Por Stephanie Casanova

La Estrella de Tucsón

El obispo de la Diócesis Católica Romana de Tucsón dijo que se opone a la política federal en la que los migrantes que llegan a Tucsón son transportados a El Paso y enviados a México.

El obispo Edward Weisenburger emitió una declaración el lunes 2 de diciembre oponiéndose a los Protocolos de Protección al Migrante, también conocidos como la política de “permanecer en México”, que se extendieron a los migrantes que llegaron a Tucsón el 22 de noviembre.

El Departamento de Seguridad Nacional anunció en enero de 2019 que comenzaría a usar los Protocolos de Protección de Migrantes, donde los solicitantes de asilo que buscan ingresar a EE. UU. son devueltos a México mientras esperan sus procedimientos de inmigración. Tucsón no se había incluido en los protocolos hasta el mes pasado.

Cuando el departamento anunció que los migrantes que llegaran a Tucsón serían enviados a El Paso, el gobierno federal dijo que la política no se aplicaría a los niños que viajan solos, a mujeres embarazadas, a personas que están enfermas o con discapacidades o a aquellos que pueden enfrentar violencia en México, dijo Weisenburger.

Pero el obispo agregó que hay razones para creer que la política no se está implementando adecuadamente.

En su declaración, Weisenburger pidió apoyo de la comunidad para oponerse a la política e informar a la delegación del Congreso del sur de Arizona sobre la oposición.

El obispo dijo que los migrantes que se ven obligados a esperar en México han abrumado las ciudades fronterizas mexicanas, donde miles tienen que compartir pocos baños portátiles, las mujeres embarazadas reciben una botella de agua al día y las familias y los niños viven en tiendas improvisadas en las aceras. Dijo que las personas también están sujetas a extorsión, violencia, secuestro y violación.

“El Protocolo de Protección de Migrantes es una política que no brinda protección a estas personas más vulnerables y, de hecho, las ha puesto en peligro significativo en ciudades que no pueden ayudarlas adecuadamente”, dijo Weisenburger.

La Diócesis de Tucsón, como Servicios Comunitarios Católicos, opera Casa Alitas, un refugio para migrantes donde las personas reciben comida, ropa, un examen médico, una cama y ayuda con el transporte a su destino en Estados Unidos.