De acuerdo, el pavo quizá no es la carne más sabrosa o jugosa que existe, pero sí es, según diversas fuentes, una menos dañina. Y la verdad es que tampoco es mala, para nada.

Así es que si te quedó mucho pavo en casa o tu mamá te dio un buen “tupper” de mantequilla con pavo adentro, aquí te van algunas ideas para disfrutar del pavo recalentado:

Croquetas de pavo:

¿Alguna vez has hecho croquetas de atún o de pollo? Pues algo similar. Mezcla la carne de pavo molida, papa cocida, huevo crudo y migajas de pan. Les pones sal y pimienta, las haces bolita y las puedes extender un poco como carne para hamburguesa. Pueden ir fritas en aceite de oliva. Si las sirves con una ensalda verde al lado, ya tienes un platillo equilibrado.

Tinga de pavo:

Además del pavito deshebrado, corta ¼ de cebolla grande fileteada y sofríela. Aparte, haz en la licuadora una salsita con tomate fresco o cocido, más cebollita, ajo y chile chipotle al gusto (recuerda que es muy picoso). Condimenta la salsa con ajo o un cubito de consomé de pollo y la licuas. Cuando las cebollas ya estén sofritas incorpora el pavo deshebrado y al final la salsa.

¡En tostadas con rebanadas de aguacate y crema quedaría deliciosa!

Pasta con pavo:

Si no eres de las o los que está en la famosa dieto Keto (bajísima en carbohidratos), prepara un espaguetti o la pasta de tu preferencia y agrega trozos de carne de pavo encima. Antes podrías sofreír el pavo con cebolla y tomate o simplemente con mantequilla, sal y pimienta. Que no falte el quesito parmesano arriba.

Empanadas de pavo:

Compra los discos para empanadas ya listos. En Tucsón los venden de la marca Goya en algunos Fry’s, Food City y Walmart, en la sección de productos latinoamericanos congelados. Prepara el pavo sofrito con un poco de aceite de oliva, cebolla, pimientos y tomate, además de sal y pimienta al gusto, pero que no te quede muy jugoso.

Descongela los discos para empanadas y sepáralos uno por uno con cuidado. Los rellenas de pavo -lo menos jugoso posible-, los cierras y los sellas por toda la orilla oprimiendo con los dientes de un tenedor para que no se abra la empanada (puedes mojar un poco el tenedor para que funcione mejor) y fríes las empanadas en aceite. El aceite debe estar caliente pero no demasiado, para que no se te quemen antes de cocerse.

¡Feliz fin de semana de recalentado!

More video from this section