Por Johanna Willett

La Estrella de Tucsón

La nueva área infantil de Reid Park ya está abierta.

Los juegos cerca de la concha acústica DeMeester reemplazan un patio de juegos viejo y pequeño que había en esa ubicación. Los juegos cerca de la calle 22 todavía están ahí.

Este nuevo parque infantil no solo tiene sombra en ciertos lugares, sino que también es accesible para personas con discapacidad.

“Hay rampas por todas partes, por lo que es más accesible que los patios de recreo normales, con muchos componentes más bajos para que los niños en silla de ruedas o con diferentes habilidades puedan jugar”, dice Sierra Boyer, gerente de promociones y marketing de la comunidad de Tucson Parks and Recreation.

Los componentes incluyen piezas musicales, estructuras para trepar y un juego de balanceo sobre el que un niño en una silla de ruedas podría subir.

El área de juegos incluye un área para niños de 2 a 5 años, así como un área de juegos más grande para niños de 5 a 12 años. También se planean algunos columpios que aún no están instalados.

El proyecto costó alrededor de 700,000 dólares y fue financiado por las Tarifas de Impacto de la ciudad, dice Boyer.

La construcción de una zona de juegos con chorros de agua para el parque puede comenzar tentativamente el próximo verano. Ese proyecto está separado del patio de recreo y es uno de los proyectos de la Proposición 407.

“La comunidad ha estado pidiendo algo que sea más accesible... algo que todas las habilidades y edades puedan disfrutar”, dice Boyer.

Se planea una gran inauguración para el viernes 13 de septiembre a las 5:30 p.m.