Jalando una carreta roja llena de libros de todos tamaños, Amalia Reyes

caminó por la rampa para entrar al Richey Resource Center (Centro de Recursos Richey), recorrió un silencioso pasillo con salones de clase, salió y cruzó el patio y entró a un cuarto con estantes parcialmente cubiertos de libros.

Era una tranquila mañana de miércoles, pero si el sueño y el arduo trabajo de Reyes rinden frutos, el cuarto tranquilo se convertirá en una biblioteca llena de niños, estudiantes y adultos de Old Pascua.

“Quisiera tener algunos libros bonitos en los estantes, libros nuevos para que los niños vengan aquí y lean”, dijo Reyes.

La biblioteca, que aún no está operando, se ubica en donde antes era la escuela primaria Richey, a la orilla del pueblo Old Pascua, en los primeros asentamientos yaquis en Arizona, cerca de lo que ahora es West Grant Road y la Interestatal 10. La escuela, en el 2209 N. 15th Ave, fue construida en 1954 y reemplazó a al antigua Escuela Pascua, que atendía a las familias yaquis.

Además de la creación de la biblioteca Richey, la Biblioteca Pública del Condado Pima se ha asociado con Old Pascua y el miércoles comenzó una serie de funciones familiares mensuales en Richey. A principios de este año, la Biblioteca Pima comenzó a enviar su biblioteca móvil a Old Pascua.

“Estamos construyendo relaciones que han permitido que se hagan los programas”, dijo Amy Rusk, supervisora de servicios bibliotecarios de Bibliotecas del Condado Pima.

Richey se convirtió en un punto de enfoque para la comunidad de Pascua Yaqui, pero en el 2010 el Distrito Escolar Unificado de Tucsón cerró la escuela, así como varias más, como una medida para ahorrar dinero en medio de la recesión económica y de un declive en las inscripciones. La tribu Pascua Yaqui se opuso e intentó persuadir al TUSD de mantener la escuela Richey abierta. Dos años después, la tribu negoció un contrato de arrendamiento con el distrito para convertir la escuela en un centro de recursos comunitarios para la salud, el bienestar, la educación para adultos y actividades recreativas.

“Fue devastador cuando cerró”, dijo Reyes que asistió a la escuela. “Siempre ha sido una escuela comunitaria desde que abrió. Siempre ha estado aquí para la comunidad. Era un soporte para nuestras creencias culturales, nuestras ceremonias. Muchos de los maestros se involucraron con la comunidad. Era algo especial”.

Desde que la tribu rentó el edificio, el centro Richey ha sido utilizado cada vez más por los habitantes de Old Pascua. Hay clases de bienestar y el Tucson Indian Center tiene programas como el Spirit Native Youth Camp (Campamento Juvenil del Espíritu Nativo), el cual concluyó el viernes pasado. Ofrecerán clases para obtener el diploma de preparatoria (GED). El personal se está organizando para ser evaluado y enseñar, dijo Reyes.

“Tomó un buen tiempo para que todo empezara a funcionar, pero ya está sucediendo”, dijo Reyes, quien trabaja en Dr. Fernando Escalante Tribal Library (Biblioteca Tribal Dr. Fernando Escalante), la cual lleva 10 años en New Pascua, donde la Nación Yaqui tiene sus oficinas tribales, en el sudoeste de Tucsón.

Pero al Centro de Recursos Richey le faltaba algo vital, y fue necesario que un joven les recordara de ese componente a Reyes y a otros yaquis mayores.

“‘Bueno, ‘tú construiste la biblioteca ahí en Pascua Nueva. ¿Por qué no puedes hacer una ahí?’. Cuando eso viene de un niño, tiene aún más poder”, dijo Reyes.

Llevó las poderosas palabras y visión del niño al Concejo de San Ignacio en Old Pascua y ante los concejales de la tribu Pascua para su aprobación. Reyes dijo que la autorización para abrir la biblioteca se dio bajo la administración del presidente Robert Valencia.

Empleados de mantenimiento de la tribu repararon las ventanas y limpiaron el lugar. Reyes empezó a reunir libros. Los libros que llevó el miércoles fueron donados por una mujer de Tucsón que pidió permanecer en el anonimato.

Rusk dijo que la biblioteca pública está abierta a proveer más asistencia técnica y de catálogo y para llenar los vacíos que sea posible. La biblioteca pública no quiere interferir en cómo desarrolla la tribu Yaqui su biblioteca sino crear una relación de trabajo.

Reyes quiere abrir la biblioteca Richey el próximo mes. Cuando abra, sacar libros prestado será gratis en la biblioteca Richey.

“Si los usuarios quieren quedarse con el libro, está bien”, dijo. “Cualquier libro es un tesoro para alguien que quiere aprender”.

Reyes dijo que la biblioteca aceptará libros en buen uso. A los lectores jóvenes les gustan los deportes y los libros de naturaleza; los hombres mayores prefieren los libros de historia y tomos sobre las guerras globales; los estudiantes necesitan libros sobre los exámenes de GED y el aprendizaje de matemáticas; muchos adultos disfrutan de los misterios. Añadió que se necesitan libros infantiles ilustrados y literatura para estudiantes de preparatoria.

La biblioteca también podría utilizar artículos para artesanías y manualidades, marcadores, papel, libros para colorear y lápices de colores.

Para donar llame a la Biblioteca Tribal Dr. Fernando Escalante al 520-879-5473.

More video from this section

Ernesto “Neto” Portillo Jr. es editor de La Estrella de Tucsón. Contáctalo en netopjr@tucson.com