiones diarias sobre si investigar actividades sospechosas cerca de la frontera y cómo hacerlo, paralizando su mandato de mantener la frontera segura”.

No sé ustedes, pero creo que si agentes como Egbert dudan si deberían arrojar a los residentes de las tierras fronterizas al suelo, eso es algo bueno.

Sin embargo, gracias a Thomas y la mayoría de la corte, los agentes que maltratan a los residentes fronterizos pueden sentirse seguros de su inmunidad.

Contacta al columnista Tim Steller en tsteller@tucson.com, al 520-807-7789 o en Twitter: @senyorreporter

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

La humanidad hace algunas cosas ahora de mejor manera que antes y hay que valorarlo en su justa medida, especialmente cuando actuamos en comunidad, reflexiona el cónsul Barceló a un año de que agencias de México y EEUU se han aliado para vacunar a personas en ambos lados de la frontera.

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News