Skip to main content
You have permission to edit this article.
Edit
La Fundación Sunnyside ayuda a familias de sus estudiantes a pagar la renta y cubrir gastos en la pandemia

La Fundación Sunnyside ayuda a familias de sus estudiantes a pagar la renta y cubrir gastos en la pandemia

El único requisito es que tengan al menos un niño en una escuela del SUSD

  • Updated

Este reportaje fue creado por La Estrella de Tucsón con el apoyo de Solutions Journalism Network, una red que capacita y conecta a periodistas para reportar cómo responde la gente a los problemas. Esta nota es una de varias que exploran cómo el COVID-19 está impactando a la comunidad latina de Tucsón y qué soluciones han surgido para ayudarla.

Cuando toda la familia de Marcia Zepeda dio positivo por COVID-19 este verano, eso significó que su esposo, el único sostén de la familia, estuvo sin trabajo durante un mes entero mientras se recuperaba.

Pero los recibos a pagar seguían llegando.

Afortunadamente, pudo encontrar ayuda para cubrir la renta de un mes y el pago de la luz a través de la Fundación Sunnyside, que recauda fondos para el Distrito Escolar Unificado de Sunnyside (SUSD), donde dos de sus tres hijos van a la escuela.

“Si no hubiera sido por su ayuda, nos hubiéramos atrasado”, dice Zepeda. "No iban a venir y cortarnos la luz, pero fue mucho estrés, las deudas pueden ser muy estresantes y estamos muy agradecidos de que nos hayan ayudado".

En un año escolar normal, la Fundación Sunnyside sin fines de lucro recauda fondos para ayudar a mejorar la experiencia educativa de los estudiantes en el distrito de Sunnyside: nuevos instrumentos musicales, libros, excursiones, tarifas de exámenes de ingreso a la universidad y programas de alfabetización son solo algunas de las cosas que la fundación ayuda a pagar.

Pero, por supuesto, estos no son tiempos normales.

A principios de la primavera, cuando las casas se convirtieron en escuelas y el COVID-19 cambió las vidas de las familias que perdieron sus trabajos o no pudieron trabajar porque se enfermaron, la pandemia creó un área de enfoque nueva y más urgente para la fundación: ayudar a las familias de los estudiantes del distrito con dificultades financieras a permanecer en sus hogares, evitar el desalojo y mantenerse al corriente con los pagos de servicios.

“Escuchábamos historias sobre lo que estaba pasando con algunas de las familias y algunas de las dificultades que estaban enfrentando”, dice Michael Barton, vicepresidente de la fundación. “También nos dimos cuenta de que no queríamos esperar a alguien más, no había tiempo para que nadie más resolviera estos problemas. Éramos nosotros”.

En abril, la directiva de la fundación se propuso establecer un nuevo fondo de ayuda de emergencia. Su objetivo: ayudar a las familias lo más rápido posible con los pagos de servicios públicos, de vivienda y otras necesidades básicas.

Kerri Lopez-Howell, directora ejecutiva de la fundación, dice que una de las cosas más especiales de la fundación es también su mayor fortaleza. Todos los miembros de la junta directiva tienen vínculos profundos con la comunidad a la que sirven, por lo que están profundamente en sintonía con las necesidades de la gente. Son empleados actuales y anteriores; egresados del distrito y defensores de la comunidad del sur de Tucsón.

Con el cierre de escuelas y la transición al aprendizaje remoto, la fundación se dio cuenta de que tenía que cambiar su enfoque de solo apoyar a los estudiantes en el aula a ayudar a las familias a atender las necesidades básicas para crear algo de estabilidad dentro de sus casas y que pudieran continuar aprendiendo, dice Lopez-Howell.

“Al mismo tiempo, todos sabíamos que los cheques del estímulo económico estaban circulando, sabíamos que el desempleo estaba circulando y sabíamos que la mayoría de nuestros estudiantes no se beneficiarían de esos fondos”, dice Lopez-Howell. “Había esta experiencia compartida como miembros de la junta directiva sabiendo que todos dependíamos de estos fondos para salir adelante y nuestra propia comunidad no iba a recibir estos fondos, por lo que fue un estrés compartido y lo único que se podía hacer era encontrar una manera de dar un alivio”.

Muchas familias en el distrito probablemente no iban a poder acceder a recursos federales como el programa de cheques de estímulo y protección o al seguro de desempleo por muchas razones, incluido el estatus migratorio y los tipos de trabajos que tenían. Y muchas dependencias de servicios sociales están vinculadas a una base de datos y solo permiten que las familias sean ayudadas una vez al año. Entonces, si una familia ya recibió ayuda este año, no podría regresar y pedir más.

Así crearon el fondo de emergencia de Sunnyside, que se compone de dinero recaudado de subvenciones y donantes individuales para que cualquier persona de la comunidad pueda acceder a él. El único requisito de elegibilidad es que las familias tengan al menos una niña o niño en el hogar inscrito en una escuela del SUSD.

La campaña #SunnysideStrong permitió a la Fundación Sunnyside recaudar fondos de la venta de camisetas y unirlos a los donativos recibidos, con lo que se ha financiado la ayuda otorgada durante la pandemia a familias de bajos recursos en el distrito escolar.

El dinero base provino del Rincon Optimist Club, que hizo una donación en efectivo y cubrió el costo para comprar camisetas blancas con letras de color naranja brillante con un hashtag que la fundación comenzó a reforzar su espíritu: #SunnysideStrong.

Las camisetas se vendieron a $15 cada una y todo el dinero se destinó directamente a apoyar a las familias. Los maestros, estudiantes, personal del distrito y miembros de la comunidad los arroparon. Se agotaron dos veces.

"Estamos orgullosos de quiénes somos", dice Barton, quien creció en el distrito, asistió a las escuelas del SUSD y es voluntario desde hace mucho tiempo en la comunidad. “La comunidad está dando un paso adelante y haciendo lo que puede ... para ser parte de esto, porque saben que es lo correcto”.

Se vendieron más de 200 camisetas. La fundación generó conciencia sobre el fondo usando únicamente en las redes sociales y cada vez que una persona que compraba una camiseta publicaba una foto, la fundación veía cómo las donaciones llegaban: $5 aquí, $10 ahí.

También llegaron donaciones más grandes, incluida una subvención de United Way de Tucsón y el Sur de Arizona. El Consejo Estudiantil de Apollo Middle School votó a favor de donar $1,000 al fondo porque reconoció que muchas familias en su comunidad estaban batallando y creían en la importancia de apoyarse mutuamente en tiempos difíciles.

“Recaudar dinero, vender camisetas, hacer que la gente se pusiera una camiseta y se tomara una foto o la promocionara fue fácil, porque está en el tejido de la comunidad el ser tan generosos y solidarios unos con otros”, dice Lopez-Howell.

Había necesidad antes de la pandemia

El distrito escolar de Sunnyside cubre una gran parte del lado sur de Tucsón y es el segundo distrito más grande de la ciudad, con 21 escuelas que atienden a más de 16,000 estudiantes, la mayoría de los cuales son hispanos. En el distrito, el 83% de los estudiantes reúne los requisitos para recibir almuerzo gratis o a precio reducido. Todas las escuelas del distrito son parte del programa federal de Título I que distribuye fondos a las escuelas con un alto porcentaje de estudiantes de familias de bajos ingresos.

“Básicamente, cuatro de cada cinco de nuestros niños están por debajo del nivel de pobreza”, dice Andrea Foster, coordinadora de Título I del distrito y directora interina de programas federales.

Ya existía una gran necesidad en la comunidad de Sunnyside mucho antes de marzo. La pandemia y el desempleo resultante la exacerbaron.

“Muchas familias tienen trabajos en los que no acumulan tiempo por enfermedad o días libres (llamado en inglés PTO) o no son elegibles para beneficios de desempleo”, dice Foster. “Entonces, esas cosas en las que otras personas podrían apoyarse, otros recursos u opciones, ellos no las tienen".

En sus roles, Foster y su colega Araceli Mendoza, el enlace de cuidado de temporal (foster care) y de personas sin hogar del distrito, trabajan incansablemente para ayudar a los estudiantes y familias en crisis y son parte de un equipo que ayuda a las familias a acceder al fondo de ayuda.

“Usamos diferentes sombreros y nuestro objetivo es satisfacer las necesidades de nuestros estudiantes y mantenerlos en la escuela”, dice Mendoza. "Así que cualquier servicio o programa que podamos ofrecer para alcanzar ese objetivo es de lo que se trata esto”.

Las familias que necesitan ayuda son remitidas al fondo de ayuda principalmente a través de sus consejeros escolares. Se les pide que llenen un formulario de Google para solicitar fondos que Mendoza y otro colega administran y revisan. Hacen llamadas de seguimiento si es necesario para obtener información adicional.

“Pedimos los recibos o los avisos de desalojo o simplemente la documentación que confirme y verifique el monto solicitado para que el pago, una vez aprobado, pueda pagarse directamente a la empresa o beneficiario”, dice Foster. "Ningún efectivo llega a las familias, simplemente va directamente al acreedor solo para garantizar que se realice el pago”.

Mendoza dice que cuando las familias solicitan asistencia generalmente no es solo con un pago o deuda.

“Son meses de facturas atrasadas, desafortunadamente, hace dos o tres meses”, dice. Las solicitudes más comunes han sido para ayudar a pagar los servicios públicos y el internet con facturas únicas desde $90 y de hasta $900.

Tener este fondo les ha dado a Foster y Mendoza opciones de ayuda que antes no existían.

“Que la fundación haya hecho esto ha sido un regalo del cielo, porque muchas de nuestras familias no cumplen con algunos de los requisitos de algunas dependencias en la ciudad y ahí es donde entra la burocracia, es posible que no tengan la información que muchas de estas agencias requieren para brindarles servicios”, dice Mendoza, quien agrega que este financiamiento ha hecho la ayuda más fácil y menos engorrosa.

“Las donaciones que brinda la gente están marcando una diferencia en la vida de nuestros niños. Mantienen las luces prendidas para los niños, los mantiene en su computadora portátil, les proporciona un techo y les brinda algo de alivio a los padres”, dice Mendoza. “No les proporciona un alivio completo, pero les da algo de tiempo. Y eso es asombroso, porque no podíamos hacer esto antes, hicimos mucho para defender a las familias y ahora estamos muy felices de decir 'sí, los ayudaremos, no hay problema, comencemos el proceso'".

Para el 31 de julio, el fondo había aumentado a $31,000 y hasta ahora se han distribuido alrededor de $22,000 para ayudar a 27 familias compuestas por 44 adultos y 88 niños.

Ashley Bravo, madre soltera de dos estudiantes de primaria de Sunnyside, se acercó directamente a Mendoza en junio cuando vio una publicación sobre el fondo en la página de Facebook de la fundación.

Bravo perdió su trabajo como empleada en una gasolinera en marzo y había estado tratando de llegar a fin de mes utilizando el dinero de su estímulo para cubrir la renta y coser y vender cubrebocas para comprar gasolina y comida.

“Pero eso aún se volvió bastante escaso debido a todos los otros pagos que tenía. Y en ese momento, tener que quedarme en casa con los niños independientemente de cómo todavía estaban tratando de aprender a distancia, y luego tenerlos en casa todo el tiempo, la comida, solo para seguir cuidando a los niños y hacer como si nada hubiera cambiado para que no vieran las dificultades por las que estaba pasando”, dice Bravo. "Seguí tratando de hacer las cosas lo más cómodas posible para ellos”.

Después de perder su trabajo, Bravo intentó obtener ayuda de varias organizaciones que ofrecían asistencia para la renta y los servicios públicos para las personas que habían quedado desempleadas debido a la pandemia. Seguía siendo referida a diferentes organizaciones y le daban un número de teléfono tras otro, pero nunca recibió ayuda real.

“Estaba teniendo problemas y no pude obtener ayuda con ninguno de los programas”, dice Bravo.

Con una llamada a Mendoza y algunos mensajes entre ellas, Bravo pudo tener un mes de renta y su recibo de luz cubiertos por el fondo de ayuda de la fundación.

“Fue muy emotivo porque, hace como un año, estaba prácticamente sin casa y trabajé en varios trabajos para entrar al departamento en el que mis hijos y yo estamos ahora”, dice. "... Fue muy reconfortante, porque crecí en un entorno de vida muy inestable, por lo que era importante para mí proporcionar estabilidad a mis hijos”.

La crisis del internet

Con la escuela ahora en marcha, pagar el internet se ha convertido en la máxima prioridad, porque sin él los niños no pueden participar en el aprendizaje remoto.

“En este momento, debido a la crisis de Internet, estamos tratando de cubrir tantas facturas como sea posible. Y eso se debe a que el problema de Internet es tan grande”, dice Lopez-Howell.

Y aunque los proveedores de internet ofrecen planes de bajo costo, las familias no pueden inscribirse en ellos si tienen un saldo pendiente. Las familias también están incurriendo en cargos adicionales al revisar sus planes de datos con varios niños en un hogar que tienen que conectarse en línea la mayor parte del día, dice Foster.

“Ha sido bueno tener esta fundación, este fondo de ayuda de emergencia para ayudar a abordar esa deuda, si no cubrirla toda, cubrir una parte, porque eso es lo que impide que estas familias puedan conectarse”, dice Foster.

La fundación también recibió fondos de otra subvención para comprar hotspots (dispositivos para conectarse al wifi) para cada estudiante de la primaria Summit View como parte de una iniciativa separada.

Lopez-Howell dice que si bien el fondo de ayuda ha sido tan importante para ayudar a las familias en los últimos meses, a ella le preocupa lo que se avecina.

“Ahora estamos en agosto y la gente tiene facturas atrasadas desde marzo, el desempleo se ha mantenido igual para gran parte de nuestra comunidad, gran parte de nuestra comunidad aún no ha recibido apoyo de estímulo, así que lo que comenzó a sentirse realmente bien en junio porque decíamos “vamos a pagar un recibo de luz”, pero ahora recibimos facturas de $1,200, $1,500 por agua o algún servicio público y se nos está agotando”, dice. “Y mientras miramos hacia el próximo año, no sé de dónde vendrá el alivio ... la moratoria (sobre los desalojos) no se levantará hasta diciembre, pero ahora voy a decir 'OK, ¿en diciembre vamos a estar pagando recibos (acumulados) desde marzo? La acumulación es abrumadora”.

Generosidad y fuerza

Para el 22 de septiembre, en lugar de su almuerzo anual de recaudación de fondos, la fundación está organizando el Sunnyside Gives Day en línea, donde recolecta donaciones con el objetivo de recaudar $50,000 para su fondo de ayuda y otras iniciativas.

Kerri Lopez-Howell, directora ejecutivade la Fundación del Distrito Escolar Unificado de Tucsón.

Para ahorrar dinero y prepararse para dar, los estudiantes se han comprometido a gastar menos en cortes de pelo y en Eegee’s, una directora está donando todas las ganancias de su armario de Poshmark, otra directora aporta $25 por cada $100 donados por sus amigos y los miembros de la junta directiva están ahorrando el dinero que en otros tiempos habrían gastado en gasolina y café. Y el superintendente del distrito, Steve Holmes, ha prometido teñirse el cabello de rubio decolorado como Guy Fieri si la fundación alcanza su meta de $50,000 dólares.

Lopez-Howell dice que a pesar de los desafíos que enfrenta la comunidad, también ha podido presenciar de primera mano la generosidad y la fuerza que existen.

“Todavía hay mucha fuerza ... y por más difícil que sea ver que estas son las facturas que están llegando y esto es lo que está sucediendo, también podemos ver la alegría, la resistencia, la determinación, la comunidad es súper fuerte independientemente de lo que pasa”, dice. “Todos se están uniendo de una manera que nunca olvidaré ... Nunca olvidaremos la pandemia, la crisis, las facturas y el desempleo, pero nunca olvidaré lo que he visto y que he sido testigo de personas empujando juntas”.

Para Bravo, la ayuda que recibió del fondo fue un recordatorio de ese bien que existe.

“Mientras crecía, toda mi infancia, hasta donde puedo recordar… no teníamos una vida estable y no quería eso para mis hijos, fue muy emotivo para mí saber que hay cosas buenas en el mundo y que hay gente que te ayudará”, dice.

Contacta a la reportera Veronica Cruz-Mercado en vcruz@tucson.com.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

  • Updated

La crisis actual ha pronunciado las carencias y problemas que ya teníamos. Como decimos los mexicanos coloquialmente, ha hecho “más jodido al jodido’. Más que nunca, la educación debe ser la apuesta y la información el primer paso.

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News