Related to this story

Hay momentos tan imperfectos en la vida que hacen que todo valga la pena. Tengo los brazos llenos, la mesa servida, las luces encendidas y el pecho que apenas contiene un corazón acelerado.