Skip to main content
You are the owner of this article.
You have permission to edit this article.
Edit
La vacuna para niños pequeños: una espera difícil para algunas familias de Tucsón

La vacuna para niños pequeños: una espera difícil para algunas familias de Tucsón

Michelle Hamacher abraza a su hijo de 7 años al mismo tiempo que lo ayuda a reducir la velocidad de su columpio en Hoffman Park. Dado que el niño participa en la escuela en línea debido a sus problemas autoinmunes, a Hamacher le gusta darle a su hijo un descanso de la computadora y jugar con él en el parque.

Durante 10 años, Crystal Beausejour vivió una serie de abortos espontáneos recurrentes. Por eso, ahora que su hija está en un jardín infantil, ella no quiere arriesgar de ningún modo la salud de su pequeña.

“Es un tema muy sensible para mí”, dijo Beausejour sobre su decisión de no enviar a su hija no vacunada a la escuela. “No puedo ponerla en riesgo, con todo lo que tuve que luchar para tenerla”.

Pero a ella no solo le preocupa su hija. La familia mixta de Beausejour y su esposo también incluye a su hijo, de 2 años, así como al hijo adolescente de su esposo y a un adolescente que han acogido.

Aunque los dos adolescentes y los adultos están vacunados, el hecho de que los niños menores de 12 años no tengan esa opción todavía pesa sobre Beausejour. Su historial familiar incluye una variedad de desafíos autoinmunes, dice, y le inquieta mucho todo lo que ha escuchado sobre los niños que tienen problemas de salud considerables posteriores a haber contraído el virus, un fenómeno llamado COVID prolongado.

Los síntomas menos graves del COVID prolongado incluyen fatiga, dificultad para respirar, dificultad para concentrarse e insomnio. Esta afección, que puede comenzar meses después de la infección inicial, también puede causar dolores de cabeza recurrentes, dolor muscular continuo, latidos cardiacos fuertes o irregulares, y daño a los órganos.

Desde que comenzó la pandemia y hasta finales del mes de agosto, casi cinco millones de niños en todo el país habían dado positivo en sus pruebas de COVID-19. Según datos de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés), en agosto de este año el número de casos infantiles se multiplicó por cinco, pasando de unos 38,000 casos la semana que finalizó el 22 de julio a casi 204,000 a finales de agosto.

Por fortuna, los datos de la AAP también muestran que las hospitalizaciones y las muertes son poco comunes en los niños que se enferman. A lo largo de la pandemia, menos de 2 de cada 100 casos infantiles han resultado en hospitalización, y menos de 3 de cada 10,000 casos infantiles han resultado en la muerte.

Sin embargo, los estudios también muestran que los niños y adolescentes que contraen la enfermedad experimentan síntomas de COVID prolongado durante semanas e incluso meses.

El Departamento de Salud del Condado Pima no está rastreando casos prolongados de COVID en niños específicamente, dijo el Dr. Francisco García, director médico del Condado, pero afirmó que están observando que los niños tardan un buen tiempo en recuperarse después de haber contraído el virus.

El Departamento de Salud también está recibiendo informes de que los niños que han estado enfermos con COVID-19 están desarrollando inflamación del corazón o miocarditis. García dijo que esta afección se resuelve generalmente rápido, pero aún se desconocen los efectos a largo plazo en el corazón.

Al igual que Beausejour, como madre, Michelle Hamacher anhela enviar a su hijo a la escuela, pero ha decidido esperar.

Su hijo de 7 años tiene artritis reumatoide juvenil, una condición que, de exponerse al COVID-19 podría resultar en enormes daños para salud.

“La mayoría de la gente piensa que es como la artritis en nuestros ancianos”, dijo Hamacher, quien comparte la custodia de su hijo con su padre. “Pero no lo es, y el tratamiento para los brotes son medicamentos inmunosupresores, lo que significa que el COVID correría desenfrenado por su pequeño cuerpo”.

Michelle Hamacher, a la derecha, escucha a su hijo mientras habla de sus dulces de fruta.

Cuando su hijo comenzaba el jardín de infancia, dijo, tenía que quedarse con frecuencia en casa pues se enfermaba con los nuevos gérmenes. Le aparecían pequeños brotes, dijo, acompañados de fiebre y dolores que duraban alrededor de un día. Por eso, cuando comenzó la pandemia, decidió retirarlo de la escuela por completo.

“Salió a las vacaciones de primavera en el jardín infantil y no regresó, ¡eso es desgarrador!”, dijo. “Si lo llevo al salón de clases, corre el riesgo de infectarse”.

Incluso si la infección por COVID fuese leve, dijo esta madre, el sistema inmunológico de su hijo “no sabría cómo controlarse”.

“Puede suceder que ataque sus órganos vitales”, afirmó, “provocar un daño cerebral permanente o afectar sus articulaciones”.

Desde que los estudiantes de escuelas primarias y secundarias del Condado Pima comenzaron a regresar a las aulas el pasado 20 de julio, se han reportado 1,413 casos escolares, entre ellos, 188 se han presentado en miembros del personal, y 1,225 entre estudiantes.

La gran mayoría de los casos positivos se dan en niños de hasta 11 años que no pueden vacunarse, lo que representa 671 casos en lo que va del año escolar, seguido por 550 casos en estudiantes de 12 a 19 años.

Tanto los hijos de Hamacher como los de Beausejour anhelan estar en la escuela, lo que hace que esta situación sea mucho más difícil para las familias.

Un informe de la Kaiser Family Foundation, publicado el 19 de agosto, examinó el impacto de la pandemia de COVID-19 en el bienestar de los niños.

Entre los hallazgos se revela que más de un tercio de los padres consideran que sus hijos se han retrasado académicamente o en su desarrollo social y emocional como resultado de la pandemia. El 29% experimentó nuevos problemas de salud mental o de comportamiento.

Hamacher manifestó que cuando las vacunas estén disponibles para niños de la edad de su hija, ella acamparía a las afueras del lugar. “Quiero que mi hijo recupere su infancia y yo pueda volver a trabajar”.

Contacta a la reportera Patty Machelor al 806-7754 o en pmachelor@tucson.com

Concerned about COVID-19?

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News