Skip to main content
You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit
El sur de Tucsón es una isla de calor abrasador, según un estudio

El sur de Tucsón es una isla de calor abrasador, según un estudio

Las temperaturas más altas que en el Norte son en parte efecto de la desigualdad social

Read in English

Si manejas por muchas de las calles del vecindario de Cherry Avenue en el sur de Tucsón, verás que las piedras y grava son muy comunes en los patios de las casas.

Un par de árboles salpican a lo largo, pero los arbustos más pequeños, la hierba e incluso los cactus son raros. Comúnmente, la escena es estéril en el vecindario delimitado por Park Avenue y Tucson Boulevard y entre Irvington y Drexel roads.

Tales escenas, dicen los expertos, explican por qué un nuevo estudio encontró que la mayoría de los vecindarios más calientes de Tucsón se encuentran en el lado sur, incluso más allá de los límites de la ciudad. Hay menos sombra de los árboles, y las rocas y la grava absorben el calor, lo liberan al aire y calientan el área.

En un día de verano promedio entre 2013 y 2019, las temperaturas a última hora de la mañana en los vecindarios más cálidos del lado sur superaron los promedios de toda la ciudad en 7 a 8 grados Fahrenheit, según el estudio. En comparación con Catalina Foothills y algunos suburbios del lado noroeste de Tucsón, las temperaturas en partes del sur fueron hasta 12 grados Fahrenheit más altas.

Estas revelaciones fueron parte de un estudio regional que utilizó datos recopilados por satélite para comparar las temperaturas en las áreas más pobres y latinas con las de las zonas más ricas y más blancas. La investigación cubrió Tucsón y otras 19 ciudades del suroeste, desde Los Ángeles, Sacramento y Palm Springs en el Oeste hasta Houston y Dallas al Este.

En todas las ciudades estudiadas, los investigadores encontraron que en un día caluroso promedio, las temperaturas de verano eran significativamente más altas en los vecindarios más pobres y aquellos dominados por latinos que en los predominantemente blancos y con ingresos más altos.

En el área de Tucsón, el estudio incluyó 8,400 millas cuadradas. Los investigadores encontraron que River Road, que separa a Tucsón de Catalina Foothills, que es más rica y de mayor elevación, "es casi como una cortina de calor", dijo el autor principal del estudio, Jake Dialesandro, candidato a un doctorado en la Universidad de California-Davis.

“Parece que hay una barrera donde se divide el calor, una línea divisoria”, dijo Dialesandro sobre River Road.

“El calor no busca vecindarios de bajos ingresos o individuos latinos”, dijo. “Da la casualidad de que estas áreas carecen de espacios verdes, básicamente so  desierto árido y cemento.

“Digamos que llegaste a Casas Adobes o Catalina Foothills, hay mucha más vegetación presente. Eso se da a través del riego".

La ciudad tiene una gran excepción: "Reid Park, no hay nada más que césped y árboles", dijo Dialesandro. "Esa es un área genial".

Disparidad de ingresos

La geografía también juega un papel importante en las disparidades de temperatura entre el sur y el norte en el área de Tucsón. A medida que la elevación sube hacia el norte, las temperaturas bajan.

Pero las áreas más frías también tienen precios de vivienda mucho más altos que el núcleo urbano, lo que acentúa las disparidades de temperatura en los vecindarios.

“Los residentes de estas áreas con mayor carga de calor tienen los menores recursos para mitigar el calor”, dijo Dialesandro.

“Si vives en el área sur de Tucsón, necesita más electricidad para enfriar su hogar y obtener temperaturas agradables. Pero ganas menos dinero".

A menudo, estos residentes deben elegir entre pagar el alquiler y pagar las facturas de los servicios públicos para enfriar su hogar, pero los residentes más ricos del norte no necesitan hacer esa elección, dijo.

Los funcionarios de la ciudad de Tucsón dicen que están muy al tanto de estas disparidades, aunque este estudio las documenta con más detalle que las investigaciones anteriores.

Están tratando de ayudar a los vecindarios más pobres de la ciudad, entre ellos los del lado sur, con un programa para promover la "infraestructura verde" utilizando la recolección de agua de lluvia para hacer crecer la vegetación. Una razón es que la gente ahorre dinero en sus recibos del agua. Otra es conservar nuestros suministros de agua potable.

En particular, la alcaldesa Regina Romero se ha comprometido a plantar 1 millón de árboles nuevos para 2030. El esfuerzo se intensificará este año, con especial atención a las áreas desfavorecidas, después de un comienzo lento el año pasado debido en parte a la pandemia de COVID-19, dijo.

“Quizás hace dos años o un poco más, comenzamos a ver que los grados de temperatura dentro de las comunidades de bajos ingresos en el centro urbano de Tucsón eran más altos”, dijo Romero en una entrevista la semana pasada. "Es por eso que creo que con nuestro mundo cada vez más caliente, especialmente aquí en el suroeste, la primera línea de eso son las comunidades de color, mujeres, niños y adultos mayores, y aquellos que trabajan al aire libre".

Una líder comunitaria documenta las diferencias

Beki Quintero, residente del barrio deSunnyside en el sur de Tucsón, dice que puede sentir las diferencias de temperatura cuando conduce hacia el Norte.

"Cuando manejas a Oro Valley y Marana, primero puedes ver la triste decadencia y luego puedes ver la exuberante hierba verde y la belleza cuando te diriges más al norte", dijo Quintero, nativa de Tucsón, residente de Sunnyside de 48 años y secretaria y tesorera de la Asociación de Vecinos de Sunnyside.

“Cuando vas allá y ves estructuras de sombra, árboles y césped, puedes sentir la diferencia”, dijo Quintero.

Ha documentado diferencias de temperatura entre paisajes áridos y exuberantes en su vecindario, en Fiesta Park cerca de Alvord Street y Liberty Avenue.

Hace un tiempo, clavó un termómetro en el suelo del Peace Garden del Fiesta Park, adornado con mezquite, tilo, naranja y laureles de montaña de Texas. Indicaba 94 grados.

Se trasladó a una zona más árida del parque. El termómetro registró 151 grados, dijo.

“Vas a parques en otras partes de la ciudad, tienen estructuras para que jueguen los niños y muchos árboles de sombra. Por ejemplo Morris K. Udall Park”, en el noreste, dijo Quintero.

“Tienen muchos árboles y una plataforma para salpicaduras (chorritos de agua). Es verde. Es bonito", dijo. “En Mission Manor Park en Sunnyside, los árboles son más viejos. Están muriendo y no están siendo reemplazados".

Mapa de la isla de calor

El nuevo estudio utilizó satélites que registraron temperaturas en "días calurosos promedio" en 48 días en cada ciudad. La temperatura se registró a las 10:30 a.m. en Tucsón, cuando el satélite sobrevoló constantemente, dijo Dialesandro.

Para monitorear los impactos de calor extremo, los investigadores compararon las temperaturas en el día más cálido que pudieron encontrar sin nubes, cuando el satélite funcionó con mayor eficacia, dijo.

También compararon las temperaturas en los vecindarios en una noche promedio de verano.

Las mayores disparidades de temperatura del estudio se produjeron en California, posiblemente porque sus áreas prósperas contienen una vegetación inusualmente exuberante, concluyeron los investigadores. El estudio fue publicado en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública.

De las 20 ciudades, Tucsón tuvo la tercera mayor disparidad de temperatura en días promedio de verano. En los días de calor extremo y por la noche, las disparidades en Tucsón estaban entre las más bajas entre las ciudades.

Los métodos de investigación del estudio eran sólidos y sus conclusiones parecen válidas, dijo Stephen Yool, profesor de geografía jubilado de la Universidad de Arizona que ha investigado los problemas del calor urbano. Con algunas salvedades, los hallazgos son estadísticamente significativos, dijo Yool.

Si bien otros estudios han examinado las disparidades de temperatura como éstas, incluido un estudio en Phoenix, este es el primero en analizarlas a escala de vecindarios, dijo.

Este estudio es "muy importante", coincidió Ladd Keith, profesor asistente de la Facultad de Arquitectura y Planificación de la UA.

Sus hallazgos no son sorprendentes, coinciden con lo que se muestra en un mapa de islas de calor realizado el año pasado por la Asociación de Gobiernos de la región Pima, dijo Keith, quien trabajó en ese mapa.

Recolección de agua de lluvia: éxito mixto

Para mitigar el calor urbano, la ciudad ha subsidiado la recolección de agua de lluvia desde 2012 al otorgar reembolsos de hasta $ 2,000 a los propietarios para que compren cisternas y otros equipos de recolección. Eso fue para fomentar la plantación de árboles y otra vegetación sin usar agua potable.

Pero para 2016, estaba claro que la gran mayoría de los reembolsos se destinaron a familias más ricas en las estribaciones y otras áreas no incorporadas a las que Tucson Water presta servicios. Entonces, la ciudad lanzó un programa de préstamos para los vecindarios más pobres y una campaña para alentarlos a buscar reembolsos.

Las estadísticas más recientes, del año fiscal 2018-2019, muestran mejoras.

El distrito 5 del lado sur, que terminó último en reembolsos en 2016, tuvo el tercer porcentaje más grande en 2019, pero aún es pequeño, con un 10%.

La mayor parte de los reembolsos, alrededor del 30%, todavía se destinó a áreas no incorporadas.

Lotes pequeños, menos vegetación

A pequeña escala, se produjo una historia de éxito en la recolección de agua / ecologización del lado sur en la escuela secundaria Star Academic en el distrito escolar de Sunnyside. Allí, desde 2018, voluntarios de UA, la comunidad y la escuela secundaria han trabajado juntos para plantar árboles y cavar cuencas para capturar el agua de lluvia. El mismo director de la escuela estaba regando los árboles allí los fines de semana.

Desde entonces, los árboles han crecido y "están mucho más maduros", dijo Adriana Zuniga-Teran, coautora de un artículo de investigación sobre el proyecto de aprovechamiento como ejemplo de participación entre la universidad y la comunidad en la "infraestructura verde".

Pero ella y su compañera de investigación, la profesora de UA Andrea Gerlak, descubrieron simultáneamente que los reembolsos por cosecha de la ciudad no estaban llegando a esta comunidad en general, dijo Zuniga-Teran.

"El gran problema en estas áreas de bajos ingresos es que estás agotado del trabajo" y no tienes tiempo para mantener cisternas y otros equipos de cosecha, dijo.

“Otra pieza del rompecabezas es la densidad en el lado sur. En otras partes de la ciudad, los lotes son más grandes. Si tiene un lote pequeño con un pequeño jardín, ¿cuánta vegetación puede poner? "

Y si está alquilando, "realmente no está interesado en mejorar la propiedad. El dueño de la propiedad está en algún lugar de California y no está interesado ”, dijo Zuniga-Teran.

En el vecindario de Cherry Avenue, Maureen Fisher, quien preside la asociación de vecindarios del área, dijo que le teme al calor del verano y no sale mucho en el verano.

Pero no ve que muchas personas obtengan reembolsos por la recolección de agua y no espera mucha más recolección en el futuro.

Ella instaló un sistema de recolección manipulado por un jurado en su casa en 2014 por alrededor de $ 200, sin obtener reembolsos. Ella pone agua de lluvia recolectada en sus arbustos de adelfas, arbustos de creosota y sauces del desierto y cedros salados.

“Tienes que solicitar Tucson Water y cumplir con sus especificaciones para obtener reembolsos, y tienes que instalarlo. No sé si la gente aquí tiene el dinero para hacer eso ”, dijo Fisher.

Además, muchos patios en el vecindario son pequeños, lo que limita su capacidad para albergar muchas plantas. Además, el 70% de las residencias en el área son alquileres, lo que nuevamente limita el interés de la gente en los esfuerzos de plantación a largo plazo, dijo.

Dominique Hermosillo, directora de Participación Comunitaria de Chapman Automotive, durante un evento de plantación de la campaña Tucson Million Trees afuera del Centro de Servicio Thomas O 'Price en 4004 S. Park Avenue, el 24 de septiembre de 2020.

Un millón de árboles: objetivo ambicioso

La campaña de plantación de árboles de la alcaldesa Romero irá más allá de los reembolsos.

La ciudad ha estado cobrando durante muchos meses una "tarifa de infraestructura verde" en las facturas de agua de los residentes para pagar más plantaciones de árboles y esfuerzos de recolección de agua. Está iniciando un programa de “mini-subvenciones” que ofrece subvenciones por un total de $40,000 una en cada distrito de la ciudad para pagar proyectos de infraestructura verde a escala de vecindario.

Romero ha contratado a una gerente forestal urbana, Nicole Gillett, y una asesora de sostenibilidad ambiental para guiar la plantación de árboles, Fátima Luna.

Además, la ciudad espera obtener dinero de empresas privadas para asumir algunos costos de plantación de árboles, dijo. Reconociendo que la plantación de árboles está retrasada debido a la pandemia, Romero dijo que el período de inactividad le dio a la ciudad tiempo para acelerar el programa y contratar personas para administrarlo.

Desde el lanzamiento oficial del programa de árboles hace un año, la ciudad ha plantado 13,945 árboles de sombra adaptados al desierto en 30 vecindarios con labores propias y la ayuda de grupos como la organización sin fines de lucro Trees for Tucson.

De esos vecindarios, 24 se consideran "vulnerables al calor", según la cantidad de niños pequeños, ancianos y hogares con ingresos por debajo del nivel de pobreza, dijo Fátima Luna, asesora de sostenibilidad de Romero.

La ciudad ha obtenido una subvención de Coca-Cola para un importante programa de plantación de árboles en el vecindario Barrio Centro, ubicado al sur de la calle 22 y delimitado por Tucson Boulevard y Country Club Road. Antes de Navidad, "plantaremos una arboleda allí" para que sirva de centro de enfriamiento, dijo Katie Gannon, directora de Trees for Tucson.

La ciudad también está trabajando en un plan integral para la plantación de árboles, que incluye metas anuales e identificación de posibles "asociaciones comunitarias" para apoyar la meta 2030, dijo Luna.

“Tenemos que plantar 100,000 árboles por año” para alcanzar la meta 2030, dijo Romero. "Es un objetivo ambicioso, pero tenemos que establecer esos objetivos ambiciosos para poder intentar alcanzar el objetivo".

"Estamos tratando de enfriar el valle de Tucsón"

En el vecindario de Sunnyside, Trees for Tucson plantó 200 árboles de noviembre a marzo en las casas de los residentes que los deseaban. Incluían árboles de acacia dulce, palo verde, mezquite y pistache rojo.

“Eran solo árboles de 5 galones, pero veremos una diferencia en cinco años”, dijo Quintero, la líder del vecindario. "'La paciencia es una virtud', es mi lema".

Y en el vecindario de Cherry Avenue, el Departamento de Parques y Recreación de Tucsón se compromete a plantar muchos más árboles en un parque y centro de recreación existente en esa avenida, justo al sur de Irvington Road. Los $765,000 para cubrir esa y otras mejoras en el parque provienen de la emisión de bonos de $225 millones que los votantes de la ciudad aprobaron en noviembre de 2018.

En el mismo parque, el Distrito Regional de Control de Inundaciones del Condado Pima planea excavar tres nuevas cuencas de recolección de agua, para capturar la escorrentía de lluvia y cultivar más árboles y arbustos.

Si bien una encuesta del vecindario de unos 30 residentes no colocó más árboles "súper altos" en la lista de prioridades, "la plantación de árboles es una alta prioridad para la ciudad, la alcaldesa y el concejo", dijo Tom Fisher, un Responsable de proyectos del Departamento de Recreación.

"Estamos tratando de enfriar el valle de Tucsón", dijo Fisher en una reunión virtual con los residentes del vecindario a fines de marzo. "Con todo el asfalto, todos los edificios, cuantos más árboles podamos poner, más verde será, más fresco será".

Contacta al reportero Tony Davis en tdavis@tucson.com o al 349-0350. En Twitter@tonydavis987

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

  • Updated

Ha tomado siglos llegar a donde estamos: mujeres que abrieron camino, sociedades que han evolucionado, hombres que las han apoyado -y muchos más que se han opuesto a ellas-, movimientos que les han dado visibilidad... Pero aún quedan mentalidades por cambiar y paradigmas por romper.

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News