Skip to main content
You have permission to edit this article.
Edit
Nuestra Salud: ¿Por qué las minorías son menos propensas a amamantar?

Nuestra Salud: ¿Por qué las minorías son menos propensas a amamantar?

Un estudios muestra que las áreas con alta mortalidad infantil tenían tasas bajas de lactancia materna

  • Updated

Hablemos de leche materna.

A principios de agosto se celebró la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Desafortunadamente, existen grandes diferencias en las tasas de lactancia materna entre mujeres de diferentes grupos y culturas, con mujeres afroamericanas reportando las tasas más bajas de iniciación y continuación de lactancia.

Esto a pesar de que en los últimos años las tasas de lactancia materna en EE. UU. han aumentado gracias a esfuerzos y cambios que se han implementado en los hospitales.

Por otro lado, se ha descubierto que las mujeres hispanas tienen las tasas más altas de lactancia materna, aunque también son más propensas a complementar la lactancia con el uso de fórmula, resultando con las tasas más bajas de lactancia materna exclusiva.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda la lactancia materna exclusiva hasta por lo menos los 6 meses de edad. Mientras tanto, la lactancia materna combinada con alimentos sólidos está recomendada hasta por lo menos el primer año de edad, con la lactancia materna continua durante el tiempo que se desee.

Se conoce que además de ayudar con el vínculo entre madre y bebé, la lactancia materna tiene numerosos beneficios para la salud. Los bebés amamantados tienen menor riesgo de infecciones del oído, respiratorias y gastrointestinales y es posible que tengan menos probabilidades de desarrollar asma, obesidad y diabetes. Las madres que amamantan tienen un riesgo menor de desarrollar diabetes, presión arterial alta e incluso cáncer.

Un estudio reciente examinó a aproximadamente 150,000 bebés nacidos en un periodo de 10 años y encontró que en las áreas con alta mortalidad infantil tenían tasas bajas de lactancia materna. Cuando aumentaban las tasas de lactancia materna, disminuían los casos de mortalidad infantil.

Este estudio, junto con muchos otros, indica que el brindar apoyo para promover la lactancia materna en madres primerizas no solo ayuda a fortalecer el vínculo entre la madre y el bebé, la confianza materna, a la disminución de las enfermedades y de los costos de atención médica tanto para la madre como para el bebé, sino que también puede salvar vidas.

Entonces, ¿por qué existen estas diferencias en los hábitos de lactancia entre mujeres de diferentes grupos y culturas? Se han encontrado varios factores que afectan la lactancia materna exclusiva y exitosa para las madres de estos grupos en Estados Unidos, entre ellos falta de conocimiento y apoyo por parte de la familia y los proveedores de atención médica, la desinformación y las barreras del idioma.

Estudios también han demostrado que es más probable que las madres afroamericanas ofrezcan fórmula con menos ayuda directa para amamantar después del nacimiento. Además, la necesidad de regresar al trabajo poco después del parto es un factor enorme, dada la falta de permiso por maternidad pagada en el país y “horas de trabajo inflexibles”, lo que dificulta la lactancia y la extracción de leche.

¿Qué podemos hacer al respecto? Se empieza localmente, una familia a la vez.

Hacerle saber a una madre primeriza que está haciendo un buen trabajo a pesar de las dificultades que está teniendo y decirle que su leche es perfecta para su bebé (¡que lo es!) es importante. Debemos hablarle del valor del contacto piel a piel durante los primeros meses de lactancia materna y de evitar la suplementación, a menos que sea médicamente necesario.

Animar a la mamá a buscar apoyo cuando sea necesario y las palabras de aliento pueden ser de gran ayuda tanto para la mamá como para el bebé.

Tucsón tiene varios recursos, pero encontrar a un médico bilingüe y que esté familiarizado con la cultura de la madre puede ser un desafío. La organización Milk and Honey se compromete a ayudar a todas las mamás y bebés a amamantar con éxito, y contamos con proveedores bilingües. Ofrecemos citas individuales, así como una clínica de lactancia gratuita todos los viernes.

WIC, algunos hospitales locales y La Leche League también pueden ser buenas opciones.

Más información en https://www.milkandhoneytucson.com/

Nina se graduó de la Universidad de Arizona en 1997 con una Maestría en Ciencias en Patología del Habla y el Lenguaje, consultora de lactancia certificada por la Junta Internacional (IBCLC) en 2010.

Crissi es enfermera titulada y consultora de lactancia certificada por la Junta Internacional. Es nativa de Tucsón y egresada de la Universidad de Arizona en 2009.

Be the first to know

* I understand and agree that registration on or use of this site constitutes agreement to its user agreement and privacy policy.

Related to this story

Most Popular

Get up-to-the-minute news sent straight to your device.

Topics

News Alerts

Breaking News