Departamento del Sheriff del Condado Pima

Matthew Frazier y Matthew Rawlings enfrentan cargos de agresión por delitos menores en relación con la presunta paliza a un estudiante negro en el campus.

Los dos estudiantes de la Universidad de Arizona acusados de agredir a un estudiante negro han sido suspendidos de la universidad, confirmaron sus abogados al Arizona Daily Star el lunes.

Representantes de la escuela se negaron a decir si Matthew Frazier, de 20 años, y Matthew Rawlings, de 19 años, enfrentaron alguna medida disciplinaria después de que sus casos de código de conducta fueran manejados por el Decano de Estudiantes de la UA, citando las leyes federales de privacidad educativa.

Sin embargo, los abogados de Rawlings y Frazier confirmaron las suspensiones luego de las audiencias de acusación el lunes en el Tribunal de Justicia del Condado Pima. El abogado de Rawlings agregó que las medidas son “interinas”.

Las apariciones en la corte se produjeron más de una semana después de que Frazier y Rawlings fueron arrestados enfrentando cargos de agresión menor en relación con el incidente del 10 de septiembre cerca del dormitorio Arbol de la Vida en East Sixth Street y North Euclid Ave.

Los testigos, incluida la víctima, dijeron que Frazier y Rawlings, que son blancos, golpearon y patearon al estudiante de raza negra, y lo llamaron “Negro” (lo que en Estados Unidos es inaceptable, por cuestiones históricas) entre ocho y 10 veces, según un informe policial del campus.

El caso de conducta estudiantil fue entregado a la escuela, mientras que el caso penal fue enviado a la Oficina del Fiscal del Condado Pima para su revisión. Una portavoz de la oficina del fiscal dijo que no puede comentar sobre el caso.

Frazier y Rawlings renunciaron a su derecho de comparecer durante la lectura de cargos del lunes. Un juez ordenó a ambos hombres que se abstengan de tener contacto con la víctima, que no ha sido identificada, y de regresar a la escena del incidente.

A Rawlings también se le permitió regresar a su hogar en California para vivir con sus padres.

“Se han hecho muchas declaraciones sin tener acceso a todos los hechos”, dijo Louis Fidel, abogado de Rawlings. “Vamos a revisar todos esos hechos y mostraremos que Matt no es culpable”.

Dan Cooper, abogado de Frazier, declinó hacer más comentarios.

El incidente de asalto provocó indignación en el campus de la UA, donde aproximadamente 300 personas asistieron a una protesta organizada por la Unión de Estudiantes Negros, sosteniendo carteles y gritando “Queremos justicia” y “Black Lives Matter”.

El grupo ha exigido la expulsión de Frazier y Rawlings. También han criticado a la policía de la UA, específicamente las decisiones de buscar cargos por delitos menores contra Frazier y Rawlings, y por ofrecer a uno de los estudiantes un lugar en un programa de rehabilitación en lugar de cargos criminales.

El ataque, considerado una lesión “menor” por el Departamento de Policía de la UA (UAPD), minimiza el impacto emocional causado, privando así de derechos a la vida del alumnado negro en nuestra universidad”, dijo el grupo en un comunicado después del incidente.

En respuestas escritas al Star enviadas la semana pasada, la policía de la UA proporcionó aclaraciones sobre varias partes del informe policial del campus, que fue publicado horas después de la protesta.

La policía dijo que solo un estudiante fue remitido al programa de rehabilitación (UA Diversion), pero que fue en lugar de cargos por consumo de alcohol por menores de edad. El departamento nunca ofrece un lugar en UA Diversion por un delito violento, incluso si es un delito menor, dijo la policía.

UA Diversion es un programa educativo voluntario que “interrumpe el proceso penal por citas de delitos menores emitidas en el campus de Tucsón”, según el sitio web de la UA.

Las autoridades tampoco dejaron de investigar el caso, sino que lo entregaron a la unidad de detectives de la UAPD. La decisión de buscar cargos se basa en el aporte de las víctimas, dijo la policía.

La víctima inicialmente no quería presentar cargos, pero lo reconsideró después de hablar con su madre, según el informe policial.

“Solo se puede hacer un arresto si existe una causa probable. A veces es necesario que se realicen más investigaciones para desarrollar esa causa probable”, dijo la policía al Star.

Frazier y Rawlings no fueron acusados de un delito grave porque los estatutos estatales estipulan que la víctima debe sufrir “lesiones físicas graves, desfiguración temporal pero sustancial, pérdida o daño temporal pero sustancial de cualquier órgano o parte del cuerpo, o una fractura de cualquier parte del cuerpo”, según la policía.

La víctima sufrió rasguños leves en la mano, el codo y las rodillas, pero luego dijo que iba al área de salud del campus para que lo revisaran por una posible conmoción cerebral, según el informe policial.

El departamento también completó una hoja de trabajo para denunciar delitos de odio por el incidente. La policía de Arizona está obligada por el gobierno federal a documentar cualquier incidente que considere que pueda estar motivado por prejuicios. El formulario se incluye con las estadísticas enviadas al FBI.

Hasta este lunes, Frazier y Rawlings todavía figuraban en el directorio de la escuela como estudiantes universitarios en la escuela de negocios. Un portavoz de la universidad dijo que no podía confirmar si todavía estaban inscritos, citando las leyes federales de privacidad educativa.

Su próxima audiencia en el caso penal está programada para el 12 de noviembre.

Contacta al reportero Justin Sayers en jsayers1@tucson.com o al 573-4192. Twitter: @_JustinSayers. Facebook: JustinSSayers.

Reporter

Justin, a UA graduate, covers local government, focusing on Marana, Oro Valley and the Arizona Board of Regents. He previously worked at the Louisville Courier Journal, Arizona Republic and Hartford Courant and has received multiple awards.