Arturo Gil-Samniego y su hermana Yasmín distrutan los cohetes desde el techo  de un carro en el estacionamiento del AVA Amphitheater el 3 de julio de 2019 en Tucsón.

Cada año, millones de personas se reúnen el 4 de julio para observar los fuegos artificiales y sus hermosos colores que iluminan el cielo nocturno. Pero detrás de los "oohs" y "aahs", ¿qué se necesita para crear un espectáculo de fuegos artificiales?

Lo adivinaste. Ciencia.

Estas explosiones multicolores son una combinación cuidadosamente diseñada de químicos, fusibles y cargas que trabajan juntos para crear una explosión de luz.

Según Kendon Victor, jefe pirotécnico de Fireworks Productions of Arizona, los fuegos artificiales son esencialmente un misil diseñado para explotar de forma controlada. Para llevar los fuegos artificiales en el aire, los pirotécnicos confían en una cadena de explosiones.

Primero, los fuegos artificiales se colocan en un tubo de mortero, que actúa como un cañón para dispararlos hacia arriba. Luego, el pirotécnico enciende un fusible que va desde la parte inferior del tubo de mortero hasta la parte inferior de los fuegos artificiales, donde se encuentra una carga de elevación hecha de carbón, azufre y nitrato de potasio.

“El tipo de fusible utilizado para disparar fuegos artificiales se llama fusible rápido (quick match), y este fusible de combinación rápida se quema a 32 pies por segundo. Entonces, cuando el pirotécnico enciende la punta, arde casi instantáneamente", dijo Víctor.

Esta chispa hace que el calor y el gas se acumulen dentro del tubo, lo que crea la explosión inicial y envía el proyectil de fuegos artificiales hacia el cielo. La cubierta de fuegos artificiales generalmente está hecha de cartón o papel diseñado para mantener todo unido. En el interior, hay un fusible de tiempo, pólvora y una variedad de piedras explosivas llamadas "estrellas".

A medida que el proyectil se eleva hacia el cielo, el fusible de sincronización se quema dentro de la pared de los fuegos artificiales. Una vez que el fusible alcanza la carga de ráfaga o la pólvora, el dispositivo detona y pone en movimiento lo que se ve en el cielo. La duración del fusible se basa en la altitud, por lo que explotará solo una vez que alcance una determinada altura.

Entrelazadas dentro de la carga de estallido están las estrellas, que pueden ser desde el tamaño de un chícharo hasta el tamaño de una canica. Las estrellas son los explosivos que forman los puntos de luz dentro de un fuego artificial y generalmente están recubiertas con capas de metales de colores. Cada punto de color que se ve dentro de un fuego artificial es creado por una estrella individual.

"Entonces, lo que ves en el cielo son cientos o miles, dependiendo del tamaño del proyectil, de pequeñas estrellas o pequeñas bolas químicas que se están consumiendo", dijo Victor. "Cuando los ves muy brillantes, es cuando son más grandes y comienzan a arder, y a medida que el color y la luz se desvanecen, eso significa que la estrella se ha consumido completamente y no queda nada".

Los fuegos artificiales obtienen su color de las sales metálicas que se envasan dentro de cada estrella. Diferentes compuestos metálicos producen diferentes colores. Por ejemplo, los compuestos de cobre crean azul, los compuestos de bario crean verde y el estroncio crea rojo.

Como la única compañía de exhibición de fuegos artificiales a tiempo completo en Arizona, Victor y su equipo realizarán 58 espectáculos de fuegos artificiales el 4 de julio, incluidos 14 en Tucsón. Entonces, cuando estés mirando hacia el cielo este Día de la Independencia, debes saber que tu pasatiempo favorito del 4 de julio está alimentado por el poder de la ciencia.

Contacta a la reportera Jasmine Demers en jdemers@tucson.com

Reporter

Jasmine joined the Star in 2019. With a master’s degree in journalism, Jasmine served in a variety of leadership roles, including The Daily Wildcat's editor-in-chief. She was also named Outstanding Newsperson of the Year by the UA School of Journalism.