Skip to main content
You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit
El número de muertes relacionadas al COVID-19 podría ser mayor de lo que aparenta

El número de muertes relacionadas al COVID-19 podría ser mayor de lo que aparenta

Expertos dicen que el impacto real se conocerá hasta que pase la pandemia

Read this story in English

Si bien Arizona alcanzó una marca sombría el fin de semana pasado, superando las 5,000 muertes confirmadas por coronavirus en el estado, algunos expertos ahora señalan los brincos en el total de muertes, incluido el 20% en el Condado Pima en 2020, como prueba de que cientos de muertes más podrían atribuirse indirectamente al virus.

Casi 7,000 residentes del Condado Pima murieron por todo tipo de causas durante los primeros siete meses de 2020, lo que representa un aumento de más de 900 muertes en relación a la misma fecha del año pasado, a pesar de que, oficialmente, ha habido menos de 600 muertes por COVID-19 en el condado hasta el mes de agosto. El aumento en el número de decesos es del 20% con respecto al promedio de los cinco años anteriores, según cifras preliminares publicadas por el Departamento de Servicios de Salud de Arizona.

Eso incluyó más de 2,100 muertes en general en junio y julio, un aumento de más de 500 con respecto a los mismos meses de 2019 y un 40% del promedio de los cinco años anteriores, según muestran los datos. El Condado Pima experimentó un gran número de casos, muertes y hospitalizaciones durante los meses de verano.

En todo el estado, más de 42,000 arizonenses murieron por todo tipo de causas en los primeros siete meses de 2020, lo que representa un aumento del 25% con respecto al promedio de los años anteriores. Un poco más de 14,000 arizonenses murieron en junio y julio, un aumento del 55% respecto al promedio de los cinco años anteriores.

Hasta el sábado, el Departamento de Servicios de Salud de Arizona había confirmado 5,007 muertes por coronavirus, incluidas 575 muertes en el Condado Pima, aunque eso no toma en cuenta una cantidad de muertes que pueden informarse hasta un mes después, a través de procesos como la comparación de certificados de defunción y topografía.

Relación directa o indirecta

Con una gran discrepancia entre el número de muertes confirmadas por coronavirus y las muertes totales en el estado, los expertos ahora están conectando los puntos entre ambos datos, diciendo que una gran parte de la diferencia probablemente se remonta a la pandemia.

Will Humble, director ejecutivo de la Asociación de Salud Pública de Arizona, que publicó un estudio sobre la mortalidad por todas las causas este mes, dijo que el aumento del número de muertos se debe en gran medida a esas causas indirectas.

Dijo que las muertes indirectas por el virus se pueden clasificar en tres categorías: atención médica tardía o personas que optaron por no buscar tratamiento médico; recuperación del virus o personas que murieron más tarde debido a los efectos duraderos del virus, como el tener un sistema inmunológico debilitado. También está la falta de cirugías electivas, donde algunas personas murieron después de que los hospitales detuvieran las cirugías para atender las oleadas de pacientes con coronavirus.

“Hay, en algunos círculos, principalmente en Facebook y otros lugares, algunos que sugieren que el número de muertes por COVID-19 ha sido exagerado, que los certificados de defunción han sido asignados de manera inapropiada al COVID-19. Sin lugar a dudas, este virus está causando muchas más muertes de las que normalmente veríamos en un año promedio”, dijo Humble, ex director de salud estatal.

Agregó que “será realmente un desafío” regresar y evaluar completamente el número total de muertes derivadas de la pandemia una vez que haya terminado.

“Creo que muchas, si no la mayoría de estas muertes inexplicables en 2020, probablemente nunca serán relacionadas”, dijo, refiriéndose a esas tres categorías de muertes indirectas.

El Dr. Joe Gerald, profesor asociado de la Facultad de Salud Pública Zuckerman de la Universidad de Arizona, dijo que cuando se observan los totales de muertes sin procesar, el aumento en las muertes en general en julio es “obvio”.

“La idea es que cuando ya todo el polvo se asiente en julio, realmente se destacará como uno de los que tienen el recuento de muertes más alto jamás informado por cualquier motivo y gran parte de ello se debe al COVID-19”, dijo.

En un comunicado, Holly Poynter, portavoz del Departamento de Servicios de Salud de Arizona, dijo que una “comprensión más completa” del número de muertos por el virus se dará al revisar la información final del certificado de defunción, lo cual puede llevar semanas o meses para recopilarse. Dijo que los recuentos de certificados de defunción tienden a ser más bajos que los recuentos según algunas definiciones de inspección.

“Durante una emergencia de salud pública, las definiciones de inspección deben usarse para el informe inicial porque hay un retraso en la recopilación de información del certificado de defunción en el que los médicos enumeran las causas de muerte. Necesitamos datos en tiempo real que nos ayuden a comprender lo que está sucediendo y hacer las mejores recomendaciones posibles de salud pública. Los certificados de defunción se utilizan en el informe final”, señaló.

El “entorno” de los problemas

En el Condado Pima, el exceso de mortalidad es probablemente una prueba de que “todo el entorno de los diferentes problemas” que rodean al coronavirus probablemente contribuyan, según el Dr. Francisco García, director médico del condado. “Sí, hay un exceso de mortalidad, y cuando todo esté dicho y hecho, probablemente será atribuible de una u otra forma a la pandemia. No significa que la infección real fue la causa de la muerte o un factor que contribuyó a la muerte”, dijo. “Pero, de nuevo, hay algo real aquí; puede que no sea necesariamente un proceso infeccioso, pero es real. ... Creo que todo es parte de este entorno contagioso”, agregó.

El mes pasado, el Dr. Greg Hess, médico forense del condado, analizó un aumento en las muertes después de determinar que las muertes reportadas a su oficina, que son solo una pequeña porción de las del condado, aumentaron más del 27 por ciento que el promedio de los tres años anteriores.

A pesar de la especulación de que la política de coronavirus, incluida la orden de quedarse en casa, podría causar cambios en los comportamientos de muerte, ese no fue necesariamente el caso. Las muertes por vehículos motorizados no disminuyeron, a pesar de la expectativa de que menos personas conducirían porque se quedarían en casa. Las muertes por suicidio no aumentaron después de que algunos sugirieron que lo harían debido al aislamiento social. El mayor aumento se registró en las muertes por sobredosis, pero es una tendencia que se había observado antes de la pandemia.

La mayor conclusión del análisis, dijo Hess, es que su oficina terminó aceptando solo 96 muertes más que un año promedio, sin realizar autopsias en la gran mayoría de las muertes que se informaron a la oficina del médico forense. Muchas de esas muertes rechazadas se consideran naturales y, por lo general, su oficina no las manejaría en ningún otro año.

Como resultado, su oficina ha confirmado sólo 39 muertes por coronavirus desde marzo hasta el viernes 28 de agosto. Dijo que una imagen más clara de lo que está impulsando el aumento de muertes en el Condado Pima se verá más adelante, una vez que haya más datos disponibles, como certificados de defunción, pero que “ciertamente será más difícil más adelante determinar qué tan precisos son sus números”.

“Claramente habrá algunos (casos de coronavirus) que se pasarán por alto; nunca se les diagnostica, nunca buscan atención, han fallecido en su casa, habían estado enfermos y tienen otros problemas médicos”, dijo. “Estoy seguro de que habrá algunos que se escaparán”.

El recuento de casos depende del condado

Cuando se le preguntó si el estado tiene un estándar en el recuento de muertes del estado, Steve Elliott, un portavoz del departamento de salud, dijo: “Para ser incluido en las cifras de muertes, COVID-19 debe ser una causa o un factor contribuyente a la muerte”.

Pero la forma en que se cuentan las muertes por coronavirus depende del condado, según una revisión del Arizona Daily Star y La Estrella de Tucsón.

En el Condado Pima, los casos se cuentan si el resultado positivo de la prueba y la información de muerte del registro vital es consistente con las complicaciones de COVID-19 o si el certificado de defunción enumera la enfermedad COVID-19 del SARS-CoV-2 como causa de muerte o que contribuye significativamente a la muerte, según el portavoz del departamento de salud, Aaron Pacheco.

Los casos no se cuentan como muertes por COVID-19 si hubo una prueba negativa dentro de los tres días de la muerte, o si la persona tuvo un resultado positivo y tuvo una muerte no relacionada, como por un accidente automovilístico.

Las causas de muerte del certificado de defunción son manejadas por el proveedor médico que supervisa la atención en el momento de la muerte, que podría ser el proveedor de atención primaria de la persona, un médico en la sala de emergencias o, en un pequeño subconjunto de casos, el médico forense.

Ese proceso difiere en otros condados cercanos.

En el Condado Maricopa, donde se han confirmado 2,950 muertes, todos los resultados positivos de las pruebas a 60 días de la muerte se incluyen inicialmente en el total. Luego se eliminan los casos de personas que murieron por lesiones o envenenamiento, a través de cosas como accidentes automovilísticos, disparos y sobredosis; esto cada mes. Eso ha representado solo siete de esas muertes hasta esta semana.

“Salud Pública ha explicado constantemente que no tendremos un recuento final de las muertes causadas por COVID-19 y asociadas con él hasta después de la pandemia”, dijo el portavoz del departamento de salud, Ron Coleman.

El Departamento de Salud del Condado Cochise, donde se han confirmado 60 muertes por coronavirus, está contando las muertes por notificación de un hospital o por el informe de un proveedor y certificados de defunción que enumeran la enfermedad COVID-19 o el SARS-CoV-2 como causa de muerte o una condición significativa que contribuye a la muerte, según el epidemiólogo Marthan Montano.

En el Condado Santa Cruz, donde ha habido 57 muertes por coronavirus, los casos se cuentan si el difunto fue positivo o presunto positivo, con base en un vínculo epidemiológico, como estar potencialmente expuesto a una persona con COVID-19 positivo, según Fernando Silvas, epidemiólogo del Departamento de Salud del Condado Santa Cruz.

Agregó que todas las personas de la región que han fallecido o han sido hospitalizadas han sido trasladadas fuera de jurisdicción, por lo que dependen del hospital para la notificación de pruebas positivas. Pero rastrear las muertes “no ha sido un gran problema para nosotros” debido a su pequeño número.

Contact reporter Justin Sayers at 573-4192 or jsayers1@tucson.com. Twitter: @_JustinSayers. Facebook: JustinSSayers.

Concerned about COVID-19?

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News