Skip to main contentSkip to main content
You have permission to edit this article.
Edit

ESPECIAL: Una oportunidad para padres y madres de Arizona de avanzar en sus estudios

  • Updated

Monique Ortega, de 26 años, madre de Aaliyah, de 8 años, y Dominick, de 6, participa en un programa de certificación de gestión de la cadena de suministro y logística a través de Pima Community College.

Esta serie ha sido posible gracias a una beca para La Estrella de Tucsón de Solutions Journalism Network, una organización dedicada a impulsar el periodismo que analiza las respuestas de la comunidad a problemas específicos.


Read in English

Hace dos años, Monique Ortega, de 26 años, se sintió atrapada. Como madre soltera de dos niños pequeños, estaba luchando por encontrar un trabajo que fuera lo suficientemente estable como para calificar para un subsidio de cuidado infantil del Departamento de Seguridad Económica. En ese momento, ella vivía en Phoenix y el costo de vida era alto. Entre otras dificultades, debió esforzarse para pagar $50 a la semana por el cuidado infantil básico para poder ir a trabajar.

El estrés era constante y desmoralizador, dijo.

“Me sentía impotente. No tenía ningún sistema de apoyo cuando estaba en Phoenix. En realidad, era solo yo sola”, comentó Ortega, quien abandonó la escuela secundaria cuando tenía 16 años. Aunque obtuvo su GED, todas sus perspectivas laborales parecían callejones sin salida, dijo.

Después de mudarse a Tucsón, Ortega encontró el programa Pathways for Single Mothers, un proyecto de la Fundación de Mujeres del Sur de Arizona. El programa brinda servicios integrales que incluyen becas para el cuidado infantil de tiempo completo y de alta calidad, transporte, matrícula y un fondo de emergencia para los padres que buscan un certificado o un programa de grado calificado.

Monique Ortega, de 26 años, y su hija, Aaliyah, de 8, se toman de la mano mientras se balancean juntas en un patio de recreo cerca de su casa en Tucsón. Ortega participó en el programa Pathways for Single Mothers, que es un proyecto de la Fundación de Mujeres del Sur de Arizona. El programa demuestra la importancia de la HB 2016 recientemente aprobada, que permite a las familias seguir recibiendo apoyo para el cuidado infantil del Departamento de Seguridad Económica de Arizona, incluso si están mejorando su educación, no solo si están trabajando.

“Creo que nunca antes en mi vida tuve una experiencia como esta, en donde sintiera que recibía un verdadero apoyo”, dijo. “Al ser madre, todo gira en torno de tus hijos”.

Ortega se decidió por programa certificado de logística y gestión de suministros a través de Pima Community College. Con ello, finalmente, sintió esperanza.

“No sabía nada de logística, pero sentía que allí había algo que me podría ayudar a levantar”, dijo. “Fue una salida. No quería seguir en el mismo, sin tener nada por mostrar”.

Gracias a una nueva enmienda al estatuto de Arizona, más padres de bajos ingresos tendrán la oportunidad de movilidad social. La HB 2016, firmada por el gobernador Doug Ducey en abril, exime de un requisito de trabajo de 20 horas por semana para los padres que reciben subsidios de cuidado infantil del Departamento de Seguridad Económica de Arizona. Eso significa que los padres de bajos ingresos que ya están calificados para los subsidios de cuidado infantil del DES tendrán la opción de inscribirse en una institución educativa acreditada o en un programa de capacitación laboral y aun así mantener su subsidio de cuidado infantil.

Aunque la legislación ya está en vigor, el beneficio para los padres aún está lejos.

DES actualmente está estableciendo contratos con colegios y universidades para crear un programa de becas que ayudará a establecer los requisitos de elegibilidad, dijo la vocera de DES, Tasya Peterson. Dicha elegibilidad debería entrar en vigor en la primavera de 2022.

Las becas para el cuidado de niños estarán disponibles para los estudiantes que buscan títulos en programas que conducen a la autosuficiencia económica, como enfermería, educación de la primera infancia y educación K-12. DES también se está asociando con la Women’s Foundation para asegurarse de que el nuevo programa de becas sea exitoso, dijo Peterson.

Actualmente, 36,439 familias de Arizona califican para los subsidios de cuidado infantil del DES.

El éxito del programa piloto Pathways, ahora en su segundo año, demostró la necesidad de HB 2016, dijo Amalia Luxardo, directora ejecutiva de la Fundación de Mujeres del Sur de Arizona, una de las principales defensoras de la legislación. Hasta ahora, 23 mujeres han participado en Pathways for Single Mothers, y 13 de ellas son latinas.

Decenas de miles de mujeres de bajos ingresos en el sur de Arizona podrían beneficiarse de HB 2016, dijo Luxardo. Una investigación de la Universidad de Arizona, encargada por la Women’s Foundation, estima que 33,000 madres solteras de bajos ingresos en el sur de Arizona no tienen educación postsecundaria y podrían mejorar drásticamente su situación financiera con programas de capacitación y educación específicos, como los certificados de un año en industrias de rápido crecimiento ofrecidas por Pima Community College. Pero completar esos programas de capacitación casi siempre requiere acceso a cuidado infantil.

Al cubrir el costo del cuidado infantil, el estado podría ahorrar $20,000 por cada familia que pueda lograr la autosuficiencia financiera y salir de la asistencia pública, dijo Luxardo.

“Estamos hablando de millones de dólares que podrían reasignarse a otras cosas”, dijo Luxardo. Y la legislación será de especial ayuda para las familias latinas, agregó.

En Arizona hay 323,558 hogares encabezados por mujeres solteras con hijos, según un análisis de datos de la Women’s Foundation a partir de la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense de 2019, un programa de la Oficina del Censo de EE.UU. Los datos mostraron que aproximadamente el 40% de esos hogares, 129,681 de ellos, están encabezados por mujeres latinas.

Si bien es posible que muchos tengan una amplia familia en la que pueden confiar, “es poco lo que nuestras familias pueden hacer por nosotros cuando hemos llegado a un punto en el que nos estamos agrandando demasiado”, dijo Luxardo.

Las madres solteras tienen la mitad de probabilidades que otras mujeres de obtener un título de estudios universitarios de cuatro años, lo que genera salarios más bajos para ese grupo demográfico, según un informe de investigación de la Universidad de Arizona. Ninguna de las cinco ocupaciones más comunes para las madres solteras con niños pequeños proporciona un salario medio superior a 30,000 dólares al año, según el informe. Incluso trabajando a tiempo completo, es probable que estas madres sigan viviendo en la pobreza o cerca de ella y necesiten asistencia pública para sobrevivir.

HB 2016 propicia autosuficiencia a más familias, dijo Magdalena Verdugo, directora de YWCA Tucsón.

“Es un gran logro”, dijo Verdugo. Apoyar a las mujeres en el camino hacia la autosuficiencia es el objetivo de gran parte de la programación y los servicios de la YWCA. También hemos conectado a las mujeres con el programa Pathways, acercándolas a “carreras que posiblemente nunca pensaron que podrían tener”, dijo.

El programa Pathways se centró intencionalmente en trayectorias profesionales prometedoras que no requieren un título de cuatro años y en las que las mujeres pueden ganar un salario digno real.

Pero muchos de esos campos, como la logística y la tecnología en construcción de edificios, han estado tradicionalmente dominados por los hombres, y es posible que las mujeres se hayan mostrado reacias a seguirlos, en parte debido a la sensación de que éstos no serían trabajos tan flexibles para las necesidades de los padres que trabajan, dijo Verdugo.

La consistencia, particularmente en vivienda y educación, es crucial para los niños, pero lograr eso requiere que los padres sean estables primero, dijo Verdugo.

“Necesitamos estabilizar a la madre o al padre para extender esa estabilidad al niño”, dijo.

Durante la pandemia, mientras los jardines infantiles y las escuelas están cerrando sus puertas, muchas personas se están dando cuenta de lo crucial que es el cuidado infantil para las familias, dijo Verdugo.

Sin embargo, gran parte de la carga del cuidado infantil recayó en las mujeres durante la pandemia, quienes pusieron sus vidas y sus carreras en pausa para quedarse en casa con sus hijos, dijo.

Los promotores de esta iniciativa tienen la esperanza de que haya un impulso creciente en torno al apoyo a la educación preescolar de alta calidad, en términos de sus beneficios tanto para los niños como para los padres.

“Si algo bueno nos ha dejado el COVID es que le reveló a mucha gente el papel fundamental que juega el cuidado infantil durante dos generaciones”, dijo Liz Barker Alvarez, directora de políticas en First Things First, la agencia estatal de la primera infancia, financiada por un impuesto al tabaco. Esta agencia apoya el aprendizaje temprano y el desarrollo de los niños desde el nacimiento hasta los 5 años. “Cada vez más legisladores en todos los niveles están comenzando a reconocer que el aprendizaje temprano es algo en lo que debemos invertir”.

“Un parteaguas”

Los líderes de Pima Community College tenían la esperanza de que la HB 2016 se aprobara este año, dijo Brian Stewart, vicepresidente del campus del noroeste de Pima.

“Esto nos dice que hay un cambio en nuestra comunidad, reconociendo que los niños son realmente nuestro futuro y nuestra sangre”, dijo.

Pima Community College está trabajando para agregar capacidad de cuidado infantil en el campus, de modo que la institución pueda adaptarse a la afluencia anticipada de padres que aprovechan el HB 2016, comentó Stewart.

La investigación de Pima muestra que los campus de Desert Vista y West tienen menos proveedores de educación infantil de alta calidad, dijo. Sin opciones de cuidado infantil convenientes para los estudiantes, es más probable que tengan dificultades con sus estudios, señaló.

Una investigación de la Universidad de Arizona estima que 33,000 madres solteras de bajos ingresos en el sur de Arizona no tienen educación postsecundaria y podrían mejorar dramáticamente su situación financiera con programas de capacitación y educación específicos, como los certificados de un año en industrias de rápido crecimiento que ofrece Pima Community. Universidad.

“Los estudiantes tienen que conducir a algún lugar, dejar a sus hijos, correr al campus, y luego regresar corriendo para recoger a sus hijos en la guardería”, dijo. “Eso significa que toman menos clases o faltan a clases… No hay ningún apoyo adicional”.

La construcción de nuevos centros de cuidado infantil comenzará primero en el campus de Desert Vista en el lado sur, donde el 60% de los estudiantes son latinos, dijo Stewart. El centro debería estar listo para el verano de 2022. Comenzará como algo pequeño, atendiendo de 15 a 20 niños de 3 a 5 años; luego crecerá según sea necesario, dijo.

“Realmente queremos apoyar a los padres que están ingresando a sus hijos en programas de aprendizaje temprano de alta calidad. Esos programas existen y están justo al lado de nuestros campus”, manifestó.

Las opciones actuales de cuidado infantil existentes en Tucsón son insuficientes (hay áreas con una oferta insuficiente de proveedores de cuidado infantil con licencia), y además se han visto afectadas por la pandemia, dijo.

“Lo que sabemos es que muchos proveedores de cuidado infantil cerraron durante el COVID”, dijo. “(En las encuestas) nuestros estudiantes estaban considerando que, sin cuidado infantil, no regresarían a la escuela. Simplemente no es posible”.

En conversaciones con los padres sobre sus necesidades de cuidado infantil, el personal de First Things First se enteró de que la falta de acceso al cuidado infantil era una barrera importante para promover su educación, dijo Jessica Harrington, directora regional senior en el sur de Arizona para First Things First.

Los programas de vía rápida, como el programa de enfermería práctica con licencia (de 13 meses) en Pima Community College, son mejores opciones para los padres que trabajan, pero perder incluso una clase debido a una emergencia en el cuidado infantil podría descarrilar los estudios de un estudiante, señaló.

“El plan de estudios es muy importante, si pierdes un día, tu educación podría verse comprometida. Tienes que estar presente en todas las clases y recuperar las que has perdido es muy difícil”, dijo.

Con HB 2016, “Creemos que esto va a ser un gran parteaguas”, dijo Harrington. “Veremos mucho más interés por parte de las familias para poder estar ahora en condiciones de acceder y concentrarse en su educación superior”.

Arizona en el trabajo

HB 2016 marcará una diferencia real en las vidas de los padres que buscan mejorar su posición financiera, dijo Pam Valencia, especialista en inscripción a la fuerza laboral en el programa Arizona at Work del Condado Pima, una red de desarrollo de la fuerza laboral en todo el estado, anteriormente conocida como One Stop.

Entre el 85% y el 90% de sus clientes son mujeres latinas, la mayoría madres solteras, dijo.

Durante años, los clientes de Valencia se enfrentaron a una enorme lista de espera para recibir los subsidios de cuidado infantil de DES. Y para sus clientes que necesitaban cuidado infantil para poder regresar a la escuela, esos subsidios no estaban disponibles, dijo.

Esa era una situación común: Valencia recordó a una clienta que trabajaba como cuidadora y que esperaba convertirse en enfermera práctica con licencia y obtener un salario más alto. Pero sin acceso al cuidado infantil para sus hijos, estaba atrapada en el mismo trabajo mal pagado, dijo Valencia.

“Es muy difícil cuando ves a alguien que está ganando, en ese momento, $10 por hora, cuando probablemente podría estar ganando $20 o algo más por hora” con más preparación, dijo. Pero antes de la HB 2016, seguir esa capacitación habría requerido renunciar a los subsidios de cuidado infantil del DES, señaló.

“Entonces pierden la esperanza. Veía a muchas clientas frustradas, que decían: ‘Estoy tratando de superarme. ¿No lo ven?’, dijo. “Fue desalentador ver eso, pero no había nada que pudiera hacer en ese momento”.

HB 2016 ha eliminado al menos esa barrera para sus clientas, dijo.

Mirando hacia el futuro

Si bien HB 2016 es un comienzo, los líderes estatales deben comprometerse verdaderamente a apoyar la educación de la primera infancia, dijo Barbie Prinster, directora de programas de la Asociación de Educación de la Primera Infancia de Arizona (Early Childhood Education Association), una organización sin fines de lucro con membresía que representa a los centros de cuidado infantil con licencia y aboga por la legislatura.

La pandemia trajo una infusión de dólares de

ayuda de emergencia federal

al estado, lo que ha ayudado

a rescatar la industria del cuidado infantil. Pero el

fondo general del estado

solo dedica $7 millones al cuidado infantil para los niños bajo la custodia del Departamento de Seguridad Infantil, la agencia estatal de bienestar infantil. Eso comparado con los $85

millones de dólares del

fondo general, antes de

los recortes masivos que

fueron provocados por la recesión de 2008, dijo Nicole Fyffe, asistente del administrador del condado Chuck Huckelberry.

“La pregunta que muchos de nosotros tenemos es si el estado intensificará y restaurará el financiamiento general al menos para los niveles anteriores a la recesión de 2008, después de que termine el financiamiento federal del COVID”, dijo Fyffe.

Durante la recesión de 2008, el entonces gobernador, Jan Brewer, eliminó la parte de la asistencia de cuidado infantil para los padres trabajadores de bajos ingresos, y nunca se restableció, dijo Prinster.

“Estamos muy agradecidos por el dinero federal”, dijo Prinster. Pero añadió: “Si todos los fondos federales de hoy desaparecieran, todavía no estaríamos financiando a las familias trabajadoras. Es realmente un poco contradictorio con el mensaje del gobernador sobre ‘Arizona está abierto para trabajar’”.

Los defensores de esta iniciativa deben continuar presionando a la legislatura estatal para que dedique fondos al cuidado infantil, dijo.

“El cuidado infantil es parte de nuestra infraestructura. Es parte de nuestra economía”, dijo.

Para Ortega, participante del programa Pathways, la educación se ha convertido en un trampolín hacia una vida mejor. Ortega dijo que cuando era niña su padre le inculcó la importancia de la educación. Pero cuando él murió de cáncer cuando ella era una adolescente, ella perdió toda motivación y abandonó los estudios a los 16 años.

“Me di por vencida”, dijo. Dio a luz a su hija Aaliyah a los 18 años, cuando obtuvo su GED, y luego tuvo a su hijo Dominick a los 20 años.

Hoy, Ortega se lanza a la búsqueda de una educación superior. Sus clases de logística cuentan para un título adicional que ahora está cursando en Pima Community College, y planea obtener su licenciatura después de eso.

Los hijos de Ortega ahora tienen 6 y 8 años y están en la escuela primaria, por lo que ya no necesita apoyo de cuidado infantil. Pero dijo que los otros servicios de apoyo ofrecidos por Pathways han sido fundamentales para su éxito.

Si HB 2016 hubiera existido cuando necesitaba desesperadamente acceso al cuidado infantil, habría comenzado su nueva carrera hace años y habría evitado mucho estrés, dijo.

“Si esa legislación hubiera existido en ese tiempo, habría comenzado todo esto antes”, dijo. “Se lo recomendaría a cualquier mujer, a cualquiera que sienta que está atrapada en una situación como la mía”.

Tags

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News