Ofrece su renuncia el jefe de la policía de Tucsón por caso de hombre que murió en custodia

Ofrece su renuncia el jefe de la policía de Tucsón por caso de hombre que murió en custodia

Tres policías involucrados renunciaron antes

  • Updated

El jefe de policía de Tucsón, Chris Magnus, a la derecha, y la alcaldesa Regina Romero durante una conferencia de prensa el 24 de junio de 2020 sobre la muerte bajo custodia de Carlos Ingram-Lopez  en abril.

Read in English

El jefe de policía de Tucsón, Chris Magnus, ofreció su renuncia en una conferencia de prensa el miércoles.

La conferencia de prensa discutió un incidente en el que Carlos Ingram-Lopez, de 27 años, murió mientras estaba bajo custodia policial en abril.

Tres oficiales involucrados en la muerte del hombre renunciaron antes de que se completara la investigación.

Magnus dijo que si los tres oficiales no hubieran renunciado, habrían sido despedidos por "múltiples violaciones de políticas".

La alcaldesa Regina Romero dijo que no sabía que Magnus iba a ofrecer su renuncia.

El departamento también mostró el video, tomado por las cámaras corporales de los oficiales, del arresto de Ingram-López el 21 de abril.

Magnus dijo que lo que sucedió durante el incidente fue difícil de ver. Expresó sus condolencias y disculpas a la familia de Ingram-López. "Es difícil de ver", dijo poco antes de anunciar que había ofrecido su renuncia a la alcaldesa y al cabildo.

Magnus dijo que aunque los oficiales violaron numerosas reglas del departamento en el incidente y "no pudieron manejar el incidente de acuerdo con su entrenamiento", no hubo "ninguna indicación de intención maliciosa" por parte de los oficiales.

El video mostraba a oficiales luchando con Ingram-Lopez en un garaje para un automóvil con poca luz en la casa de su abuela en las primeras horas de la mañana del 21 de abril.

En un momento los oficiales lograron esposar a Ingram-Lopez, que estaba desnudo, con las manos detrás de la espalda.

Estaba gritando mientras estaba boca abajo en el piso del garaje. Varias veces, Ingram-Lopez le pidió agua a su abuela.

"Nana, nana, por favor un poco de agua", se puede escuchar a Ingram-Lopez en el video.

Los oficiales le dicen varias veces que "se calme" y que "se relaje". En un momento del video, un oficial le dice a Ingram-Lopez que si no se calma recibiría una descarga de una pistola eléctrica (Taser).

Los oficiales cubren a Ingram-Lopez con mantas amarillas de emergencia que guardan en sus vehículos de patrulla.

Después de varios minutos, los oficiales se dan cuenta de que Ingram-Lopez está inconsciente. Quitan las mantas y comienzan a realizarle resucitación cardiopulmonar (CPR, por sus siglas en inglés) mientras esperan que llegue el personal médico.

Los oficiales en un momento pensaron que Ingram-Lopez había tomado una sobredosis y le administraron Narcan para ayudar a tratar de revivirlo.

El informe de la autopsia del médico forense del Condado Pima dice: “Opinión: en consideración de las circunstancias conocidas que rodean esta muerte, el historial médico disponible y el examen de los restos, la causa de la muerte se atribuye a un paro cardíaco repentino en el contexto de "intoxicación aguda por cocaína y restricción física con hipertrofia ventricular izquierda cardíaca como una condición contribuyente significativa".

La autopsia dice que la forma de la muerte es "indeterminada".

El caso está siendo revisado por la Oficina del Fiscal del Condado Pima. Magnus dijo que también solicitó que el FBI lo revise.

La información sobre el incidente no se divulgó públicamente antes porque podría haber puesto en peligro cualquier acción disciplinaria potencial contra los agentes involucrados, de no haber renunciado, según un comunicado de prensa de la policía.

Magnus dijo que el público debería haber sido notificado y que el departamento ha tomado medidas para asegurarse de que, en el futuro, "cualquier muerte bajo custodia se ponga inmediatamente en conocimiento del público".

"También se han formulado preguntas sobre por qué nos tomó tanto tiempo a aquellos de nosotros a nivel ejecutivo dentro del departamento darnos cuenta de las acciones muy preocupantes de los oficiales como se ve en las imágenes de la cámara en el cuerpo", dijo. "Aunque nos informaron el día siguiente al incidente, no vimos las imágenes en ese momento y, francamente, eso es algo que deberíamos haber hecho".

Sin embargo, Magnus dijo que las imágenes fueron mostradas a los investigadores de inmediato.

Dijo que desde entonces el departamento implementó una política que requiere que al menos dos jefes revisen las imágenes de las muertes bajo custodia dentro de las 48 horas.

Magnus dijo que acepta la responsabilidad de ambos "errores graves".

"Aunque creo que ninguno de los dos fue el resultado de ningún tipo de malevolencia o intento deliberado de ocultar algo, me doy cuenta de que, dado el momento en que nos encontramos, cualquier error de este tipo es visto con gran sospecha y contribuye a la falta de confianza en la policía", dijo, y agregó que cree que TPD trabaja duro "todos los días para ganar y mantener esa confianza".

"Pero para demostrar mi disposición, para asumir la responsabilidad por estos errores, estoy ofreciendo mi renuncia a la alcaldesa, al concejo municipal y al administrador municipal, que pueden aceptar o manejar según lo consideren apropiado", dijo.

Esta es una historia de última hora. Visita tucson.com/laestrella/ para actualizaciones.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News