Skip to main content
You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit
La UNAM es una opción gratuita para personas de Tucsón que hablan español

La UNAM es una opción gratuita para personas de Tucsón que hablan español

La Universidad Autónoma de México, con sede en la Ciudad de México, tiene 360,000 estudiantes y 40,000 profesores. Puede ofrecer clases gratis porque está financiado por el gobierno mexicano, pero el proceso de admisión es agotador.

Graciela Aguayo comenzó a trabajar como voluntaria en un hospicio después de mudarse con su familia a Sahuarita desde Nogales, Sonora, en parte para trabajar en su inglés y también porque le gusta trabajar con personas mayores.

Al hacer ese trabajo, se dio cuenta de que quería un cambio permanente con respecto a su carrera anterior como ingeniera. Quería trabajar con la gente y ayudar a su comunidad, dijo Aguayo.

Comenzó a pensar en volver a la escuela, pero a los 40 años y con dos hijas en la escuela, necesitaba algo flexible y asequible. Luego se enteró de la UNAM.

“Busqué universidades en línea y luego cuál es la mejor para estudiar ciencias sociales, y me gustó la UNAM porque es gratis”, dice Aguayo.

La Universidad Nacional Autónoma de México es gratuita para cualquier persona que domine el español y pueda pasar una rigurosa prueba de admisión. Con numerosos títulos en línea que son válidos en los EE. UU., la UNAM podría ser una opción para los estudiantes de habla hispana que tal vez no puedan pagar los $50,000 o más que se necesitan para obtener un título universitario en una universidad pública de Arizona.

Aguayo comenzó el viaje de prepararse para la prueba de admisión hace cinco años, y este mes está terminando su licenciatura en trabajo social en una universidad de primer nivel, gratis.

Variedad de programas

La UNAM ocupa el puesto 122 entre las mejores universidades del mundo, según el QS World University Rankings. La Universidad de Arizona ocupa el lugar 230 y la Universidad Estatal de Arizona ocupa el lugar 209. La UNAM tiene 360,000 estudiantes y cerca de 40.000 profesores, incluidos muchos profesores a tiempo parcial en los campus de todo México, incluido el campus principal en la Ciudad de México.

También tiene oficinas en los Estados Unidos, incluido el Centro de Estudios Mexicanos de la UNAM en la UA, ubicado en 939 N Tyndall Ave.

Las dos universidades han estado colaborando desde 1969, y en 2015 la UNAM abrió una oficina en el campus de la UA, con el objetivo principal de que los estudiantes sepan que la UNAM es una opción, dice la directora Elena Centeno García.

“Si podemos apoyar a la comunidad mexicana o hispanohablante que está en Arizona para elevar su nivel de educación, es en beneficio de toda la sociedad”, dice Centeno García, también geóloga investigadora que recibió su maestría en la UNAM y su doctorado por la UA.

Las clases de la UNAM, que ofrecen más de 100 grados y carreras profesionales, son completamente a distancia para el próximo semestre debido al COVID. Pero la universidad tiene 22 títulos que se pueden obtener completamente en línea, independientemente de la pandemia. Y todos los títulos de la UNAM son transferibles a trabajos en Estados Unidos, dijo Centeno García.

La UNAM también tiene una escuela preparatoria, que también está en línea y es gratuita. Cualquier estudiante que hable español puede inscribirse después de aprobar un examen de admisión. El examen de la escuela preparatoria es más fácil que la admisión a la universidad. Y los graduados de la escuela preparatoria pueden ingresar a las carreras de grado en línea de nivel universitario sin tomar el examen de admisión.

Parte de por qué la UNAM tiene una calificación tan alta se debe a que el arduo proceso de admisión conduce a que ingresen más estudiantes dedicados. Solo alrededor de 1 de cada 10 aprueba el examen de nivel universitario, que consiste en conocimientos generales en muchas áreas de estudio, dice Centeno García.

Aguayo dice que el examen fue muy duro. Pasó seis meses estudiando y tuvo que viajar a la Ciudad de México para cursarlo, la única parte de su carrera que tuvo que hacer en la escuela en persona. Dijo que el examen consistía en mucha información que había aprendido en la escuela preparatoria: conceptos básicos de historia, ciencias, literatura y matemáticas. Pero al tener 40 años, no recordaba mucho del material.

La UNAM le proporcionó todo lo que necesitaba para prepararse, incluidas guías de estudio y exámenes de práctica.

Los beneficiarios de DACA pueden salir adelante

La UNAM también podría ser especialmente útil para los adultos jóvenes que son indocumentados o tienen DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), con un programa de la ASU (Universidad Estatal de Arizona) que está especialmente orientado a ayudar a los estudiantes de DACA a obtener un título de ASU mientras pagan mucho menos de lo normal al tomar muchas clases a través de la UNAM.

“Podemos atender a la población indocumentada porque no pedimos ninguna documentación de residencia ni nada”, dice Centeno García. “Y eso es un beneficio para el país porque aunque estas personas que no tienen documentos, si su educación mejora como resultado de su trabajo, son personas más capaces. Así que todos nos beneficiamos”.

La UNAM puede ofrecer clases gratis porque está financiado por el gobierno mexicano. La universidad también recibe donaciones privadas y obtiene dinero colaborando en proyectos de investigación tanto en el sector público como en el privado.

También tiene muchas fuentes de ingresos más pequeñas de la venta de libros, dos tiendas de comestibles que posee, tarifas de entrada a museos, presentaciones de orquestas e incluso tiene su propio equipo de fútbol.

Incluso para los estudios de posgrado hay una tarifa de entrada muy pequeña, pero todo lo demás es gratis, dice Centeno García. Los extranjeros pueden solicitar becas para cubrir el costo de la entrada. La UNAM tiene estudiantes de todo el mundo, incluidos muchos de Colombia, Italia y España, que están obteniendo títulos de maestría y doctorado.

Centeno García está tratando de hacer correr la voz acerca de que la UNAM es una opción para la comunidad de habla hispana, incluyendo el comunicarse con el superintendente del Distrito Escolar Unificado de Tucsón (TUSD), Gabriel Trujillo, como una posibilidad para los graduados del TUSD.

La experiencia fue transformadora

Aguayo dice que su experiencia con la UNAM fue excelente, pero que no fue fácil. Se necesitó mucha disciplina y el proceso la transformó.

“Te transforma en lo que aprendes”, dijo. “Hay un antes y un después. Me fascina reflexionar sobre eso. ... Me ha creado una conciencia que antes no tenía sobre la naturaleza sistémica de los problemas sociales. Es emocionante. Me enamoré de mi carrera”.

Como parte de sus estudios, Aguayo realizó proyectos prácticos en su comunidad. Una investigación socioeconómica que hizo, antes del COVID, involucró ir de puerta en puerta en un vecindario de Sahuarita donde la mayoría de las personas son inmigrantes para ver si había un problema de salud pública que ella pudiera ayudar a solucionar.

Descubrió que muchas personas padecían enfermedades respiratorias, como tos y gripe. Creó un programa de información simple sobre la prevención de enfermedades respiratorias, incluida la educación sobre el lavado de manos adecuado, cubrirse la tos y otras medidas simples.

Hizo otro proyecto sobre prevención de la deserción escolar en las escuelas preparatorias de Nogales, Sonora. Y durante el último año, mientras da clases sobre Zoom, ha estado haciendo una pasantía en el departamento de salud de Nogales, trabajando con adultos con enfermedades crónicas.

Aguayo planea tomar un breve descanso y continuar con su título de posgrado.

Recuerda que cuando estaba en el bachillerato, todos soñaban con ir a la UNAM. Y ahora, ha completado un sueño de la infancia.

“Sí, necesitas disciplina para estudiar así, online, y muchas ganas de querer hacer todo lo posible para no abandonar tus sueños, además de estar muy concentrado y tener claro lo que quieres”, señaló.

Para más información, envía un correo electrónico a cem@tucson.unam.mx o llama a los números (520) 331-1964 o al (520) 331-4265.

Contacta a la reportera Danyelle Khmara en dkhmara@tucson.com o al 573-4223. En Twitter: @DanyelleKhmara

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News