Eric Christian Smith/ The Associated Press

El lanzador Zack Greinke, que tantos momentos de júbilo le dio a Arizona, brilló en la pasada Serie Mundial.

Fue notoria la presencia de ex integrantes de los Arizona Diamondbacks en los clubes que llegaron a la Serie Mundial 2019 de Major League Baseball, ganada por los Washington Nationals sobre los Houston Astros.

No todos fueron firmados originalmente por Diamondbacks; sin embargo un buen número de ellos recibieron ahí las primeras grandes oportunidades, incluyendo el mánager de los Astros, A.J. Hinch, así como al gerente de los Nationals, Mike Rizzo.

El séptimo juego del Clásico de Otoño tuvo como rivales del montículo a Max Scherzer y Zack Greinke, el primero fue firma original de Arizona, el segundo todavía hace 4 meses lanzaba con Diamondbacks.

El out del título lo alcanzó Daniel Hudson, pieza clave en el título divisional de los Diamantes en 2011. El pitcher ganador resultó Patrick Corbin, todavía el año pasado lanzaba con Arizona.

Pero hubo otro detalle que hizo recordar constantemente a los Diamantes: la calidad del pitcheo abridor de Astros y Nationals.

Cuando Arizona logró el título de la Serie Mundial en 2001, fue principalmente por la pareja de lanzadores abridores, Randy Johnson y Curt Schilling, quienes de hecho compartieron el premio de Jugador Más Valioso. Dieron una espectacular exhibición de pitcheo.

En 2019 fue un deleite ver a tanto estelar del montículo en el Clásico de Otoño. Arribaron dos de las mejores rotaciones de abridores a la Serie Mundial; de hecho, el Jugador Más Valioso fue el abridor de los Nationals Stephen Strasburg.

Fue de alguna manera una serie que sirvió para recordarle al mundo del beisbol el enorme valor del pitcheo abridor.

EL APOYO DEFENSIVO

Con una defensiva promedio un buen pitcher puede confirmar su calidad, pero con una defensiva encima del promedio ese buen pitcher puede hacer maravillas y ser fuerte candidato a ganar el trofeo Cy Young.

Si a esa defensiva encima del promedio se le apoya con la tecnología de ahora, para estar mejor colocados y atrapar la mayor cantidad de batazos, entonces se está en un lugar muy especial y el pitcheo brilla a cada rato, hasta el serpentinero regular destaca.

Los Arizona Diamondbacks de nuevo estuvieron destacando a la hora de dar a conocer a los ganadores de los guantes de oro de 2019, Nick Ahmed ganó el segundo en su carrera, David Peralta el primero y Zack Greinke el sexto.

Casi por nada este equipo ganó 85 juegos, a pesar de tener una modesta rotación de lanzadores abridores.

La sólida defensiva es algo que ha hecho que Arizona luzca más. Sin duda, es uno de los detalles que más han ayudado para seguir contendiendo a pesar de perder a elementos valiosos, ya sea en cambios o en la agencia libre.

Para dar una idea más clara de cómo ayudó la defensiva en Arizona a su pitcheo, terminaron con mejor efectividad que los mismos Washington Nationals.

More video from this section

Óscar Soria es cronista en español de los Arizona Diamondbacks. Contáctalo en oscsoria@aol.com.