Skip to main contentSkip to main content
You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit
A esta escuela de jiu-jitsu del sur de Tucsón va gente de toda la ciudad

A esta escuela de jiu-jitsu del sur de Tucsón va gente de toda la ciudad

Phillip Aguilar observa a un par de sus estudiantes más pequeños entrenar en un juego de King of the Mountain mientras imparte una clase de Tiny Warriors (Pequeños Guerreros) en la academia Eyrie Brazilian Jiu-Jitsu, que atrae a niños y sus padres de todo Tucsón.

Read in English

Los sonidos de los pies felices de los niños en la clase “Tiny Warriors” (“Pequeños guerreros”) llenan la academia de artes marciales Eyrie Brazilian Jiu-Jitsu en el centro comercial Placita del Rio en el sur de Tucsón.

Phillip Aguilar, propietario e instructor principal de la academia, dirige a la clase de estudiantes de 4 a 9 años en calentamientos, que incluyen correr hacia atrás, gatear, trotar en su lugar y caer al suelo. “Bruk Bruk” de Dillon Francis suena de fondo.

La disciplina y los fundamentos son piedras angulares en la clase. Sin embargo, Aguilar se relaciona con los más pequeños y rompe “la americana”, un movimiento de jiu-jitsu ofensivo en imágenes que los niños pueden captar. Les dice que se imaginen convirtiéndose en águila y que el águila baja y con sus garras, agarra un pez y lo tira al suelo.

La imagen continúa en otro movimiento en el que el oponente está en el suelo y el águila usa sus garras y agarra la canilla del oponente, la sostiene y la empuja hacia el suelo mientras su garra se convierte en una serpiente y pasa por debajo del brazo del oponente.

Aguilar repasa maniobras ofensivas y defensivas para enseñar a sus alumnos a controlar las situaciones mientras usa imágenes de águilas y serpientes para enseñarles movimientos de agarre y derribo. Los Tiny Warriors miran, escuchan y aprenden.

Eva Girón trae a su hija Victoria Liera, de 5 años, a clase tres veces por semana. Dijo que por la disciplina y los fundamentos que está aprendiendo Victoria, vale la pena manejar desde el lado este de Tucsón.

“Probamos diferentes gimnasios, pero a la hora de probar una clase me di cuenta de cómo él (Aguilar) enseña a los niños. Es muy apasionado y les da a los niños dedicación y atención. Aquí no se juzga a nadie. Es como una familia”, dijo Girón.

La estudiante Jada Fierro, de 4 años, ha asistido a clases durante un mes, junto con su hermano Jiraiya, de 5. A ambos les encantan los calentamientos y los juegos físicos.

Su padre, Jacob Fierro, dijo que estaba tratando de encontrar un deporte para sus hijos cerca de su casa, y encontró el gimnasio de Aguilar en Internet.

Él y su esposa llevaron a los niños a tres clases gratuitas para ver si les gustaba, y “se enamoraron, y nosotros también”, dijo el papá. “Es una salida para ellos, están haciendo más amigos y se han vuelto más sociables”.

Cada semana, un total de 150 estudiantes participan en las clases de Tiny Warriors de Aguilar y el instructor principal recibe ayuda de los estudiantes mayores de la academia que ahora son entrenadores.

Annabelle Levins, de 15 años, posa con algunas de las medallas que ganó recientemente. El 26 de junio ganó el oro en los Nacionales Americanos de la Federación Internacional Brasileña de Jiu-Jitsu. Está clasificada como la adolescente número 1 en de la Liga Mundial de Jiu-Jitsu en Estados Unidos.

Una de ellas es Annabelle Levins, de 15 años, quien el 26 de junio ganó una medalla de oro en los Nacionales Estadounidenses de la Federación Internacional Brasileña de Jiu-Jitsu en Las Vegas, Nevada. Levins, quien se está entrenando para próximos torneos en Los Ángeles y Orlando, actualmente ocupa el puesto número uno en los adolescentes de Estados Unidos en la Liga Mundial de Jiu-Jitsu.

“Llevo cinco años estudiando y vine aquí cuando abrió. Realmente tiene un buen ambiente familiar y los entrenadores aquí te ayudan a tener éxito. Están muy bien informados. Es desafiante y divertido”, dijo Levins, quien estudia desde casa. Su madre la lleva a las clases de Aguilar varias veces a la semana desde su casa en Dove Mountain. Fuera del gimnasio, Levins dedica unas 15 horas a la semana a entrenar, incluyendo levantamiento de pesas, flexiones de brazos y carreras de velocidad.

“Estoy muy orgullosa de ella y quiero que tenga éxito en lo que quiera hacer”, dijo su madre, Richele Levins. “Yo quería que fuera bailarina, pero ella eligió jiu-jitsu”, dijo la madre entre risas.

“Lo que más me encanta del jiu-jitsu es que hay personas de diferentes orígenes que se unen para ejercitarse y aprender artes marciales”, dijo Aguilar, de 38 años. Puedes tener policías y personas que han cumplido una condena. También hay maestros, estudiantes, bomberos, oficinistas, mecánicos, militares y médicos”, dijo Aguilar.

Aguilar se graduó de Tucson Magnet High School en 2001 y recibió dos títulos de licenciatura de la Universidad del Norte de Arizona en 2011, con especialización en estudios interdisciplinarios y administración pública.

Annabelle Levins mantiene a sus estudiantes en movimiento durante las vueltas de calentamiento mientras ayuda a entrenar a una clase de Tiny Warriors.

Fue gerente de área de AT&T durante 10 años antes de dejar el mundo corporativo para abrir su gimnasio de jiu-jitsu en 2017. Su esposa María y su hijo Enzo, de 9 años, entrenan en el gimnasio. La hija de la pareja, Eva Sofia, de 2 años, comenzará a entrenar cuando cumpla 4 años.

Un estudio de factibilidad mostró una falta de escuelas de artes marciales en el lado suroeste de Tucsón, dijo Aguilar. Su academia se localiza en el 918 W. Irvington Road, al este de la carretera Interestatal 19.

El negocio se expandió un año después de su apertura y Aguilar se encuentra en negociaciones para ampliarlo nuevamente en el complejo comercial. Aguilar, quien impartió principalmente clases virtuales y clases limitadas en persona siguiendo protocolos de salud, sobrevivió a la pandemia. Tiene estudiantes de todo Tucsón y las áreas circundantes, como Sells, Red Rock, Vail y Safford.

“Estamos todos en un edificio y no hay negatividad. Todos están en el mismo equipo. El deporte une a las personas y es una excelente manera de aliviar el estrés”, dijo Aguilar sobre el jiu-jitsu, disciplina que comparte algunas técnicas con el judo y movimientos de lucha. “Puedes esforzarte mucho, pero aun así hay que llegar a la práctica al día siguiente, porque cuando estás atrapado en un movimiento que lleva a la sumisión, haces tapping (tocar el suelo varias veces con la palma de la mano). Ahí reinicias y comienzas otra partida nueva”.

“No es tan peligroso como recibir un puñetazo en la cabeza o ser noqueado”, dijo Aguilar, quien comenzó a competir a los 20 años y ganó medallas en numerosos torneos, obteniendo su cinturón negro después de 12 años de estudio.

El jiu-jitsu brasileño fue desarrollado alrededor de 1920 por cinco hermanos brasileños, la familia Gracie, después de que uno de los hermanos aprendiera judo Kodokan en 1917 por Mitsuyo Maeda, un experto en judo japonés. Más tarde, la familia Gracie desarrolló su propio sistema de autodefensa llamado Gracie Jiu-Jitsu, que también se conoce como Brazilian Jiu-Jitsu.

Aguilar entrena con Ricardo “Franjinha” Miller de Paragon Brazilian Jiu Jitsu en Ventura, California. Miller da talleres a menudo en Phoenix y Tucsón. Aguilar y su compañero de equipo, Manuel Flores, son miembros del equipo Paragon Brazilian Jiu Jitsu Team en Arizona. Flores posee el gimnasio Daimyo Brazilian Jiu Jitsu en el lado norte de Tucsón. Los miembros de Eyrie pueden entrenar en Daimyo, y viceversa. Tanto Aguilar como Flores ganaron sus cinturones negros con Miller.

En Eyrie, Aguilar también enseña a 100 adultos cómo defenderse. Dijo que el 100% de los estudiantes vienen para aprender defensa personal y que alrededor del 80% quieren probar sus habilidades y competir en torneos. El entrenador en jefe habla con orgullo sobre sus estudiantes y sus medallas y trofeos obtenidos en competencias de la ciudad, el estado, regionales y nacionales.

Contacta a la reportera Carmen Duarte en cduarte@tucson.com o al 573-4104. En Twitter: @cduartestar

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

  • Updated

Para los que hemos migrado de un país a otro, esa sensación es todavía más intensa, una melancolía que se administra, pero nunca desaparece.

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News